En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

Reseñas de arspr Opciones de perfil

Primera Anterior ... 1 2 3 4 5 ... Siguiente Última

Portada de 8fd718830d68900822f4
MUCHA MALA LECHE en EL AMANTE BILINGÜE
De este libro hace 10 años largos y desgraciadamente (para los catalanes) cada vez hay más vigencia en sus dardos charnegos. El librito se puede leer en varios prismas sin ser en ningún momento nada denso o farragos. Desde una reflexión sobre la forma y el fondo en nuestra personalidad (maravillosa la cita inicial de Antonio Machado que desconocía: "Lo esencial carnavalesco no es ponerse careta, sino quitarse la cara"), a una historia humorística sobre unos cuantos personajes un tanto extremos, a un zasca en todos los morros a tanto catalanufo (palabras de Juan Marsé, perdón Juan Marés, que confusión tan rara, ¿no?) que confunde el tocino con la velocidad día sí y día también, a simplemente el renacer intimista de un "buen hijoputa a quien la vida hizo así", (de nuevo palabras de Juan Marsé, perdón Marés, perdón Faneca), o simplemente un echar de menos esos barrios de la posguerra y esas pensiones que nunca fueron en realidad tan bucólicos como los pinta la memoria. Pues es eso un libro cortito para un par de tardes de estas que nos esperan.

0 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 17 de Marzo de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de f7d1c05bbdc9289df54e
DUELO DE PEDERASTAS EN OK CORRAL en LOLITA
Creo que ya ha quedado claro en múltiples reseñas que claramente soy un lector que valora infinitamente más el fondo que la forma. Siempre hay excepciones, (por supuesto, si no no seríamos humanos sino tamagochis), pero si la coherencia interna, el nudo envuelto en palabras del libro se me atraganta, es complicado que esa lectura levante el vuelo para mí. No sé, como ejemplo paradigmático puedo indicar La Casa Verde, de Vargas Llosa donde en mi reseña se resume en lo que decía de [...]Mucho "ruido", (por muy armonioso y melódico que sea), para pocas nueces.[...] Pues algo así, solo que peor, más acuciante ocurre en esta novela que la acerca peligrosamente al esperpento (ojo, para mí, siempre para mi personal visión) que en su momento fue Las Partículas Elementales de Michel Houellebecq... Vamos que me he tragado todo el libro para que al final se acabe tratando de un duelo, (patético y casposo), al atardecer en OK Corral entre dos pederastas. "Amos no te jo" que diría Forges. Eso sí todo muy elegantemente, muy parsimoniosamente, muy ¿aburridamente? narrado. Porque lo siento pero soy incapaz de creerme, ni siquiera un poquito, al mamonazo de H.H. que siendo tan intelectual, tan sensible, tan analítico, tan consciente de la putada que le está haciendo a Dolores, me quiera contar que es que no podía vivir sin ella y que la quería mucho. Cuando ráfaga tras ráfaga, en dos mil frases lapidarias, (lo mejor del libro), él mismo muestra su conocimiento del ascazo y dolor psicológico que le está causando a la niña. Lo siento, no me lo creo, son fenómenos incompatibles. Y sin creerme eso, no puedo creerme el resto del libro y este es, página tras página, lo mismo al cubo. Un poco un sinsentido acabando además con un cierre argumental que pa' echarle de comer aparte a Nabokov, con todos mis respetos. El problema de "la maté porque era mía", en versión "la violé porque era mía", es que es complicado de vender empleando a la vez el punto de vista de además soy totalmente consciente de que la estoy violando una y otra vez, pero eso sí con mucho amor. No, violar es incompatible con amor porque además tú mismo me lo estás diciendo que es así. Por tanto solo es posible "violar con amor", si de alguna manera te autoengañas, -eres tonto, bruto o insensible, (o todo a la vez)-, pero no justificándolo al mismo tiempo. Porque si lo justificas, (aunque sea en falso), desde tu punto de vista ya no violarías sino que simplemente follarías. Lo siento pero no puedes decir 2+2 y a la vez 5 remarcándome, y dándome lecciones al mismo tiempo, que eres totalmente consciente del significado de 2, + y 5, (por mucho que algunos digan uno y trino y se queden tan contentos). Total que como al menos es cierto que está fantásticamente escrito, (un poco pedante y relamido por momentos eso sí, pero se supone que H.H. lo es), pues le doy un aprobado raspado pese a toda la popularidad que tenga o deje de tener...

