En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

Reseñas de arspr Opciones de perfil

Primera Anterior ... 1 2 3 4 5 ... Siguiente Última

Portada de e256851d31424719917cb5bf05f18d
SENSACIONES ENCONTRADAS en TAN POCA VIDA
Bueno un libro un poco montaña rusa en cuanto a mi valoración y apreciación del mismo, que posiblemente tiene un puntito más en la nota porque ha acabado en ascendente. Y es un poco pena porque al principio pensaba que le iba a votar con un quince por lo menos. Hace tiempo que no me pasaba el leer un libro por el mero placer de leer. Por el embrujo de sus frases meciéndote y sin que haya artificios ni prosa recargada o excesivamente culta sino simplemente la justa, la correcta para atraparte de continuo. Es como me ha pasado con los libros de Javier Marías, que me quedo embobado en sus labios, (lo decía en una reseña), aunque me esté contando su lista de la compra del jueves o el resultado del IRPF. Y con el añadido adicional de que aquí no hay el tufillo de pedantería y egolatría que tiende a haber en dicho autor. Ya digo, comencé la lectura y pensé que era de quince. (Ojo a este respecto que he leído la novela en inglés, y desde luego la traducción del título "A little life" no es ya desde luego demasiado prometedora...). Además el libro consigue clavar esas pequeñas autodestrucciones, miedos, traiciones, comportamientos sin sentido que todos tenemos y que, a poco se alineen dos o tres juntos, sirven para arruinar o para envenenar nuestras relaciones con nuestros seres queridos de forma totalmente absurda, (para un espectador aséptico externo), pero inevitable (para nosotros que estamos metidos en el lío, que de hecho ni siquiera merece calificarse de lío). Aunque también, en general, todos nos conseguimos sobreponer y superarlos como también se narra en la novela. Quien bien te quiere te hará sufrir dice el dicho... (y por verdaderas imbecilidades además, añade este libro). Y en su planteamiento inicial, siguiendo la vida de cuatro amigos sin más desde el colegio mayor hasta no se sabe bien cuándo, con sus correspondientes tramos de introducción de uno a otro, pues francamente me ha recordado al grandioso Stoner que no tiene nada especial y lo tiene todo. Vale, hasta aquí el primer subidón de la montaña rusa. Pero poco a poco empiezan las zonas grises, los desencantos. Y en este caso es que como en realidad se intuye desde el principio, de libro centrado en cuatro amigos bastante poco. Más bien en uno con traumas infantiles, (más que justificados), y tres de relleno. Y es una pena porque se pierde muchísima potencia en ese cambio de enfoque. Personalmente me he quedado huérfano especialmente de JB y Malcolm. Y luego está la vena melodramática exagerada. A lo mejor me gano algún capón por lo que digo a continuación, pero el libro tiene en primer lugar un sesgo demasiado femenino. No sé, no es tanto que gran parte de los personajes sean homosexuales, (que también, demasiados, de verdad, demasiados), sino que, en el tono general, como hombre, no me veo reflejado en el comportamiento y sentimientos de esos personajes. Y no es que sientan demasiado, sino que me parece que sienten "diferente", que casi casi son mujeres travestidas. Esto en sí mismo no es malo, simplemente dibuja personajes "raros", (casi asexuados en su mezcla por mucho sexo que tengan), pero si los llevas de la mano con la exquisitez con la que lo estás haciendo, pues adelante y perfecto. Pero el problema de verdad comienza cuando ligas dicha sensibilidad "rara" con un planteamiento absolutamente extremo y demencial en el abuso que sufre el personaje central, junto a luego iguales coincidencias igual de extremas pero de buena suerte como contrapunto. Es tanto, tanto, tanto, que es de culebrón. Tanto para lo bueno como para lo malo a Jude le ha tocado la lotería ocho veces. Es el claro ejemplo de que no siempre añadir y añadir y añadir suma, sino que puede llegar a restar. Con mucho menos, más comedido y realista, ya habría sido suficiente para pintar el infierno que pretendías. Además es que el melodrama permea a la estructura. Con los manidos "cliffhangers" finalizando cada capítulo con un hecho "potente" a resolver en siguientes entregas, (casi casi es que se podía escuchar el ta-ta-ta-chán de la banda sonora a juego). Con el manido "ya verás lo que pasa más adelante que esto que te he contado hasta ahora no es nada" en diversas formas una y otra vez. Con el manido soltar píldora a píldora el "misterio" tras Jude cuando es casi casi regodearse en la miseria y cuando a mí realmente lo que me interesa es lo traumatizado que está y cómo esto le impide vivir normalmente, no el detalle exacto de sus abusos, (es más creo que el libro hubiese quedado mucho más interesante con una mera insinuación de los mismos, no para ocultarlos, sino porque NO son interesantes, lo interesante es el daño que ha quedado en la persona). E igualmente con unas relaciones harto extrañas. Insisto quizá es la "feminización" excesiva de todos los personajes pero soy incapaz de comprender por qué al final Jude es ¿homosexual?, (no tengo palabra para describirle), pero mucho menos para entender a Willem. Es lo que digo, todo es demasiado exagerado, y acaba restando en vez de sumando. E incluso teniendo ciertas incoherencias argumentales como por ejemplo esa minusvalía de Jude, que de repente va en silla de ruedas y no puede andar, (y le causa gravísimos problemas porque de nuevo vuelve el malo-malísimo Caleb, príncipe de las tinieblas tenebrosas), pero luego sí, o cierta manía de Jude que sinceramente no sé cómo es ni medianamente sobrevivible desde un punto de vista estrictamente médico con la frecuencia e intensidad que se nos indica que lo hace... Y de hecho al final, al menos para mí, el libro funciona mejor cuando es menos extremo y más "normal": en la indicada introducción de los personajes, en los cortos tramos centrados en otros personajes que no son Jude, en el tramo cuando se ha dejado claro pero sin describirlo (todavía) qué le ha pasado a Jude, cuando se narra el duelo (sin estridencias pero durísimo) del propio Jude y como se no-relaciona con sus allegados precisamente por ello, o simplemente en el mucho más simple final centrado en otro personaje que me ha hecho acabar la novela al alza. Eso sí para bien o para mal, la autora se ha ganado con nota que me lea en corto plazo "La gente de los árboles".

