En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

Reseñas de arspr Opciones de perfil

Primera Anterior ... 1 2 3 4 5 ... Siguiente Última

Portada de 79420916bef033f36071283cb2e953
WHISKY AGUADO en THE POWER OF THE DOG
Bueno, pues relativamente peor de lo que me esperaba Llegué a este libro por casualidad, por errores de internet debidos a su homónimo y famoso thriller por Don Winslow. Pero es que toda la información recabada parecía apuntar a un éxito seguro. Pseudowestern realista, duro, íntimo, con un conflicto entre hermanos como eje principal y un personaje central (Phil) de lo más interesante. Bueno, pues sí, algo de eso hay, pero bastante aguado... Alguien no ha cerrado adecuadamente el gabinete y se te han colado y ventilado el whisky con el truco más viejo del mundo como ocurre en la propia novela. En mi opinión creo que lo que peor le ha sentado al libro es su estructura de contar a retazos sin contar. Me explico. Esta novela está planteada con la dificilísima estructura de narrar uno hechos sueltos debiendo ser el lector el que imagine la tensión de los huecos, que realmente son lo relevante de la historia. Pero no acaba de funcionar como debería. Por ejemplo: el eje principal, el acoso de Phil a Rose. Se limita a simplemente no hablarla, a mostrarle que es una pianista mediocre (pero no es más que una amateur) y a soltarle una (literalmente una) bordería (dentro de las mil que aparentemente suelta en modo estándar). Y en base a eso yo tengo que rellenar "el infierno" de su presión psicológica... Que no digo que no pueda ser, que a lo mejor esa situación en realidad complementada con mil y un pequeños desdenes un día tras otro pues sea un acoso brutal para cualquiera. Pero, así solo, a mí no me ha llegado y no acabo de comprender cómo una mujer tan fuerte como para levantar la vida familiar que levanta previamente va a hundirse por semejante "nimiedad". E igualmente casi al contrario pasa con las anécdotas que sí se cuentan, que casi me sobran. Que te las cambiaría por más del meollo. Como ejemplo complementario al anterior se puede mencionar el "conflicto" de los indios en que, para a la postre simplemente narrar un roce entre Phil y Rose, se cuenta toda la historia de un jefe indio y su hijo expatriados a una reserva como meros parias y casi mendigos. Y en mi opinión, ni funciona como crítica social, ni consigue integrarse en la novela justificando su extensión, porque, como ya digo, tal como aparece desaparece sin más trascendencia que ese roce entre Rose y Phil. Resumo y finalizo, una novela correcta pero que tampoco me parece como para tirar cohetes. Quizá lo que más me ha gustado son las múltiples y sugeridas corrientes homosexuales en medio de un mundo de machos homófobos por definición y contexto.

0 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 17 de Junio de 2019
Añadir a mis favoritas

Portada de 77da8b0e72926af400b6
UN AÑO MÁS (Y MENOS) DE VIDA en EL VIAJERO DEL SIGLO
En mi opinión, uno de los grandes y maravillosos misterios de la literatura es ese punto mágico que se da con algunos libros en los que claramente el disfrute de la lectura es más que la simple calidad literaria del libro, o de la estupenda historia que narren, o de las acertadísimas reflexiones morales, inmorales o amorales que cuenten o dejen de contar. Es ese punto claro en que el libro acaba convirtiéndose en algo más que el propio texto porque consigue una sintonía especial con el lector. Bien, pues un mucho de eso ha sido mi "vivencia" de este libro. Y no tengo ni la facilidad de palabra ni la clase necesaria para explicarlo adecuadamente. El viajero del siglo es, en principio, un libro "sencillo". Pero claro no hay nada más complicado que conseguir dicha sencillez sin que se note. Narra el año de vida de Hans en una nueva ciudad donde conocerá amigos, enemigos, un amor y las dos mil fricciones y ¿anticuadas, obsoletas?convenciones sociales de nulo valor más que para lo de siempre: que los que mandan lo sigan haciendo con la menor suspicacia posible en los mandados. Y ni siquiera esto ultimo es muy efectivo, porque Hans y Sophie no dejan de ser un niños acomodados jugando a ser progres... (¡Anda!, justo como yo y me juego el cuello que muchos de los que leerán estas palabras). En fin, nada nuevo. Y de hecho así ha sido mi entrada al libro. Un poco fría y distante, extranjera, como la propia vivencia de Hans en Wanderburgo. Un poco echado para atrás por esa pedantería y sinsentido del club de los viernes de Sophie. Pero poco a poco todo se ha ido cuadrando. Las estaciones que pasan, (y su fortísima carga alegórica), han deshelado tanto el invierno wanderburgués como mi relación con el libro pasando a disfrutarlo palabra a palabra. Y Hans, Sophie, Álvaro, Lamberg, el organillero, la encantadora Lisa, ..., todos, han cobrado vida. E incluso esas reuniones absurdamente literarias de los viernes han cobrado importancia y sentido precisamente como parodia de sí mismas... Y poco a poco, el ciclo vital se cierra y pasa lo que tiene que pasar, que la vida sigue y que cada vez somos menos inocentes pero cada vez quiero pensar que algo más maduros. Un libro raro dentro de su aparente normalidad. Y no me extraña que sus votaciones sean así. O le das un premio a su sutilidad y suavidad sin saber aprehender qué te está atrapando realmente, o lo dejas aburrido en la página 89 por insulso.

