En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

Reseñas de arspr Opciones de perfil

Primera Anterior ... 1 2 3 4 5 ... Siguiente Última

Portada de 786138bfad42cb337f4f80fb931c5e
AMBICIOSÍSIMA OBRA PRIMA en LA GENTE EN LOS ÁRBOLES
Pues sí Hanya Yanagihara definitivamente acaba de entrar en mi radar de escritores a seguir. De hecho este libro, que fue su primera novela publicada, me ha parecido notablemente mejor que "Tan poca vida". Aquí sí que sí el ocho, (y no sé si el nueve), es total y absolutamente merecido. De nuevo comienzo señalando que me fascina el estilo de escritura de la autora. Es (aparentemente) total y absolutamente diáfano y claro, pero muy bello y, a la que te descuidas, llevas setenta páginas de un atracón sin haberte dado ni cuenta. Ya lo decía en "Tan poca vida", mero placer de leer por leer sin más. (E, igualmente, ojo que estoy hablando de la edición original en inglés, no puedo valorar la traducción castellana). Y, una vez dejado bien claro ese potente punto de partida, ¡vaya libraco que se ha cascado la señora! Porque es extremadamente ambicioso en los múltiples temas y aspectos tratados, e incluso en su forma (una autobiografía ficticia que además se inventa hasta una tribu perdida en la Micronesia, además comentada y editada con sutiles e importantes matices). Y además todo a las claras, con las cartas desplegadas en el tapete desde el momento inicial sin grandes trucos de prestidigitador fullero. Porque desde el primer momento, desde la introducción a las memorias, sabemos que: + Norton Pereira nos va a contar su vida. + Que su vida "pública" es ser Premio Nobel por un descubrimiento médico (inventado) de la inmortalidad de una tribu de la Micronesia por consumo de una determinada tortuga. + Que os podéis imaginar el desastre ecológico y social que ese "secreto" supuso para esa tribu una vez puesto a la luz pública. Grandiosa reflexión sobre las barbaridades que al final el avance de la sociedad genera en el medio ambiente y en sociedades "atrasadas", que atropella por el camino. + Que, por su propia carrera científica, hay quienes le seguirían hasta el fin del mundo, (como el también inventado colega Ronald Kudobera que prologa dichas memorias y es su fan número uno), independientemente de la calidad personal del propio Norton. (E igualmente, quienes negarán su vida "pública", por causa de sus problemas "privados", como tan frecuente y falsamente solemos hacer todos confundiendo el tocino con la velocidad. Y es que Polanski o Woody Allen no hacen ni mejores ni peores películas por lo que hagan en su casa, ni el tontolaba de Miguel Bosé canta mejor o peor según suba o baje en Twitter). + Y es que dichos problemas "privados" son, ni más ni menos, que es un pederasta. Total que todo ello sirve para que la autora reflexione sobre muchos, muchísimos temas, a la vez que construye unas muy pero que muy creíbles memorias del propio Norton. De hecho, en mi opinión, infinitamente más creíbles y "verdaderas" que las del famosísimo "Lolita". Porque como decía allí, solo es viable el enfoque del pederasta consciente de lo que hace, si realmente "es inconsciente", "se autoengaña". Si, como es el caso, realmente, es que ni le da medio pensamiento al asunto, (porque está elevado en otras reflexiones, francamente interesantes por cierto). Y así este libro consigue una franca descripción de un personaje extraño, bastante asocial y misógino, sin que esas trazas realmente afloren en su propia visión de sí mismo, ni le atormenten en demasía, precisamente porque para él carecen de la más mínima importancia. Además, insisto que esto es solo una fracción minúscula del libro. El resto mil cosas más: una descripción del mundillo científico con sus clientelismos, modas, ciénagas y pozos sépticos, de los desastres del progreso, del desastre consentido que son ciertos países "tercermundistas" y más cuando contactan con los perjudiciales "primermundistas", de la descripción "realista" de la inventada tribu, de sacudir las propias convicciones y vistas morales del lector con ciertos comportamientos totalmente brutales de dicha tribu si les intentas aplicar el marco convencional de tu moral occidental, (pero quizás irrelevantes si te sales de dicho esquema, que es lo que deberíamos hacer todos), de cómo ese río Pisuerga que pasa por Valladolid es torticeramente empleado por el propio Norton para autojustificarse en sus cosas, etc. Lo que digo: apuntada queda usted sra. Hanya Yanagihara...