0 comentarios, puntuación: 0 con 0 votos
Escrita 1 de Julio de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de 89e2f32b9cd0652d22d0
A SALTO DE MATA en EL PEQUEÑO VAMPIRO
Últimamente estoy leyendo o releyendo, (ahora de hecho estoy en lectura nocturna de Momo para mis crías), bastante literatura infantil, en aras de buscar "recomendaciones" para mis pequeñas lectoras. Y éste era un clásico que se me quedó pendiente en mi propia infancia. Siempre es muuuuuy complicado quitarse sotopocientos años de encima para intentar valorar un libro con los ojos de un niño, y por tanto predecir si puede o no enganchar a futuros pequeños lectores. Por tanto más que nunca hay que coger las indicaciones con pinzas. Pero la verdad, un poco decepcionado quedo. Porque es un libro un tanto sin sentido, donde pasan pocas cosas, donde no hay "aventuras" como tales, donde no se sabe muy bien cuál es el objeto del mismo. Y sobre todo en donde sin mucho ton ni son la propia historieta avanza a trompicones hasta finalizar en un punto que bien podría haber sido otro cualquiera. Uff, no sé, quizá es que estoy DEMASIADO viejuno. Se lo sugeriré mi obstante a mis crías y lo mismo os cuento que me trago todas mis palabras...