0 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 30 de Mayo de 2019
Añadir a mis favoritas

Portada de 749cc03fe4862034e52e
THRILLER TREPIDANTE en EL PODER DEL PERRO
Bueno, novelón de entretenimiento del más alto nivel. Trepidante, intenso desde la primera hasta la última página sin medio respiro por en medio Dudo más, (bastante más), de la exactitud y realidad de los hechos narrados (dentro de que sean ficticios claro está). Pero, qué demonios, si voy a ver Infiltrados o El Padrino, no voy a ver un documental, voy a disfrutar con la película y punto. Pues eso, que vale puede que Sal Scachi omnipresente sea más que dudoso, vale que hasta puedo entender que esa CIA tan malo-malosa a lo mejor es un tanto exagerada (o a lo peor ni siquiera tanto), pero me importa un bledo. Lo que de verdad importa es que me lo he pasado en grande y que APARENTEMENTE todo cuadra perfectamente sin necesidad de demasiados deux ex machina de tecnología punta milagrosa. Además es ciertamente interesante el planteamiento efectuado en que no hay realmente ni "buenos" ni "malos". Como reiteradamente se va dejando meridianamente claro, es que posiblemente todos somos narcotraficantes, explotadores de parias y asesinos por delegación, y sobre todo cínicos muy cínicos por mucho que lo neguemos (o sobre todo al negarlo). Y al final lo que mueve al "bueno" (Art Keller) no es más que una venganza y para ello ,por muy preocupado que esté por la droga, no duda (demasiado) en colaborar con esa pérfida CIA a sabiendas de ello. Y al final lo que mueve al "malo" (Adán Barrera) no es más que hacer su negocio y vivir su vida una vez que ha asumido que o eres un tiburón o bien te comen y que realmente todos somos bastante falsos... Y esta ambigüedad moral le sienta de maravilla a la historia (a cualquier historia). Porque para salvapatrias incorruptos como el brazo de Santa Teresa, pues eso, que ya tenemos a Santa Teresa (y quien se lo crea...) Por otro lado comentar que el estilo de escritura me ha parecido igualmente bastante bueno. Seco, cortante, duro, rapidísimo y por supuesto mezclando español (y spanglish) a manta como no podía ser de otra forma en una novela ambientada mayormente en México. Eso sí, alguna que otra falta existe SIEMPRE en esas frases de castellano. Es inevitable, (incluso en Meridiano de Sangre pasa). Yo no sé qué les costaría a los editores ser un poco más cuidadosos en la revisión de textos "extranjeros" escritos por sus autores... Pues eso, que seguro que en algún momento continuaré con El Cártel aunque sea (a priori) más de lo mismo.