6 comentarios, puntuación: 5 con 3 votos
Escrita 4 de Febrero de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de a0b699b36b6bae2687dd
EL TÓXICO GURÚ DE LA SECTA en CORAZÓN TAN BLANCO
Otro libro más en mi relación de amor-odio con Javier Marías... Y es que he de acercarme a este tipo con mesura, muy de vez en cuando, si no quiero estrangularle. Javier Marías escribe como los ángeles. Punto pelota. Es una soberana delicia devorar frase tras frase en párrafos larguísimos que fluyen como la seda. Es un tío capaz de sacar petróleo de una mísera lista de la compra. Y un buen ejemplo es este libro donde, si lo piensas bien, el argumento central, -los miedos totalmente comunes y entendibles de un recién casado frente al futuro, frente al "y ahora qué", y un secreto de su padre, el porqué del inicial suicidio, (que al final se resuelve en medio maldito capítulo)-, le darían a cualquier otro mortal para un cuento y ya. Pero Javier consigue hacer de la nada una novela y no especialmente corta. Y donde de nuevo, el 75% de sus párrafos son posiblemente superfluos, redundantes o incluso de darle vueltas a la misma manzana una y otra vez, (manzana que además solo interesa al autor). Pero ahí estoy yo, al pie del cañón, y totalmente encantado a más decir. Hasta aquí lo bueno, lo excelente de hecho, del autor. Es que esta reseña vuelve a ser exactamente la misma que en mis dos libros anteriores (Rata en Hamelín en Mañana en la batalla... y Embobado en sus labios en Los enamoramientos), que, como podéis intuir por los títulos, muestran el embrujo que este autor tiene sobre mí. Pero superado dicho hechizo, -que uno no está, (del todo al menos), tonto perdido-, es que este tío es insufrible. Es pedante no, lo siguiente, tiene un ego que no cabe en este universo y parte del siguiente, es relamido, es... Oye que a lo mejor, (ojalá de hecho), me confundo y luego es una bellísima persona. Pero desde luego lo que trasciende de sus libros es para no acercarse a él personalmente a tres kilómetros de distancia. Antes me pego a un enfermo de ébola. Porque aquí vuelven sus lecciones de Shakespeare, porque aquí vuelven sus ínfulas con un personaje, (¿sospechosamente basado en él mismo?), que domina cuatro lenguas y no puede evitar dar lecciones sobre la precisión del lenguaje, porque aquí se permite el lujo de tratar a un determinado personaje secundario como de pedante y relamido, cuando está claro que él espejos en su casa no debe tener... Joder, es que, y esto es literal, se permite y por dos veces menospreciar a Milan Kundera porque sí. Un "hojeando un libro (era de Kundera, un fallo)" y un "ella leía (no Kundera por suerte)" que me han dejado ojiplático usando una inventada y acertadísima expresión habitual en una amiga... Mi más o menos reciente reseña de Las Partículas Elementales de Michel Houellebecq, o alguna otra de Murakami, muestran claramente lo que me gustan u opino de ellos. Pero juro que si tuviese la osadía, (y previamente la necesaria habilidad de la que carezco), de escribir un libro ni se me pasaría por la cabeza hacer un ataque tan directo, insano y sin venir a cuento. Vamos ni aunque se hubiesen fugado con mi mujer y la hubiesen luego dejado por mi hija... No sé, como siempre que acabo un libro de este autor, una sensación agridulce ya prevista de antemano. Que me va a embelesar, y lo consigue, soltándome su rollo, (como lo analices además bastante poco interesante y que está lleno a reventar de yo, yo, yo y después yo, más o menos mostrados u ocultos), pero que me va dejar agotado, hastiado, sin ganas de volver a saber nada de él en toda mi puta vida. (Cosa que sé que no cumpliré...)

0 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 23 de Diciembre de 2019
Añadir a mis favoritas