2 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 20 de Junio de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de 88f0885aae4f0c12321
SORPRENDENTES PERVESIONES en LA DAMA NÚMERO TRECE
Desde luego si algo tiene José Carlos Somoza es imaginación. Imaginación por toneladas, por hectómetros cúbicos, por galaxias enteras. Además un tipo de imaginación muy peculiar, casi casi de enfermo sádico y perturbado donde todo se basa en darle la vuelta a nuestras cuestiones mundanas del día a día. Salvando Croatoan (que me pareció un poco tostón y donde precisamente NO se basa en esas pequeñas cosas comunes pero retorcidas hasta el extremo) y mi indescriptible relación con "Silencio de Blanca" (pero que quizá fue por motivos ajenos al propio autor), los libros de José Carlos Somoza siempre son sobresalientes en la neutralidad de la lectura media. Siempre sabes que hay una vuelta de tuerca sorprendente a cuestiones cotidianas que te podrá gustar más o menos pero que vas a recordar sí o sí. Y no las voy a mencionar por no hacer spoiler, (ni de este ni de "Clara y la penumbra", "La caverna de las ideas", "Dafne desvanecida" o "La llave del abismo"). Reconozco que soy especialmente parcial cuando además tienen un componente literario, (y ya estoy diciendo demasiado), como es el caso. Solventado esto, he de decir que además en este caso ha sido posiblemente uno de los que más me he identificado con los personajes dentro de los libros de este autor, y donde la historia está más cerrada. Y al final es más mundana y común que lo que podría presuponerse (y donde además esto se remarca a medio libro sin que por ello pierda interés). En el debe, como siempre un poco el estilo. Ya he dicho que hay algo raro y plano en la escritura de José Carlos. En este caso además ese estilo anodino choca frontalmente con el empleo de palabras "hipercultas" de vez en cuando que parecen un pegote fenomenal (esa hendija en vez de rendija es para nota máxima). Y también algún lugar común como Shakespeare como cumbre de algo que no quiero desvelar, porque claro, como ya dije de manera similar en otra reseña, las coplillas de La Trinca no quedarían bien... Ya digo, como casi siempre con este autor un libro francamente recomendable. Y al respecto del "terror", sí, preparaos para unas cuantas escenas MUY impactantes. De hecho en pantalla grande podrían ser verdaderamente tremendas. Aunque eso sí, es miedo de "mentirijillas", de "palomitas", de "terror" como género cliché, antes que por temática social o psicológica. (Vamos que mi reciente "La Carretera" acojona más precisamente por NO ser de terror).

0 comentarios, puntuación: 0 con 0 votos
Escrita 13 de Junio de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de 0060b6899180e194092d
BACALÁ... en EL MISTERIO DE LA ISLA DE TOKLAND
... que dicen en un programa radiofónico. Lectura adulta de uno de mis libros favoritos de inicio de adolescencia. Y desgraciadamente un poco chufla. Y tristemente puedo entender por qué es un poco chufla ahora pero lo recordaba como buenísimo (aunque ya sin recordar demasiado el argumento). El misterio de la isla de Tökland es claro ejemplo de cómo es muy fácil generar misterio y mucho más difícil cerrarlo adecuadamente. El misterio de la susodicha isla está efectivamente bien insinuado y estructurado. Un tipo excéntrico monta una especie de laberinto (supuestamente hasta con riesgos mortales) en el subsuelo de la isla y claro todo el mundo, y los protagonistas en concreto, se plantean qué habrá detrás, cuál es su misterio real. Así pues el comienzo es bueno, y las primeras descripciones de juegos, de pruebas que se han de pasar tanto fuera como dentro del laberinto incluso más que divertidas y atrayentes sobre todo para un potencial lector de 12-14 años. Bastante imaginación, bastante original y que además ha aguantado el tipo pese al tiempo transcurrido. Pero básicamente desde el momento que se precipitan los acontecimientos (desde mitad de la novela), o incluso un poco antes con la descripción de ese dream team "científico", todo se vuelve un poco bluff. Y para rematar cuando se desvela el misterio, es para echarse a llorar. Pero claro es para echarse a llorar de adulto, con una seudotranscendencia de revista Hola. Al inocente y pardillo niñato que fui (y a mucha honra) le debió deslumbrar con unos fuegos artificiales que realmente son cuatro petardos y dos matasuegras mal contados. Bueno, tenía pendiente una visita al pasado... aunque fuese para cerrarlo definitivamente. Voy a votarlo con 6 por mis recuerdos más que por lo que me ha motivado ayer...