2 comentarios, puntuación: 5 con 3 votos
Escrita 9 de Mayo de 2019
Añadir a mis favoritas

Portada de e1216b3a5f436e5f003a
FLOJERAS en METRO 2033 (METRO #1)
Estoy ya mayor para este tipo de literatura... Lo mejor de Metro 2033 es claramente su premisa y escenario. Imaginarse esa distopía (posiblemente absurda e imposible, pero qué más da, esto es literatura no una clase de ficción histórica), en que los pocos supervivientes de una guerra nuclear malviven como pueden en las entrañas del metro de Moscú. Y lo siguiente mejor sus intenciones: como da igual que vivamos como ratas, seguiremos siendo humanos y por tanto buscando la manera de jodernos aún más a la que podamos. Eso sí persiguiendo en cada momento el ideal de turno que toque y que cada uno escoja. Vale hasta aquí todo perfecto. Con ese microcosmos reducido, apretado y a punto de desmoronarse por todos los lados donde aparecen exactamente los mismos vicios que fuera... Y así tenemos a capitalistas (Hansa), comunistas (Línea Roja), nacionalistas (IV Reich), pirados religiosos, satánicos y hasta caníbales... Y con lo que acabo de enumerar se puede atisbar la catástrofe. Vale ya has planteado el escenario. Ahora tienes que hacerlo funcionar más o menos y sin que para creértelo todo tengas que ser un enamorado de cualquier fanzine raro escrito de cualquier manera, ni que tu edad no supere los 14 años... Total que no, que como libro la verdad es que no vale demasiado. Una pena porque tenía bastantes esperanzas puestas en él y eso que iba sin "exigirle" nada especialmente alto en el plano literario. Pero una cosa es una cosa y, como se suele decir, seis media docena...

0 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 6 de Abril de 2019
Añadir a mis favoritas

Portada de dca4857325c831ce7cdcfbfc693169
ALEGORÍAS en RENDICIÓN
Mi primer contacto con este autor y la verdad que la mar de interesante. Rendición es un libro alegórico, kafkiano, que a través de una historieta de corte distópico toca por mera referencia más o menos tangencial muchos temas sobre nuestra mente, comportamiento y sociedad. Y toca muchos temas, o toca pocos, o toca muchísimos de los que yo solo me he quedado con la mitad. Porque los adjetivos que escogía, (que no os eche para atrás ese "kafkiano" que es muy sencillito de leer), lo son a conciencia: a poco que vayas con la mente abierta todo transmite muchos más ecos que lo explícitamente mostrado. Y esos ecos dependerán en gran medida de los intereses y sensibilidad de cada uno. Esto es en gran medida el punto fuerte y a la vez el punto débil del libro especialmente en la segunda y tercera partes (es decir, cuando se llega a la ciudad transparente). Al principio el libro comienza como una típica descripción del absurdo sufrimiento de la guerra para el pueblo llano que no tiene nada que ver en el asunto, y las reflexiones son quizás mucho más directas y obvias. Pero poco a poco la introducción de esa "extraña", "orwelliana" ciudad transparente permite ir retorciendo aún más el argumento hasta realmente casi casi pasar a hablar sobre los límites de la razón y la locura. O al menos esa ha sido la conversación que se ha dado en mi cabeza, (que en la vuestra podrán ser otras). Y como decía ese es el también el punto débil. Porque el final es extraño, blandito, y a la vez esperado, inconclusivo porque realmente tampoco hay más conclusión que la de que nuestro periplo acaba con o sin justicia o siquiera sin razón. Y me da que a muchos les encantará, a otros les horrorizará y a otros muchos les dejará la pregunta de "¿sobre qué diantres trata este libro?" En cualquier caso, dado que es francamente cortito y fácil de leer, con bastante más miga, (sin ser espeso desde luego), que un libro "estándar" creo que es una buena recomendación a cualquiera. No os cambiará la vida pero espero que en alguna de sus páginas y párrafos os haga dar alguna vuelta al coco, que nunca viene mal reflexionar un poquito en estos tiempos un tanto planos al respecto (o eso me parece a mí). Ya cada uno escogerá sobre qué reflexiona exactamente.