1 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 31 de Agosto de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de 01c41f736c46a8d21329
LUGARES COMUNES en LA VELOCIDAD DE LA LUZ
Llevo dos lecturas seguidas un poco chof. En este caso además es una pena porque era el primer libro que leía de Javier Cercas y me ha quitado un poco las ganas de continuar porque entreveo problemas "estructurales" con mis gustos como lector. Según parece, (así he leído por internet), Javier Cercas suele hacer autobiografía-ficción. Es decir, a partir de vivencias personales, construye historias ficticias pero con ciertos matices reales sin que esté claramente definido donde empieza y termina lo uno y lo otro. Y la verdad es que tampoco importa. Personalmente considero que es un dato colorista, pero que no quita ni pone a la calidad literaria a la novela en sí misma. En este caso, (ya digo que ignoro la frontera exacta de realidad y ficción), la estancia en EEUU del autor y su propia condición de escritor, le sirve para construir una historia sobre un escritor gemelo que, en ese periplo, conoce a un ex-combatiente en Vietnam que, por motivos obvios, no lo lleva especialmente bien en su vuelta a la "normalidad" y, entremezclado con ello, el éxito y la fama tras el alter ego de "Soldados de Salamina", se encarga de arruinar la vida del susodicho escritor. Y como veis, desde luego original, original no es. Pero, bueno, lo mismo daría si fuese al menos una historia contada con un buen estilo. Pero no es el caso, (ojo siempre desde el respeto de que yo no sería capaz de escribir ni media página con la décima parte de calidad, que no quiero pecar de listillo). Porque hay demasiados lugares comunes como utilizar el truco de "ya verás lo interesante que se pone esto después" una y otra vez, pero sobre todo venga el empleo de frases resultonas pseudo-intelectuales del tipo paradójico "para contarlo todo hay que no contar nada". Y cansa, o mejor dicho, me cansa a mí mucho. Porque me parece un artificio que enmascara una potencial incapacidad de ser claro y conciso. Quizá no es así, pero realmente me ha parecido un tanto pedante y vacuo. (Por eso decía mi incompatibilidad estructural con el estilo del autor). Además es que esa retahíla de "flashes intelectuales" casa mal con que, por ejemplo, el escritor protagonista se sorprenda, asquee y horrorice, en el momento que le cuentan sin lugar a dudas que Rodney hizo alguna que otra barrabasada en Vietnam, cuando lleva bastante tiempo sabiendo que algún tipo de sapo interno llevaba masticando durante años y años. Hombre, no hace falta echarle mucha imaginación para entender que el estrés post-traumático no lo causan las picaduras de mosquitos y sanguijuelas, por muy molestas que sean... ¿Tan listo eras tres frases antes, cuando has soltado alguna lindeza intelectualoide, y tan corto de miras ahora? Además las coincidencias y case final de piezas, (no quiero explayarme para no hacer spoiler), es que son infumables totalmente. Nada, lo siento pero no me veo capaz de recomendarlo especialmente. Por prudencia le he votado con un 6, pero realmente estoy más cerca del 5.