Portada de 7f1dc39cae68b8e1d68b
DEBO ESTAR MUY MAYOR... en UN MAGO DE TERRAMAR (LOS LIBROS DE TERRAMAR #1)
Y lo digo, porque el libro me ha parecido flojísimo y en cambio es un hito de la literatura juvenil, y en particular fantástica, que yo tenía en el debe. Por lo que tengo que suponer que el problema soy yo y no al revés. De todas formas, aquí va mi opinión, aunque quizá por ello pocas veces menos confiable que está vez. Para mí este libro tiene absolutamente todos los defectos y muy poquitas virtudes de este tipo de literatura juvenil. Es totalmente simplón en el desarrollo de todo, personajes, trasfondo, pasajes de la historia... En dos frases y media se despacha cualquier cosa. Esto, que igualmente podría ser una virtud, (lo que pierdes en profundidad lo ganas en ritmo), aquí y para mi gusto se queda en atropello. Porque sí, porque quieren pasar muchas cosas, y en cierta manera pasan, pero sin ton ni son y al final bastante aburridas. Y luego lo manido, (aunque puede que en su momento no lo fuese), de su argumento. Niño tocado por los dioses, que claro, como no deja de ser un niñato, la lía y se pasa todo el libro intentando remediarlo. Y claro deja a su primer y más sabio maestro porque es cutre y aburrido por los oropeles de la superescuela de magia, cuando obviamente él sabe mucho más..., en esa escuela así de primeras se echa un superenemigo y un superamigo porque sí, porque si no no hay libro. Y el final es simplemente un "acéptate a ti mismo" un tanto forzado, y por en medio aparece un dragón, tampoco se sabe muy bien por qué, y una bruja, que como todas las brujas son medio buenas tirando a malas, porque los buenos buenos son los brujos (y las hermanas de estos brujos son guapas pero no muy listas...). Manda g... que el autor sea mujer aunque esté escrito en 1968 y fuesen otros tiempos... Ya digo, quizás estoy muy mayor, y otros con más adecuada visión tendrán que opinar. Pero de vez en cuando hago mis escarceos por este tipo de literatura, y francamente es que me he aburrido bastante y he medio saltado párrafos de los últimos capítulos para simplemente ver si su final me sorprendía algo más...

0 comentarios, puntuación: 0 con 0 votos
Escrita 7 de Diciembre de 2019
Añadir a mis favoritas

Portada de 40177f75fc771af06810f906a346c3
UNA DE ROBOS en LA NOCHE DE LA USINA
Bueno, a la cuarta ha tenido que llegar la decepción de los premios Alfaguara... Porque esta es una novelilla simpática sin más. Claro futurible guion de otra de Ricardo Darín, en que unos perdedores, por una vez, ganan una ronda al tute. Ese es fundamentalmente el problemilla de la novela. Todo demasiado trillado. Todo demasiado previsible. Sí, personajes bien delineados, historietilla correcta, sí, alguna reflexión moral, sí, algún chascarrillo y tono desenfadado para no aburrir al personal. Sí, pero todo muy justito, nada ni medianamente novedoso o potente como para justificar ningún premio así con un poco de concurrencia y competencia. Novelilla más bien para verano en la tumbona de la playa. Difícil recomendarla sobre otras doscientas mil similares...

0 comentarios, puntuación: 0 con 0 votos
Escrita 3 de Diciembre de 2019
Añadir a mis favoritas