0 comentarios, puntuación: 4.5 con 2 votos
Escrita 24 de Marzo de 2019
Añadir a mis favoritas

Portada de a47fe893609a079c7445
VIAJE ANTES QUE DESTINO en EL CAMINO DE LOS REYES (EL ARCHIVO DE LAS TORMENTAS #1)
Bueno, en un tour-de-force que por ciertas circunstancias ha sido posible en un plazo corto, me he metido entre pecho y espalda los tres primeros tomos de la serie, (los publicados hasta el momento), y esta reseña es por tanto para dicho conjunto. Os recuerdo que aparentemente el señor Sanderson pretende ni más ni menos que escribir DIEZ tochos de +1000 páginas cada uno y es probable que la historia no se pueda considerar cerrada hasta al menos la mitad (es decir, dos pentalogías). Esta introducción es importante porque, aunque en cada tomo discurren historias parciales bastante cerradas, pues evidentemente el marco completo se ve que está abierto. No obstante lo anterior, aunque algunos detalles indican (o parecen indicar, seamos justos y dejémoslo abierto), que hay ciertas improvisaciones, la sensación general que tengo es que sí, que más o menos, el sr. Sanderson tiene bastante planificado el esquema general de la trama. Es decir, aparentemente la serie no desbarra y cambia de dirección según vaya el viento sino que el destino parece más o menos enfocado en el horizonte. Ciertamente apostaría a que finalmente no va a ser un producto tan pulido y cerrado como Nacidos de la Bruma, pero no tengo la sensación de vagabundeo que finalmente me llegaba en Canción de Hielo y Fuego. No obstante, el problema (o la virtud) de la saga es precisamente su largura. Es la aplicación del motto de los Caballeros Radiantes: Viaje antes que destino. Es decir, con tanta longitud, la historia global, el destino, es casi lo menos importante. De nada me valdrá un sorprendente y logradísimo cierre después de n-mil (ni siquiera n-cientas) páginas de tránsito si dicha peregrinación no tiene suficiente valor en sí misma. ¿Y está siendo fructífero el viaje? Pues como dice el arago-catalán Pau Donés en un arrebato de tópico gallego: "Depende ¿de qué depende? De según como se mire, todo depende". Sí, el libro es juvenil. Sí, pero no obstante está bien escrito. Sí, pero tampoco más. Sí, pero tampoco menos. Sí, el libro está relativamente trufado de reflexiones morales acertadas sobre qué es el bien y el mal. Sí, es que de hecho ese es (afortunadamente en mi opinión) el eje, el espíritu, el "spren" de todo el libro, de hecho. Sí, es muy acertada la reflexión general que permea de aquello de que "quién esté libre de pecado que tire la primera piedra". Sí el libro intenta que todos los personajes (incluso los buenos buenísimos y los malos malísimos), no sean solo eso (los buenos hacen cosas malas y los malos cosas buenas o simplemente muy entendibles si te pones en su lugar). Sí, hay múltiples giros de tuerca al respecto. Sí, los Voidbringers (¿los "Que Traen el Vacío" en la traducción?) no son los que te esperas ni siquiera los que primeros parecen que van a ser... Sí, todo eso, pero tampoco para tirar cohetes. Sí, todo eso, pero es más que probable que aunque la lectura no se me haya hecho pesada, la verdad es que con los tres tochos que ya me he leído hubiera sido más que suficiente para cerrar la historia. Varias veces, además. Sí, pero aunque la parte moral está bien, pues tampoco es que sea una obra maestra. Sí, aunque intenta ajustar la parte fantástica, quizás hay demasiados deux-ex-machina y poderes milagrosamente mágicos aparecidos en el último momento. Sí todo eso pero lo del mojigatismo sexual, (toma ya palabro inventado), del mormón Sanderson es hasta risible en algunos momentos (digo yo que entre Houellebecq y Sanderson debería haber kilómetros, casi años luz, de punto medio)... Es decir, que tengo la sensación de que sin ser un desastre ni mucho menos, (es más he puntuado los tres libros con un siete), salvo que seas un devoto del género, pues quizás sea más verdad que nunca aquello de que lo bueno si breve dos veces bueno.