0 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 18 de Agosto de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de 2b014e5903261ad4f5bf
PROPAGANDA, S.A. en EL HIJO DE CÉSAR
Un pelo decepcionado quedo del libro. No soy lector frecuente de novela histórica y de hecho me embarqué en esta más por Stoner que por ella misma. Este hecho, y mi justita cultura y conocimiento histórico, bien puede jugar en contra de la novela (no me muevo en mi "zona de confort" y soy injusto sin criterio) como a favor de ella (soy incapaz de juzgar su calidad intrínseca y soy engañado fácilmente a medio fuego artificial que haya). Y de hecho en este aspecto histórico, satisfecho quedo, pero también con mis dudas. La novela en mi caso sí que me ha servido para encuadrar personajes "cuasi-mitológicos" de mi memoria infantil, (Marco Antonio y Cleopatra entre otros, más bien por su vertiente Hollywood). Pero a la postre su densidad histórica al respecto es también bastante escasita. Los eventos se suceden muy sucintamente y casi casi la Wikipedia y sus cortas descripciones de los hechos son más profundas que este libro (por ejemplo, y volviendo a los mencionados, ¿cómo una mera derrota naval se liga con la caída de Egipto?). Pero por aquí no viene mi principal desencuentro con el libro, porque francamente para mi nivel histórico más que suficiente. De hecho valoro bastante más el engarce epistolar de toda la novela, las "formas" de la misma, que me han gustado bastante y que, a pesar de los múltiples personajes, no componen en realidad un puzzle nada difícil de encajar, que la ligereza en la precisión o desarrollo histórico que en más cantidad probablemente me habría abrumado. No, por aquí no van los tiros de lo que menos me ha gustado del libro. Sino porque ya sabemos que la historia la escriben siempre los vencedores, pero en este caso es que roza lo ridículo. De verdad, de servicio de información y propaganda del Tercer Reich. Marco Antonio, Sexto Pompeyo, Cicerón, Tiberio, etc., todos menos Augusto y amigos, son unos personajes cuando poco imbéciles cuando no malvados o negruzcos en su alma, menos el brillante, el elegido, el reflexivo, el todo que es el Emperador. Justo con el pueblo, y casi casi rozando la divinidad por méritos propios. Vomitivo en mi opinión. Lo siento pero no me creo esta separación entre blanco y negro tan infantil y sobre todo peligrosa. Porque a lo mejor alguno con luces justas se acaba creyendo el mito del buen dictador... Además de que eliminando este plano "político", es que desde un punto de vista meramente humano también acaba generando personajes increíbles de cartón piedra. Evidentemente me quedo con Stoner...

0 comentarios, puntuación: 0 con 0 votos
Escrita 10 de Agosto de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de ae27a37c496009e66292
100% REALISMO MÁGICO en ENTRE EXTRAÑOS
Sí, ya sé que el realismo mágico es otro tipo de literatura. Pero si lo desconociera, si me enfrentara a intentar intuir su significado por su mera literalidad, creo que no habría mejor ejemplo que este libro. Porque es un libro muy realista, (mucho, de verdad, muchísimo), salvo por una escena de más por ahí en medio. Y donde la magia está, pero sobre todo en la cabeza de la protagonista, y muy pero que muy acertadamente, es bastante más ambiguo que lo esté fuera de ella. Así pues, quien se acerque a él esperando una novela de género se llevará una decepción. Este libro es claramente una novela de "coming of age", (no encuentro término sucinto equivalente en español), monda y lironda. Y he de decir que una muy buena novela al respecto aunque posiblemente por ello mismo con todos sus "defectos" asociados. Es decir, evidentemente es un punto juvenil y moralizante, de autoayuda, de concluir con "seré yo mismo para bien y para mal" como evidentemente se espera desde la página uno, (je, je, cometiendo además el pecado de criticar este mismo aspecto en cierto momento sobre ciertos libros). Pero salvando eso, y quizá el que en cierta manera la protagonista ya parece adulta en muchos aspectos también desde el inicio, como una niña un poco repollo, el libro es francamente original y acertado. Y lo es por ese uso y descripción de la magia y las hadas más atípicas que os podáis imaginar, de manera que bien podría ser todo una mera válvula de escape de una niña enfrentada a maltrato familiar, desembocando además en la muerte de su hermana gemela y en su propia discapacidad física. (No, esto no es spoiler que se sabe desde la página inicial casi). Y esta gestión del trauma está bellísimamente narrada sin caer en ningún momento en la sensiblería ni en la sobredescripción de los propios hechos que son irrelevantes en sí mismos. (Justo esta sobredescripción melodramática era lo que en cierta forma le criticaba a mi anterior "Tan poca vida"). Además el libro añade un componente friki a Mori, como es esa "drogodependencia" literaria del género de Ciencia Ficción (y Fantasía) dado que evidentemente es el género más común de enganche literario de un niño/adolescente, que también le sienta de maravilla. Porque certeramente es la otra válvula de escape, (¿la "real"?), de esa niña maltratada, y porque esta excusa sirve para construir un libro que habla de libros, que a mí siempre es un género que me encanta. Y que, como siempre, como ya dije en mi reseña de "El Señor de la luz", y en otras cuantas, me deja con las ganas de saber más sobre el tema concreto tratado para apreciar, o criticar, lo dicho al respecto. (Curiosamente aquí no sale mencionado justo ese maravilloso libro). Aquí en concreto comparto parte, (Tolkien y Dune), discrepo totalmente en otra (Ursula K. Le Guin), y reconozco mi ignorancia en la mayoría. Pero eso sí, y como también he indicado en bastantes reseñas, comparto la visión que los frikis estos tienen de la CF (y quizá menos la fantasía) como laboratorio de ideas para a la postre hablar de nuestro mundo pero desde puntos de vista extremos, exagerados, que hacen más evidentes ciertas cosas del día a día que si no, no son tan evidentes. Agradable y recomendable libro pero desde luego no como literatura fantástica.