Portada de e2ae1dafdbda4c5c362b
TRIÁNGULOS ESCALENOS AL PAREDÓN en PLANILANDIA: UNA NOVELA DE MUCHAS DIMENSIONES
Enfrentarse a reseñar este libro es una ardua tarea por sus peculiares características. En primer lugar hay que tener en cuenta que es casi casi un ensayo sobre geometría disfrazado más que una novela. O al menos, si no un ensayo sesudo, sí un librito de divulgación fácil para todo el mundo, de esos que los anglosajones denominan "popular science", sobre las implicaciones de "vivir" en mundos de 0, (sí incluso 0), 1, 2, 3 o más dimensiones. Porque claro si a nosotros nos parece inconcebible la existencia de una cuarta dimensión, igual a nuestros amigos planos les parecerá nuestra obvia tercera dimensión. Y las interacciones de esta tercera dimensión en ese mundo plano se tornan totalmente curiosas e inexplicables para ellos. Tanto que parecerían magia, herejías, causas para ir a la hoguera, etc. Oye justo lo que pasaría en nuestro mundo si efectivamente existe dicha cuarta (o más dimensiones) y seres cuatridimensionales perfectamente normales y corrientes interactuasen con nosotros... Que nos verían y tocarían las tripas a voluntad, que aparecerían y desaparecerían a voluntad, que... ¡Vaya sarta de tonterías estoy diciendo! ¡Esto no es serio! ¡Esto es superchería! ... (Anda, justo como lo que le pasa a nuestros amigos planos y es obvio que están totalmente confundidos...) Salvado este punto más que interesante si tienes una mente retorcida como la mía, (mirad mi iconito, mi avatar), el libro torna a una segunda componente ya más dudosa y opinable aunque también interesante. Cómo, la propia dimensionalidad de nuestra existencia, puede incluso condicionar nuestra forma de organización moral y social. Ya digo, aquí el desbarre es importante, pero en cierta forma una vez establecido el marco de dicho desbarre es interesante ver las implicaciones que tiene comparativamente entre 1D y 2D, o incluso el color en 2D. Al final, alegóricamente, no de manera directa ni mucho menos, a mí me hace pensar (y lo hago relativamente frecuentemente) en cuántas cosas "etéreas", de la "razón", de la "ética", que damos por sentado que se pueden cambiar, que podemos escoger entre lo bueno y lo malo, pudieran ser, (esto es lo interesante que no sabemos si lo son o no), totalmente fijas, totalmente deterministas al respecto de la propia realidad y la forma en que tanto nosotros (cuerpo y mente) como el mundo que nos rodea está constituido. Exagerando, (o no), que Hitler al final dependiera de que Dios, o quién sea, o incluso nadie, decidió que c=300.000.000 m/s, y no 150.000.000, por mucho que nos sorprenda o repugne incluso plantear esta vinculación, (es más, que incluso el mismo hecho de dicha sorpresa o repulsión también dependiera de ello). El eterno debate del libre albedrío (y, como primer corolario de una serie infinita, también de debatir que tengamos ese debate... Gödel, Escher, Bach...). Y para terminar, el tercer punto a comentar es claramente la visión sobre la "mujer". Decía Faulkneriano en la nota que ha desencadenado mi lectura: mujeres abstenerse. Porque sí, así a primeras, es una novela decimonónica, machista no, lo siguiente. Y lo es porque, aunque dentro del "desbarre" antes mencionado, el autor explora la existencia de dos sexos, uno de los cuales tiene siempre una dimensión (literal) menos que el otro, y las "consecuencias" que de ello se derivan, bien podría haberlo dejado neutro, (sexos A y B). Pero no, tiene que asignar hombres y mujeres, y de la manera que todos podéis imaginar, y cargando además con todos los tópicos del universo. Sí, transnochado, de hace dos siglos, seguro... salvo que en un momento del libro, y con una frase solitaria, contradice todo lo expuesto. Y dado el carácter satírico general y dada la obvia exageración al límite de su machismo casposo, yo me llego a cuestionar si este aspecto realmente no es la ironía suma. Otros más versados que yo, (lo cual es por otro lado inmediato), os tendrán que ilustrar sobre el autor, y el autor en su época (no lo olvidemos), para valorar mejor este aspecto.

1 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 23 de Noviembre de 2019
Añadir a mis favoritas

Portada de edb0fd0f0dd922aae1be
AGRADABLE PUZLE en DELIRIO
Bueno, una novela más que recomendable por su diferente estilo. Una historia sencilla sobre tres generaciones de una familia "bien" colombiana, con los justos toques costumbristas y de crítica social según van tocando donde claramente lo que aporta todo el picante es el estilo de la narración. Planteada de un modo totalmente fragmentario, desde cuatro hilos narrativos (el del abuelo materno de Agustina, -la "loca" protagonista-, de la propia Agustina pero en versión niña, de su esposo Aguilar, o concubino más bien, y de un amiguete de la familia), que van casando poco a poco el qué está realmente pasando, (mucho más sencillo, terreno y natural de lo que parece al principio), el principal disfrute del libro en mi opinión es precisamente ver cómo se dibuja retazo a retazo dicha historia, en general de manera bastante natural. Además, por si los cuatro hilos concurrentes pero separados en tiempo y espacio no fuesen suficientes, todo está narrado con un estilo similar a Saramago, en que los diálogos se imbrican en la mera narración sin separación clara. La verdad es que hace bastante que leí mi último Saramago, pero yo creo que me gusta incluso más el extremo tomado por la autora porque es que hasta se difumina completamente lo que es narración, diálogo, reflexión de unos y otros personajes, e incluso presente y pasado. Además hay que decir, que aunque por lo descrito hasta ahora parezca que estamos ante un libro para "pros", la verdad es que no es para tanto. Todos los puzles de la novela, desde los hilos argumentales hasta los del estilo narración-diálogo, están en general bastante bien delineados y montados, sin que sea una novela especialmente difícil, sino antes bien asequible para cualquiera. No sé, en mi recuerdo relativamente cercano tengo La Casa Verde de Mario Vargas Llosa, que en cierta forma es similar en planteamiento estructural pero que es infinitamente más complejo (¿y por ello de mejor calidad?). Es más quizá uno de los puntos negativos que le he encontrado, es que esa búsqueda de no pasarse de dificultad, de ofuscación, hace que en ciertos puntos se le vean algo las costuras a la historia y trucos narrativos, (para unos será más obvio y para otros menos), como por ejemplo, y esto es un poco spoiler, que se oculte hasta bastante entrada en la novela, -digamos que un poco tramposamente-, que el "delirio" que la inicia no es así un pa'llá extrañísimo que le ha dado a Agustina, sino que ya hay bastante historial... E igualmente, a mí ha habido un punto argumental que no me acaba de encajar: la vida de la Araña (el padre de Agustina). La verdad es que no me apetece rebuscar en la novela para ver qué me he perdido o malinterpretado, pero si alguien la ha leído, y se anima, no me importaría discutir ciertas cosillas sobre ello. Finalizo la reseña indicando que le estoy cogiendo el gusto a estos Premios Alfaguara. Los tres que he leído (este, 2004; El viajero del siglo, 2009 y Rendición, 2017) son desde luego tres lecturas notables, (nunca mejor dicho pues en todos he votado con 8), y con un punto "diferente".