0 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 13 de Febrero de 2019
Añadir a mis favoritas

Portada de 8a498da34c76aeebf090
EJERCICIO LITERARIO en LA CASA VERDE
Bueno pues mi segundo Vargas Llosa ha sido claramente un motivo claro de divorcio con él. Si, como parece, este libro es ejemplo más o menos de su estilo y obra más potente creo que me tendré que bajar del tren apenas iniciado el viaje. Es claro que cualquier libro es siempre suma de continente y contenido. Es suma (y producto) de aquello que cuenta y de cómo lo cuenta. Y va en gustos valorar más una cosa que en otra, y en general yo soy más de los que se fijan en el contenido que en el envoltorio (ya lo reconocía contradictoriamente en El Obsceno Pájaro de La Noche). Por tanto es claro que esta novela pues como que no es mi tipo (y no lo ha sido por mucho que lo he intentado). La Casa Verde es una novela compleja por el simple hecho de que Mario lo ha decidido así. Está narrada de manera no lineal y llevando esa no linealidad hasta el extremo de que en ciertos momentos se mezclan conversaciones del presente y el pasado en un mismo pasaje. Es decir, dos personajes por ejemplo están hablando de lo que pasó hace tiempo y en vez de introducir esa potencial conversación pasada, esta se entremezcla como si tal cosa en la narración actual. Y este es solo uno de los múltiples cambios de estilo, capítulos con un párrafo larguísimo y redacción muy alegórica, y otras figuras que pueblan el libro. Si alguien disfruta con este "sudoku" literario, pues evidentemente se lo pasará bomba y desde luego hay que reconocer que para tener la estructura tan artificialmente enrevesada que tiene, en general no se le ven las costuras. Pero a la postre yo no he conseguido sacudirme durante toda la lectura la venenosa pregunta de "y todo esto, ¿para qué?". Es decir, todo el libro me ha parecido un virtuoso ejercicio literario más que una novela en sí. Sí, me quito el sombrero ante usted, sr. Vargas Llosa, sabe usted escribir como los ángeles, ahora por favor escríbame una novela, no un ejercicio para obtener un 10 en "Arte y Composición Literaria" del taller de escritura xxx. Y este ha sido mi problema principal con la novela. Mucho "ruido", (por muy armonioso y melódico que sea), para pocas nueces. Además con la impresión que me llevo de que posiblemente sean aún menos nueces de las que realmente haya porque parte de las líneas argumentales se me hayan ofuscado (y no me haya enterado) por la forma narrativa empleada. Es un libro que necesita obligatoriamente una segunda lectura forzosa una vez que más o menos tienes el marco genérico en la cabeza para conseguir entenderlo de veras. Es la primera vez que casi, casi recomiendo al potencial lector futuro de la misma que se lea un resumen argumental del mismo antes de comenzar su lectura para precisamente habilitarle a disfrutar de su "arte" sin tener que estar además pendiente de comprender qué diantres está pasando. Hombre, siempre es lógico que un libro de calado tenga muchos más detalles y matices que los que uno pueda aprehender en una primera vuelta. Pero considero que no es lógico que, para contar una mera narración de vidas paralelas y cruzadas de unos cuantos personajes con sus luces y sombras, pero tampoco con una profundidad sobrecogedora, sea necesario una segunda lectura simplemente por la forma narrativa escogida por el autor. (Aunque posiblemente para otros muchos, esto mismo sea un aspecto positivo y no negativo del libro). Además, tal es el dominio que el estilo ejerce sobre el contenido que las pequeñas costuras que se le ven, al menos a mí, me han resultado bastante tramposas. Por ejemplo, se evita sistemáticamente el nombre de un determinado sargento cuando TODOS los demás personajes se identifican siempre con él... E igualmente, me chirrían un poco ciertos aspectos argumentales. Bien puede ser porque, como decía, se hayan tratado pero a mí se me han escapado por la forma en que está narrada la novela. Pero creo más bien que es simplemente porque, como he mencionado antes, hay mucho ruido para pocas nueces y además es que las nueces tampoco es que sean las más sabrosas del mundo. Como algunos ejemplos: el incendio de la primera Casa Verde me parece bastante cogido con pinzas y exactamente igual el "abandono" de don Anselmo que hasta tres páginas antes era el tío más echado para adelante del mundo. E igualmente la "transformación" del sargento innombrado del tío más decente al más bruto. O incluso su encarcelamiento, ¿exactamente qué delito cometió? No sé, todos estos puntos me refuerzan en mi planteamiento de que es todo un mero "ejercicio literario". Lo que se me cuenta es realmente lo menos importante, la "historieta" de fondo es una mera excusa. La carne en el asador está al 100% en cómo se cuenta. Esto para mí ha sido un claro detrimento, pero eso mismo puede que sea maravilloso para cualquier otro.