0 comentarios, puntuación: 0 con 0 votos
Escrita 10 de Julio de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de e256851d31424719917cb5bf05f18d
SENSACIONES ENCONTRADAS en TAN POCA VIDA
Bueno un libro un poco montaña rusa en cuanto a mi valoración y apreciación del mismo, que posiblemente tiene un puntito más en la nota porque ha acabado en ascendente. Y es un poco pena porque al principio pensaba que le iba a votar con un quince por lo menos. Hace tiempo que no me pasaba el leer un libro por el mero placer de leer. Por el embrujo de sus frases meciéndote y sin que haya artificios ni prosa recargada o excesivamente culta sino simplemente la justa, la correcta para atraparte de continuo. Es como me ha pasado con los libros de Javier Marías, que me quedo embobado en sus labios, (lo decía en una reseña), aunque me esté contando su lista de la compra del jueves o el resultado del IRPF. Y con el añadido adicional de que aquí no hay el tufillo de pedantería y egolatría que tiende a haber en dicho autor. Ya digo, comencé la lectura y pensé que era de quince. (Ojo a este respecto que he leído la novela en inglés, y desde luego la traducción del título "A little life" no es ya desde luego demasiado prometedora...). Además el libro consigue clavar esas pequeñas autodestrucciones, miedos, traiciones, comportamientos sin sentido que todos tenemos y que, a poco se alineen dos o tres juntos, sirven para arruinar o para envenenar nuestras relaciones con nuestros seres queridos de forma totalmente absurda, (para un espectador aséptico externo), pero inevitable (para nosotros que estamos metidos en el lío, que de hecho ni siquiera merece calificarse de lío). Aunque también, en general, todos nos conseguimos sobreponer y superarlos como también se narra en la novela. Quien bien te quiere te hará sufrir dice el dicho... (y por verdaderas imbecilidades además, añade este libro). Y en su planteamiento inicial, siguiendo la vida de cuatro amigos sin más desde el colegio mayor hasta no se sabe bien cuándo, con sus correspondientes tramos de introducción de uno a otro, pues francamente me ha recordado al grandioso Stoner que no tiene nada especial y lo tiene todo. Vale, hasta aquí el primer subidón de la montaña rusa. Pero poco a poco empiezan las zonas grises, los desencantos. Y en este caso es que como en realidad se intuye desde el principio, de libro centrado en cuatro amigos bastante poco. Más bien en uno con traumas infantiles, (más que justificados), y tres de relleno. Y es una pena porque se pierde muchísima potencia en ese cambio de enfoque. Personalmente me he quedado huérfano especialmente de JB y Malcolm. Y luego está la vena melodramática exagerada. A lo mejor me gano algún capón por lo que digo a continuación, pero el libro tiene en primer lugar un sesgo demasiado femenino. No sé, no es tanto que gran parte de los personajes sean homosexuales, (que también, demasiados, de verdad, demasiados), sino que, en el tono general, como hombre, no me veo reflejado en el comportamiento y sentimientos de esos personajes. Y no es que sientan demasiado, sino que me parece que sienten "diferente", que casi casi son mujeres travestidas. Esto en sí mismo no es malo, simplemente dibuja personajes "raros", (casi asexuados en su mezcla por mucho sexo que tengan), pero si los llevas de la mano con la exquisitez con la que lo estás haciendo, pues adelante y perfecto. Pero el problema de verdad comienza cuando ligas dicha sensibilidad "rara" con un planteamiento absolutamente extremo y demencial en el abuso que sufre el personaje central, junto a luego iguales coincidencias igual de extremas pero de buena suerte como contrapunto. Es tanto, tanto, tanto, que es de culebrón. Tanto para lo bueno como para lo malo a Jude le ha tocado la lotería ocho veces. Es el claro ejemplo de que no siempre añadir y añadir y añadir suma, sino que puede llegar a restar. Con mucho menos, más comedido y realista, ya habría sido suficiente para pintar el infierno que pretendías. Además es que el melodrama permea a la estructura. Con los manidos "cliffhangers" finalizando cada capítulo con un hecho "potente" a resolver en siguientes entregas, (casi casi es que se podía escuchar el ta-ta-ta-chán de la banda sonora a juego). Con el manido "ya verás lo que pasa más adelante que esto que te he contado hasta ahora no es nada" en diversas formas una y otra vez. Con el manido soltar píldora a píldora el "misterio" tras Jude cuando es casi casi regodearse en la miseria y cuando a mí realmente lo que me interesa es lo traumatizado que está y cómo esto le impide vivir normalmente, no el detalle exacto de sus abusos, (es más creo que el libro hubiese quedado mucho más interesante con una mera insinuación de los mismos, no para ocultarlos, sino porque NO son interesantes, lo interesante es el daño que ha quedado en la persona). E igualmente con unas relaciones harto extrañas. Insisto quizá es la "feminización" excesiva de todos los personajes pero soy incapaz de comprender por qué al final Jude es ¿homosexual?, (no tengo palabra para describirle), pero mucho menos para entender a Willem. Es lo que digo, todo es demasiado exagerado, y acaba restando en vez de sumando. E incluso teniendo ciertas incoherencias argumentales como por ejemplo esa minusvalía de Jude, que de repente va en silla de ruedas y no puede andar, (y le causa gravísimos problemas porque de nuevo vuelve el malo-malísimo Caleb, príncipe de las tinieblas tenebrosas), pero luego sí, o cierta manía de Jude que sinceramente no sé cómo es ni medianamente sobrevivible desde un punto de vista estrictamente médico con la frecuencia e intensidad que se nos indica que lo hace... Y de hecho al final, al menos para mí, el libro funciona mejor cuando es menos extremo y más "normal": en la indicada introducción de los personajes, en los cortos tramos centrados en otros personajes que no son Jude, en el tramo cuando se ha dejado claro pero sin describirlo (todavía) qué le ha pasado a Jude, cuando se narra el duelo (sin estridencias pero durísimo) del propio Jude y como se no-relaciona con sus allegados precisamente por ello, o simplemente en el mucho más simple final centrado en otro personaje que me ha hecho acabar la novela al alza. Eso sí para bien o para mal, la autora se ha ganado con nota que me lea en corto plazo "La gente de los árboles".