1 comentarios, puntuación: 5 con 2 votos
Escrita 31 de Mayo de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de a2ceefa1f7c74c14dc533b9d5668ba
"ELLA" ES LO MEJOR... en JUSTICIA AUXILIAR (RADCH IMPERIAL #1)
Bueno, bueno. Este es un gran ejemplo de las verdaderas joyas en cuanto a planteamientos francamente originales que se dan en las obras de ciencia ficción (sea cual sea la rama y la temática). Por múltiples motivos variados. Las hay más serias (1984, "El Cuento de la Criada"), o menos (como esta que es "intrascendente", de divertimento, pero sin que eso sea un menosprecio). Las hay en el espacio ("Un fuego sobre el abismo", "El señor de la luz", esta) o en la tierra ("La llave del abismo", "La Ciudad y la Ciudad"). Y casi casi me podría traer la reseña que hiciese en cualquiera de ellas. Porque se repiten sus virtudes y también sus defectos. Porque salvado el deslumbramiento inicial por su núcleo central (en este caso la peculiar condición de Breq), el resto de la historia sobre todo en su propio planteamiento y exposición pues es un poco así así. En este caso hasta un punto demasiado así así, un poco embrollada y sin que ciertos aspectos argumentales, como por ejemplo la doble condición de alguien, que deberían haber emanado de forma natural de la narración, (o al menos así parece que lo pretendía la autora por ciertos comentarios en ciertos pasajes), pues realmente resulten nada claros incluso cuando se supone que ya están explicados. Además, en esta categoría de barullo, también se puede englobar los aspectos "religiosos" del libro. Que no es que este libro sea religioso ni mucho menos. Sino que están para dar colorido, trasfondo, realidad al decorado social de este Star Trek o Wars, pero la verdad que son un tuttifrutti sin mucho sentido. (Pedazo de ateos, absteneos de comentar que "justo como en la realidad", que os veo). Me dejó para el final un aspecto que casi casi me da pena indicar por no fastidiar la sorpresa y que a mí sí que me ha gustado pero entendería que otros lo echasen también en el saco del barullo, (como yo he hecho con los credos). Y lo voy a mencionar muy tangencialmente sin detenerme en ello, precisamente por limitar el "destripe", en este caso literario o lingüístico más que de sci-fi. Me ha encantado el uso del "ella" (3ª persona femenina me refiero). Además dado que he leído la novela en inglés, donde sí o sí tienes que poner sujeto en las frases, quizás resulte más chocante que en castellano (¿donde quizá se note más en los adjetivos femeninos?). Hombre, en mi opinión no llega al nivel del truco literario central de "La llave del Abismo" de José Carlos Somoza, (que me la coló hasta el fondo), pero posiblemente le haya asegurado la nota frente a un punto menos. No obstante seguiré con la saga al menos durante el segundo. Por cierto, el precio de este libro en e-pub en inglés en kobobooks.com es de 1€ (al menos en estos momentos).

1 comentarios, puntuación: 5 con 2 votos
Escrita 27 de Mayo de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de 559175abb4d9493a5777d94f140a5f
CORRECTA SECUELA PERO MENOS SORPRENDENTE en LA RED PÚRPURA (INSPECTORA ELENA BLANCO #2)
Casi casi el título es casi la reseña. Por la manera en que acaba La Novia Gitana, estaba cantada la secuela y su trama principal. Y todos los elementos del primer libro vuelven a estar ahí, con lo que es una fácil recomendación, pero acabo con un punto más de sensación agridulce. Porque la supuesta fuerza con la que empieza se diluye bastante poco a poco, porque la trama se basa en las "revelaciones" de un personaje que nunca se aclaran cómo y por qué sabe tanto (incluso de la protagonista), porque no me acabo de creer ciertos aspectos internos de la trama que no voy a revelar, porque al final la estructura es similar con personajes claves (los mismos) salvados in extremis como en la novela anterior. Eso sí, este libro casi casi cierra una duología por lo que en cierta manera es recomendable su lectura casi a continuación del anterior. De hecho y por la forma en que acaba, hay que ver cómo se restaura la serie en el próximo La Nena.