3 comentarios, puntuación: 5 con 2 votos
Escrita 13 de Enero de 2019
Añadir a mis favoritas

Portada de b66085847c30a3833b77ce2387fbad
BRANDON ME LA HA LIADO POR SEGUNDA VEZ en LEGIÓN Y EL ALMA DEL EMPERADOR (LEGIÓN #1)
Bueno, esta es la segunda vez que Brandon Sanderson me "obliga" a hacer una reseña doble en el primer libro de una trilogía: una vez para el primer libro y otra segunda para TODO el conjunto... (La vez anterior fue en la trilogía Nacidos de la Bruma). Este señor se está ganando todo mi respeto a pasos agigantados. Bien pues con Legión y sus sucesivas dos novelas cortas me ha pasado exactamente lo mismo. Por favor, leedlas porque el giro de tuerca de Legion: Lies of the Beholder que cierra la trilogía es para quitarse el sombrero. Bien es cierto que a diferencia de Nacidos de la Bruma, donde una vez visto el conjunto se nota que todo seguía un plan meticulosamente trazado, aquí es claro que NO era un viaje planificado desde el principio. Pero me da igual, Brandon Sanderson consigue hacer verdadera magia con su tercer tomo, (bueno "tomito", que no dejan de ser novelillas cortas), elevando a la enésima potencia el valor de toda la saga en su conjunto. Con un final luminoso, precioso, circular, amante de los libros y de la literatura, de la diversidad, planteándote qué es o no real y sobre todo que qué mera importancia tiene la realidad o no. (Y ya estoy diciendo más de lo que debo para no hacer "spoiler"). Además ha coincidido justo tras la lectura de un maravilloso libro de cuentos de Ende sobre nuestra mente y anhelos, de manera que, siendo esnob, puedo decir que el maridaje global ha sido simplemente perfecto. Así pues, si no os importa leerlo en inglés, (el segundo y el tercer libro no están publicados aún en castellano, y no puedo más que recomendar leerlos todos seguidos), ya estáis tardando en hacerlo. Como decía en mi reseña inicial un soberbio ejemplo de cómo hacer literatura de masas sin obligar al lector a matar su inteligencia por vergüenza ajena.

0 comentarios, puntuación: 0 con 0 votos
Escrita 5 de Enero de 2019
Añadir a mis favoritas

Portada de e4600556ec2ce62ae702
... O BIEN SU COMPLEMENTO: LA FELICIDAD DEL ESCLAVO en LA PRISIÓN DE LA LIBERTAD
Bueno, tras mi fracasado contacto con el Ende infantil (Jim Botón y Lucas el maquinista) un total acierto con un desconocido libro para mí del Ende adulto, surrealista y onírico. (Me voy a plantear releerme El espejo en el espejo). Esta es una colección de cuentos bastante más realista que El espejo... lo cual no es decir mucho, pero a lo mejor sirve para atraer a aquellos a los que este se les atragantase por excesivo en ese aspecto. Y a mí me ha encantado. Porque dentro de su sencillez consiguen darle vueltas al archiconocido debate entre libre albedrío (y sus "riesgos") y el determinismo absoluto, así como otras vueltas de tuerca sobre nuestra mente y deseos. Nada nuevo en el horizonte pero casi casi me estaba recordando a múltiples paradojas de la recomendable bestia "Gödel, Escher, Bach: un eterno y grácil bucle". Y es que, como ocurre en el cuento que le da título al libro, jugar con intentar cuadrar un Dios Todopoderoso (y por tanto omnisciente, y por tanto conocedor exactamente de lo que hacemos y, lo que es más crítico, de lo que vamos a hacer), con la supuesta libertad de actuación y por extensión responsabilidad individual sobre nuestros actos es cuando menos difícil. (Vamos, es imposible). Y claro los teólogos sufren (y han sufrido a lo largo de los siglos) enormemente con ello. ¡Ah, la pérfida paradoja del mentiroso, vamos el matemático teorema de Gödel disfrazado de asignatura de lengua, también conocido como los sistemas formales haciéndose el harakiri a la que te descuides! Lo cual es un entretenimiento dominical muy ameno y sesudo, (como un sudoku nivel 30), salvo cuando lo que hace saltar por los aires es tu sistema moral de referencia. (De ahí que los "filósofos", y cualquiera que reflexione mínimamente sobre su supuestamente perfecta religión, a la postre huyan como de la peste de ni acercarse a este nudo gordiano; Dios es todopoderoso e infinito y más bueno que el Kinder ese, pero tampoco pensemos mucho sobre qué se deriva EXACTAMENTE de esta premisa porque puede ser muy desagradable...) Y como este cuento, y siempre relacionado en temática con la mente y nuestros anhelos, pues otro sobre los peligros de perseguir nuestros sueños por encima de todo, pero también y contradictoriamente otro sobre cómo tener sueños que perseguir, (y no terminar de alcanzarlos nunca), es posiblemente lo mejor que nos puede pasar, otros directamente más surrealistas sobre la percepción del espacio (aunque uno como una metáfora muy muy potente sobre el agujero negro que el nacismo supuso en Alemania), etc. etc. Además todo aderezado de la portentosa imaginación de Ende para plasmar escenas plásticamente apabullantes. Finalizo la reseña indicando además mi favorito: Las catacumbas de Misraim. De nuevo con una temática extremadamente actual: la difícil decisión entre libertad (y el peligro que ella supone en todos los aspectos) o bien sacrificar toda (o parte) esa libertad por el supuesto bienestar de que alguien me cuide y dirija... Ya sabéis, aquello de la pastilla azul o roja de cierta película.