0 comentarios, puntuación: 0 con 0 votos
Escrita 1 de Julio de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de 89e2f32b9cd0652d22d0
A SALTO DE MATA en EL PEQUEÑO VAMPIRO
Últimamente estoy leyendo o releyendo, (ahora de hecho estoy en lectura nocturna de Momo para mis crías), bastante literatura infantil, en aras de buscar "recomendaciones" para mis pequeñas lectoras. Y éste era un clásico que se me quedó pendiente en mi propia infancia. Siempre es muuuuuy complicado quitarse sotopocientos años de encima para intentar valorar un libro con los ojos de un niño, y por tanto predecir si puede o no enganchar a futuros pequeños lectores. Por tanto más que nunca hay que coger las indicaciones con pinzas. Pero la verdad, un poco decepcionado quedo. Porque es un libro un tanto sin sentido, donde pasan pocas cosas, donde no hay "aventuras" como tales, donde no se sabe muy bien cuál es el objeto del mismo. Y sobre todo en donde sin mucho ton ni son la propia historieta avanza a trompicones hasta finalizar en un punto que bien podría haber sido otro cualquiera. Uff, no sé, quizá es que estoy DEMASIADO viejuno. Se lo sugeriré mi obstante a mis crías y lo mismo os cuento que me trago todas mis palabras...