0 comentarios, puntuación: 5 con 2 votos
Escrita 19 de Noviembre de 2019
Añadir a mis favoritas

Portada de cd9959ebe241ea53dde0
BROOKLYN FOLLIES...TÍN en BROOKLYN FOLLIES
(Perdonadme el chascarrillo malo, -malo no, aún peor-, pero no he podido resistirme). Este es el segundo Paul Auster que leo, el primero fue "El libro de las ilusiones", y casi, casi podría traerme la reseña que hice en aquel aquí. Para lo bueno y para lo malo. Sin casi acordarme del anterior, varios comentarios cruzados me había llevado a este libro por su optimismo y, qué demonios, me apetecía simplemente eso: un buen rato de lectura sin acabar con el estómago, el corazón y el alma agarrotados... Y efectivamente el libro cumple más que sobradamente a este respecto. Aunque pasen "dramas", como en toda vida de vecino, el libro es una inyección de moral sobre lo invaluable que es cada una de nuestras vidas. Y, por encima de todo, está lo absolutamente fácil que se lee. Paul Auster, al menos en mis dos contactos con él, es de esos escritores que sin saber muy bien cómo consiguen que sea incapaz de parar de leer. Y no es por, aparentemente, un estilo deslumbrante, ni unas tramas brillantes (más sobre ello luego), aunque claramente quizás tiene que ver con la clarividencia que parece tener para describir los sentimientos, la forma de ver, disfrutar y sufrir cuando toca cada cosa, de los personajes masculinos, (en los que en mayor o menor medida me veo siempre reflejado). Total que es esto, (y solo esto), lo que quizás soporte la nota que le he puesto. Porque como se puede intuir en el título de la reseña, como ya pasó en "El libro de las ilusiones", y como @sedecala comentaba a mi reseña en él, que este "engendro" argumental funcione en conjunto es algo digno de mención y estudio. Exactamente igual que en aquel, este es un libro con gran riesgo que no sé cómo, (quizá por las razones antes indicadas), Paul Auster consigue hacer que funcione frente todas las previsiones lógicas. Porque una vez salvadas las presentaciones iniciales de los personajes (siempre interesantes), cuando comienza el meollo del asunto, (digamos cuando aparece Lucy), si te paras a analizarlo fríamente, todo es un culebrón venezolano de los peores. Vamos, que como no consigas tener el punto de empatía previamente establecido y lo sigas manteniendo a lo largo de la lectura, -lo cual es por otro lado muy, pero muy fácil que esté casi casi garantizado-, no me extrañaría que más de uno y más de dos lo tiren al cubo de la basura y mirando a los lados para ver dónde está la cámara de Inocente, inocente. Raro. Por un lado mi parte racional se rasga las vestiduras con la posible castaña pilonga que me acabo de tragar, pero mi parte emocional, subconsciente, irracional, de a flor de piel, está encantada con los personajes, las pequeñas reflexiones, el devenir, el chute de positivismo, el estilo, yo qué sé qué más...