2 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 3 de Enero de 2019
Añadir a mis favoritas

Portada de d49d882db971ddd382af
MISTICISMO CI-FI en LA CIUDAD Y LAS ESTRELLAS
Un libro en mi opinión bastante flojito y hasta casi contrario al espíritu central de la ci-fi "dura" y máxime en el propio Arthur C. Clarke. Un libro que se contradice a sí mismo. Y es que una de las fijaciones de Arthur C. Clarke es la religión. Está claro que les tenía una tirria que no las podía ni ver fundamentalmente basada en el famoso adagio "Dios es una X en la frontera del conocimiento humano,...". Y como ya comentaba en mi reseña de "Cánticos de la lejana tierra", a la que puede, zasca: ser religioso es un residuo de las cavernas, la razón poco a poco debería irnos haciendo superar la superstición (en cualquiera de sus formas). Y posiblemente, en líneas generales estoy hasta de acuerdo con ello, (aunque alguna que otra vez reflexiono si "ser religioso en más o menos medida" no será una característica genética que como grupo nos aporte cierta ventaja de supervivencia, pero eso es debate para otro día y lugar). Pero lo que cuadra mal es que tras este zasca te montes una especie de misticismo ateo de padre y muy señor mío y sueltes una historia cosmológica de inteligencias sin cuerpo (pero que a la vez son capaces de destruir, es decir, de alterar la materia), mientras insistes que los dioses y ángeles (es decir, esos supuestos Grandes Unos, -Great Ones en inglés-) son una tontería mu' tonta. Un poquito de coherencia, por favor. Porque ese es el problema de este libro. La ciencia ficción "dura" funciona bien cuando te permite extrapolar la realidad contante y sonante para contar algo de todos los días bajo una luz diferente. Cuando te pones en plan grandilocuente en plan billones de años, y miles de "tecnologías" cuasi mágicas (recordemos ese otro adagio de tecnología vs magia) capaces de hacer no se sabe bien qué cosas sí y qué cosas no pues como que el pastiche que queda es tremendo. Y máxime si uno de los puntos centrales es darle caña a la magia por excelencia que es cualquier religión. Eso sí como punto tremendamente favorable, y por lo que posiblemente le he subido un puntito la nota, cabe reconocer que ha envejecido francamente bien. Es decir, como buena ci-fi, al no centrarse en describir los detalles de esas tecnologías, (que a la mínima quedarían descripciones obsoletísimas por mera comparación con la tostadora "inteligente" que acabe de sacar cualquier marca china), se puede leer hoy casi casi exactamente igual que en 1960.

0 comentarios, puntuación: 4 con 1 votos
Escrita 29 de Diciembre de 2018
Añadir a mis favoritas

Primera Anterior ... 1 2 3 4 5 ... Siguiente Última