2 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 20 de Junio de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de 88f0885aae4f0c12321
SORPRENDENTES PERVESIONES en LA DAMA NÚMERO TRECE
Desde luego si algo tiene José Carlos Somoza es imaginación. Imaginación por toneladas, por hectómetros cúbicos, por galaxias enteras. Además un tipo de imaginación muy peculiar, casi casi de enfermo sádico y perturbado donde todo se basa en darle la vuelta a nuestras cuestiones mundanas del día a día. Salvando Croatoan (que me pareció un poco tostón y donde precisamente NO se basa en esas pequeñas cosas comunes pero retorcidas hasta el extremo) y mi indescriptible relación con "Silencio de Blanca" (pero que quizá fue por motivos ajenos al propio autor), los libros de José Carlos Somoza siempre son sobresalientes en la neutralidad de la lectura media. Siempre sabes que hay una vuelta de tuerca sorprendente a cuestiones cotidianas que te podrá gustar más o menos pero que vas a recordar sí o sí. Y no las voy a mencionar por no hacer spoiler, (ni de este ni de "Clara y la penumbra", "La caverna de las ideas", "Dafne desvanecida" o "La llave del abismo"). Reconozco que soy especialmente parcial cuando además tienen un componente literario, (y ya estoy diciendo demasiado), como es el caso. Solventado esto, he de decir que además en este caso ha sido posiblemente uno de los que más me he identificado con los personajes dentro de los libros de este autor, y donde la historia está más cerrada. Y al final es más mundana y común que lo que podría presuponerse (y donde además esto se remarca a medio libro sin que por ello pierda interés). En el debe, como siempre un poco el estilo. Ya he dicho que hay algo raro y plano en la escritura de José Carlos. En este caso además ese estilo anodino choca frontalmente con el empleo de palabras "hipercultas" de vez en cuando que parecen un pegote fenomenal (esa hendija en vez de rendija es para nota máxima). Y también algún lugar común como Shakespeare como cumbre de algo que no quiero desvelar, porque claro, como ya dije de manera similar en otra reseña, las coplillas de La Trinca no quedarían bien... Ya digo, como casi siempre con este autor un libro francamente recomendable. Y al respecto del "terror", sí, preparaos para unas cuantas escenas MUY impactantes. De hecho en pantalla grande podrían ser verdaderamente tremendas. Aunque eso sí, es miedo de "mentirijillas", de "palomitas", de "terror" como género cliché, antes que por temática social o psicológica. (Vamos que mi reciente "La Carretera" acojona más precisamente por NO ser de terror).

0 comentarios, puntuación: 0 con 0 votos
Escrita 13 de Junio de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de 0060b6899180e194092d
BACALÁ... en EL MISTERIO DE LA ISLA DE TOKLAND
... que dicen en un programa radiofónico. Lectura adulta de uno de mis libros favoritos de inicio de adolescencia. Y desgraciadamente un poco chufla. Y tristemente puedo entender por qué es un poco chufla ahora pero lo recordaba como buenísimo (aunque ya sin recordar demasiado el argumento). El misterio de la isla de Tökland es claro ejemplo de cómo es muy fácil generar misterio y mucho más difícil cerrarlo adecuadamente. El misterio de la susodicha isla está efectivamente bien insinuado y estructurado. Un tipo excéntrico monta una especie de laberinto (supuestamente hasta con riesgos mortales) en el subsuelo de la isla y claro todo el mundo, y los protagonistas en concreto, se plantean qué habrá detrás, cuál es su misterio real. Así pues el comienzo es bueno, y las primeras descripciones de juegos, de pruebas que se han de pasar tanto fuera como dentro del laberinto incluso más que divertidas y atrayentes sobre todo para un potencial lector de 12-14 años. Bastante imaginación, bastante original y que además ha aguantado el tipo pese al tiempo transcurrido. Pero básicamente desde el momento que se precipitan los acontecimientos (desde mitad de la novela), o incluso un poco antes con la descripción de ese dream team "científico", todo se vuelve un poco bluff. Y para rematar cuando se desvela el misterio, es para echarse a llorar. Pero claro es para echarse a llorar de adulto, con una seudotranscendencia de revista Hola. Al inocente y pardillo niñato que fui (y a mucha honra) le debió deslumbrar con unos fuegos artificiales que realmente son cuatro petardos y dos matasuegras mal contados. Bueno, tenía pendiente una visita al pasado... aunque fuese para cerrarlo definitivamente. Voy a votarlo con 6 por mis recuerdos más que por lo que me ha motivado ayer...