0 comentarios, puntuación: 5 con 3 votos
Escrita 9 de Noviembre de 2019
Añadir a mis favoritas

Portada de 66b9da52dcdfac1735ba3dbb9d94f8
CURIOSO (PERO REPETITIVO) en LAS COSAS QUE PERDIMOS EN EL FUEGO
La verdad es que le he acabado subiendo la nota un puntito por el gustazo de leer otros sabores del castellano o español (o como quiera que le llamemos). Acostumbrado uno a una dialéctica plana de "aquí", pues se agradece un poco de especia en forma de "tenés" y "coger" con significado mucho más interesante. (Claro que al de "allí", que no es más que "aquí" pero al revés, pues a lo mejor prefiere leer lo que sea del "allí" contrario por lo mismo). Pero salvado esto, los cuentos me han resultado agradablemente desagradables, (lo que claramente busca la escritora), pero tampoco excepcionales. Quizá porque estoy un poco saturado de todo ese "otro lado" que a todo el mundo parece haberle dado por usar como colorante. Un poco hasta el moño de esa historia "real" pero insinuando un "más allá", pero tampoco mostrado para avidez del lector. E igualmente también un poco cansado de esa estructura de no acabar de contar, de dejar las historias abiertas para que de nuevo el lector las rellene. No sé quizá me hago mayor y vago, pero cuando las obras tienen tanta apariencia de producto precocinado literario según la moda y norma de estilo imperante, me echan un poco para atrás. Y si TODOS los cuentos acaban estando cortados por el mismo patrón, pues no es buena noticia. No obstante en cualquier caso posiblemente la habría votado con un 6, es decir que no considero ni mucho menos que sea catastrófico y puede que a mucha gente (sobre todo si son lectores de "género") les pueda encantar. A mí simplemente me ha resultado un poco vacuo. Vamos que ya casi no me acuerdo de los cuentos del principio, y como quien dice, los acabo de leer hace un rato.

0 comentarios, puntuación: 4 con 2 votos
Escrita 22 de Octubre de 2019
Añadir a mis favoritas

Portada de a0a8972a968c8f19479174f217ab21
Y AÚN MÁS COPIA (Y SIGUE SIENDO BUENO) en LA FRONTERA (EL CÁRTEL#3)
Tercer libro de una trilogía que casi casi es una misma copia de lo mismo. Y sorprendentemente no pierde ni un ápice de interés. Porque sí la verdad es que poca evolución hay realmente desde El Poder del Perro. Cambian los decorados, personajes, los tiempos, pero al final la historia central es la misma. Cómo la sociedad en su conjunto es causa, cómplice y víctima del mundo de las drogas. ¿Por qué? se pregunta Art Keller en su diatriba final. O más claro aún la preciosa y clarividente cita, (que yo no conocía), de "El infierno es la verdad vista demasiado tarde" (Thomas Hobbes). Y luego le puedes añadir corrupción, ambiciones personales y lo que quieras. Pero siempre es la misma rueda. Algo no funciona en nuestra sociedad para que haya tal demanda de drogas. Ese es el problema, esa es la verdad que nos empeñamos en no ver. Y habiendo tal demanda, lo demás viene solo. Porque siempre habrá alguien dispuesto a venderlas sin ningún escrúpulo moral. Pero igualmente que ese tiene o no tiene escrúpulo moral, lo que es cierto es que el dinero que se mueve por ello genera aún otra capa más. Y todos queremos que nuestra cuenta corriente esté remunerada (y cuanto más mejor)... Y... (suma y sigue). Y al final quien realmente lo paga todo son los parias de uno y otro lado. Es curioso, reconozco que es una trilogía reiterativa, con incluso ciertos agujeros argumentales (no se acaba de comprender por qué unos "chivatos" son señalados y otros aún más grandes no, y otras cosillas aún más evidentes), con una dialéctica muy pero que muy trillada (aunque no por ello menos verdadera), etc., etc. Pero no puedo dejar de recomendarla. Quizá porque el estilo de escritura es brutalmente directo y efectivo. Quizá porque reparte cera con sentido a diestro y siniestro (ese Dennison es tan obviamente Donald Trump, que hasta sorprende que aún no hayan linchado a Don Winslow en su tierra). Quizá porque, aunque el argumento en algunos sitios hace aguas, todos y cada unos de los personajes NO; son siempre tremendamente reales y creíbles. En fin muy buena saga de "literatura de masas". No os la perdáis.

0 comentarios, puntuación: 4 con 1 votos
Escrita 13 de Octubre de 2019
Añadir a mis favoritas

Primera Anterior ... 1 2 3 4 5 ... Siguiente Última