0 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 21 de Mayo de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de 0a225bcf42aee2f149bc
OTRA DE CATARSIS en SUKKWAN ISLAND
He leído esta novela cortita en inglés donde es el núcleo de Legend of a Sucide junto a otros cinco cuentos mucho más breves. Y sinceramente es una pena su edición en solitario porque en conjunto vuelven a dibujar otro libro que más que libro es una catarsis personal. No conozco nada de la vida de David Vann, pero sí que estas historias son, al menos por temática genérica, semiautobiográficas en el sentido que nacen de darle vueltas al suicidio de su padre. Y, hombre, obviamente no es un tema para llevar especialmente bien, pero desde luego pinta que David Vann lo tiene bastante atravesado en el hígado. E incluso más la ausencia de ese padre tarambana cuando estaba vivo pero dando tumbos. Una relación de amor/odio/búsqueda de un padre que se ve que claramente era una persona bastante tóxica, inestable y autodestructiva hasta el final. Y van desde posiblemente una descripción más o menos real de lo acaecido (1. Ictiología), pasando por las siguientes catastróficas relaciones amorosas de su padre (2. Rhoda) y las de su madre y la válvula de escape en forma de vandalismo de un chaval que no encuentra de chillar (3. Una leyenda de hombres buenos), hasta acabar en una búsqueda adulta de respuestas que no existen o de entender un poco más quién fue esa persona (5. Ketchikan y 6. El más azúl) Pero el núcleo es evidentemente 4. Sukkwan Island donde de manera alegórica se produce una terrible perversión de la historia real. Una historia agobiante y dura de la cual lo mejor es claramente la primera mitad de la segunda parte. Un descenso a la locura y a los infiernos más dramáticos que uno mismo pueda construir por acción u omisión. En el debe quizá se pueda indicar que la primera parte es, hasta dicha vuelta de tuerca definitiva, demasiado previsible. Es decir, tío desastre a más no poder, y en muchos aspectos que se van revelando bastante repugnante e imbécil, con tendencia autodestructiva que, sin tener demasiada idea de supervivencia, decide que lo mejor para encontrarse a sí mismo y a su hijo de 13 años es irse con él al culo del mundo aislado en medio de la nada a intentar sobrevivir como un maldito colono. ¿Qué puede ir mal aparte de todo? Luego sí, esa primera mitad de la segunda parte en el descenso al infierno es simplemente brutal y desgarradora. Aunque el final vuelve a perder fuelle, con una historia de la cual no quiero decir demasiado por no dar pistas y destrozar el libro, pero que no viene mucho a cuento, la verdad. Total que posiblemente si no fuese por la visión global de los demonios del autor, (que aportan el resto de historias perdidas en la edición española), y por esa parte central salvaje, sería un libro correcto sin más. Pero por esos aspectos le voy a subir la nota un par de puntitos.

0 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 15 de Mayo de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de b411f23f73870694cd288f2cf104fc
EN ESPAÑA SE MATA POCO... en LA NOVIA GITANA (INSPECTORA ELENA BLANCO #1)
... pero cuando se mata, (literariamente), no tiene que envidiarle a ningún país del mundo" Quizá es mera ignorancia, pero no sé por qué, tengo la impresión que esa tergiversación de la frase de enganche del libro es más o menos una sensación generalizada en el lector medio, (es decir, yo como primer ejemplo), al respecto de la novela negra. Los thrillers y asesinatos tienen que provenir de John Hamilton, (Chicago, Nueva York, o Los Ángeles), o, últimamente, de Björn Noséqué-son oliendo a ventisca de nieve o en su defecto a hombre que odia a las mujeres o bidones de gasolina. Por tanto es agradable encontrarse (por casualidad e ignorancia mezcladas) con una vena prometedora. Ya dije en su momento que la trama de El Baztán me resultó agradable, pero me echó un poco para atrás ese tufillo a esotérico, a más allá (o acá) que también parece estar en boga donde, si no hay una maldita (o bendita) fuerza inexplicable por aquí o por allá, pues eres un soso. Aquí hay sin más una novela negra, negra bastante realista y sin ser, (para mi gusto, siempre desde mi personal prisma), el esperpento ególatra de cierto libro inicial de cierta saga vallisoletana. Vale que en ciertas partes se le ven las costuras (como cierta coincidencia carcelaria o incluso las finales personales de la protagonista); vale que peca de "llanero solitario" (y por partida doble), totalmente injustificable desde cualquier prisma lógico, porque si no el final no habría tenido ese capitulito extra de tensión (¿innecesaria?); vale que me estás todo el rato desinformando de manera un poco tramposilla sobre cierto personaje; vale que hay ciertas exageraciones "médicas" para darle fuelle a la trama ... En fin defectillos "normales" en este tipo de literatura salvo que te encuentres una obra monumental, y que se pueden perdonar perfectamente si, como es el caso, consigues que el libro me mantenga en tensión hasta (casi) el final. Y además en este caso el propio libro es una pequeña reflexión sobre un tema que también me resulta interesante: cómo las propias normas se vuelven SIEMPRE contra su espíritu. Cómo, en menor o mayor medida, TODOS dentro de nuestros respectivos ámbitos tenemos que hacer cosas "indebidas" para las cosas funcionen como es "debido". Cómo, al final, trabajar a "reglamento", (o una huelga de celo, que es lo mismo), al final consigue de hecho que nada funcione. Y, contradictoriamente con esto, el evidente peligro de "normalizar" la, digámoslo de manera políticamente correcta, flexibilización de dichas reglas. Debate interesante este (y sin solución desde que alguien dijo hace mucho aquello de "El fin justifica los medios", lo cual es verdad y mentira a la vez según el tamaño relativo de dicho fin y de dichos medios, con el maldito inconveniente de que no hay criterio de medición absoluto). (Y precisamente este otro de los "errorcillos" del libro: el inexplicable éxito previo de la BAC a priori tan pura y limpia, cuando estás defendiendo precisamente que muchas veces es imposible hacer una tortilla sin romper los huevos, por muy preciosos que sean, y ellos son en teoría la élite de la élite en deshacer entuertos). Seguro que seguiré.