1 comentarios, puntuación: 5 con 2 votos
Escrita 31 de Mayo de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de a2ceefa1f7c74c14dc533b9d5668ba
"ELLA" ES LO MEJOR... en JUSTICIA AUXILIAR (RADCH IMPERIAL #1)
Bueno, bueno. Este es un gran ejemplo de las verdaderas joyas en cuanto a planteamientos francamente originales que se dan en las obras de ciencia ficción (sea cual sea la rama y la temática). Por múltiples motivos variados. Las hay más serias (1984, "El Cuento de la Criada"), o menos (como esta que es "intrascendente", de divertimento, pero sin que eso sea un menosprecio). Las hay en el espacio ("Un fuego sobre el abismo", "El señor de la luz", esta) o en la tierra ("La llave del abismo", "La Ciudad y la Ciudad"). Y casi casi me podría traer la reseña que hiciese en cualquiera de ellas. Porque se repiten sus virtudes y también sus defectos. Porque salvado el deslumbramiento inicial por su núcleo central (en este caso la peculiar condición de Breq), el resto de la historia sobre todo en su propio planteamiento y exposición pues es un poco así así. En este caso hasta un punto demasiado así así, un poco embrollada y sin que ciertos aspectos argumentales, como por ejemplo la doble condición de alguien, que deberían haber emanado de forma natural de la narración, (o al menos así parece que lo pretendía la autora por ciertos comentarios en ciertos pasajes), pues realmente resulten nada claros incluso cuando se supone que ya están explicados. Además, en esta categoría de barullo, también se puede englobar los aspectos "religiosos" del libro. Que no es que este libro sea religioso ni mucho menos. Sino que están para dar colorido, trasfondo, realidad al decorado social de este Star Trek o Wars, pero la verdad que son un tuttifrutti sin mucho sentido. (Pedazo de ateos, absteneos de comentar que "justo como en la realidad", que os veo). Me dejó para el final un aspecto que casi casi me da pena indicar por no fastidiar la sorpresa y que a mí sí que me ha gustado pero entendería que otros lo echasen también en el saco del barullo, (como yo he hecho con los credos). Y lo voy a mencionar muy tangencialmente sin detenerme en ello, precisamente por limitar el "destripe", en este caso literario o lingüístico más que de sci-fi. Me ha encantado el uso del "ella" (3ª persona femenina me refiero). Además dado que he leído la novela en inglés, donde sí o sí tienes que poner sujeto en las frases, quizás resulte más chocante que en castellano (¿donde quizá se note más en los adjetivos femeninos?). Hombre, en mi opinión no llega al nivel del truco literario central de "La llave del Abismo" de José Carlos Somoza, (que me la coló hasta el fondo), pero posiblemente le haya asegurado la nota frente a un punto menos. No obstante seguiré con la saga al menos durante el segundo. Por cierto, el precio de este libro en e-pub en inglés en kobobooks.com es de 1€ (al menos en estos momentos).

1 comentarios, puntuación: 5 con 2 votos
Escrita 27 de Mayo de 2020
Añadir a mis favoritas

Portada de 559175abb4d9493a5777d94f140a5f
CORRECTA SECUELA PERO MENOS SORPRENDENTE en LA RED PÚRPURA (INSPECTORA ELENA BLANCO #2)
Casi casi el título es casi la reseña. Por la manera en que acaba La Novia Gitana, estaba cantada la secuela y su trama principal. Y todos los elementos del primer libro vuelven a estar ahí, con lo que es una fácil recomendación, pero acabo con un punto más de sensación agridulce. Porque la supuesta fuerza con la que empieza se diluye bastante poco a poco, porque la trama se basa en las "revelaciones" de un personaje que nunca se aclaran cómo y por qué sabe tanto (incluso de la protagonista), porque no me acabo de creer ciertos aspectos internos de la trama que no voy a revelar, porque al final la estructura es similar con personajes claves (los mismos) salvados in extremis como en la novela anterior. Eso sí, este libro casi casi cierra una duología por lo que en cierta manera es recomendable su lectura casi a continuación del anterior. De hecho y por la forma en que acaba, hay que ver cómo se restaura la serie en el próximo La Nena.

0 comentarios, puntuación: 5 con 1 votos
Escrita 21 de Mayo de 2020
Añadir a mis favoritas

Primera Anterior ... 1 2 3 4 5 ... Siguiente Última