0 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 10 de Mayo de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de 9467c694af8ce460184f8c18de91f1
BELLÍSIMO DUELO en LO QUE NO TIENE NOMBRE
Poco puedo intentar decir de este corto y bello desahogo de la autora. Un libro cortito que pide a gritos ser leído de una vez, de un trago, de un golpe seco, dulce y amargo al mismo tiempo como evidentemente solo puede serlo por su sinopsis. Si hace tiempo, en mi reseña de Ordesa de Manuel Vilas, indicaba que no era un libro, sino una catarsis, aquí hay poco más que decir. Ojalá nadie, nunca jamás, tuviera que escribir libros como estos, y sobre todo ojalá nadie, nunca jamás fuésemos el motivo de un libro como este. Pero así es la vida y su salvaje y grandiosa indiferencia al respecto. Y lo único que podemos hacer es dar las gracias de que nosotros, los que vivimos, no seamos indiferentes. De verdad, altamente recomendable para todo el mundo. Porque es duro, obvio, pero no se recrea en la dureza, ni en la autocompasión, ni en la lágrima fácil. Antes bien es un gran lección de vida y muerte mirada de frente, (o al menos intentándolo).

1 comentarios, puntuación: 4 con 2 votos
Escrita 12 de Abril de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de 8fd718830d68900822f4
MUCHA MALA LECHE en EL AMANTE BILINGÜE
De este libro hace 10 años largos y desgraciadamente (para los catalanes) cada vez hay más vigencia en sus dardos charnegos. El librito se puede leer en varios prismas sin ser en ningún momento nada denso o farragos. Desde una reflexión sobre la forma y el fondo en nuestra personalidad (maravillosa la cita inicial de Antonio Machado que desconocía: "Lo esencial carnavalesco no es ponerse careta, sino quitarse la cara"), a una historia humorística sobre unos cuantos personajes un tanto extremos, a un zasca en todos los morros a tanto catalanufo (palabras de Juan Marsé, perdón Juan Marés, que confusión tan rara, ¿no?) que confunde el tocino con la velocidad día sí y día también, a simplemente el renacer intimista de un "buen hijoputa a quien la vida hizo así", (de nuevo palabras de Juan Marsé, perdón Marés, perdón Faneca), o simplemente un echar de menos esos barrios de la posguerra y esas pensiones que nunca fueron en realidad tan bucólicos como los pinta la memoria. Pues es eso un libro cortito para un par de tardes de estas que nos esperan.

0 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 17 de Marzo de 2020
Añadir a mis favoritas

Primera Anterior ... 1 2 3 4 5 ... Siguiente Última