En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

Reseñas de salakov Opciones de perfil

Primera Anterior ... 1 2 3 4 ... Siguiente Última

Portada de c1426f35fb934c333da831415ff975
EL MAÑANA QUEDA ANULADO en AHORA
Mucho más fresco que "La insurrección que viene", que acertaba en el diagnóstico pero era un tanto pánfilo en las acciones a tomar, el nuevo texto del Comité Invisible es como un dardo certero a la sociedad actual. ¿Dónde estamos? ¿Cómo de mal estamos? ¿Y qué hacer? Este breve ensayo sociológico está cargado de lucidez y mala leche, intentando responder estas preguntas desde un humanismo anarquista (podríamos decir). Y como es mejor que leáis el libro a todo lo que yo os pueda contar, aquí os dejo algunas perlas que contiene: _______________________________ «Pensar en términos distantes siempre es más cómodo. «Al final», las cosas cambiarán; «al final», los seres serán transfigurados. Mientras tanto, sigamos así, permanezcamos siendo lo que somos. Una mente que piensa en términos de futuro es incapaz de actuar en el presente. No busca la transformación: la evita. El desastre actual es como la acumulación monstruosa de todos los aplazamientos del pasado, a los cuales se añaden en un desmoronamiento permanente los de cada día y los de cada instante. Pero la vida se juega siempre ahora, y ahora, y ahora.» (...) «La condición del dominio de los GAFA (Google, Apple, Facebook, Amazon) es que los seres, los lugares, los fragmentos de mundo continúen sin tener contacto real. Allí donde los GAFA pretenden «vincular al mundo entero», lo que hacen por el contrario es trabajar por el aislamiento real de cada uno. Inmovilizar los cuerpos. Mantener a cada uno recluido en su burbuja insignificante. El golpe de fuerza del poder cibernético consiste en procurar a cada uno la sensación de tener acceso al mundo entero cuando en realidad cada vez está más separado de él, de tener cada vez más «amigos» cuando cada vez es más autista.» (...) «Ídem para los sindicatos, cuyo objetivo no es manifiestamente la emancipación de los trabajadores, sino más bien la perpetuación de su condición. ¿Qué iban a hacer con sus vidas los burócratas de las centrales si los trabajadores tuvieran la mala idea de liberarse de verdad? Por supuesto, no faltan en toda institución gentes sinceras que creen verdaderamente que están ahí para cumplir con su misión. Pero no es casualidad que sean estos los que ven como sistemáticamente les meten el palo en las ruedas, los que son sistemáticamente apartados, castigados, acosados, condenados enseguida al ostracismo con la complicidad de todos los «realistas» que no abren la boca. A estas víctimas privilegiadas de la institución les cuesta comprender su doble lenguaje y lo que ésta verdaderamente les demanda. Su destino es ser tratados como aguafiestas, como rebeldes, y asombrarse eternamente por ello». (...) «Es no comprender en absoluto el carácter político de la economía, no ver de que lo que se trata en el trabajo es menos de producir mercancías que de producir trabajadores; esto es, una determinada relación con uno mismo, con el mundo y con los otros.» (...) «Hay que organizarse. Organizarse verdaderamente nunca ha querido ser otra cosa que amarse.» .

0 comentarios, puntuación: 4 con 1 votos
Escrita 12 de Abril de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de d7912d3ee0a821bffb6b200989b2c6
ENFERMEDAD Y DESCONCIERTO en EL DESCONCIERTO
El desconcierto es levantarse un día y que te digan que tienes cáncer. Sentir tu cuerpo como un enemigo, como un adversario, como algo ajeno a la persona que eras hasta ahora. “La enfermedad te transforma el yo, y de repente eres un yo que no conoces. Ahí está el desconcierto. Este libro trata de poner orden en ese caos", en las propias palabras de la autora. (...) _______________________ Reseña completa en: https://unlibroaldia.blogspot.com/2018/04/concurso-ensada-de-resenas-segundo.html

2 comentarios, puntuación: 0 con 0 votos
Escrita 12 de Abril de 2018
Añadir a mis favoritas

Portada de d352a724c984282ad57bf9a0b2ade3
UN ALTAR PARA LA MADRE en EL ALA ROTA
Maravilla. Complementa, y de qué manera, a "El arte de volar" y ofrece de nuevo otra lección de Historia política y social. Estremecedora. Dura. Altarriba es un grande (leed también, por favor, su "Yo, asesino"). A nivel de guión, creo que hoy por hoy no tiene quien le tosa a nivel patrio. Y los fachas, Kim los clava. Pues eso, que leer "El ala rota" y luego releer "El arte de volar" —cosa que hice anoche— conforma una obra tan genial como terrible, y probablemente el mejor homenaje a unos padres que se ha hecho desde el "Maus" de Spiegelman. Un placer de lectura y un más que necesario ejercicio de memoria. Pedazo díptico. Porque como cantaba Def Con Dos: «España ya no es roja, España no es azul, España ahora y siempre es negra como el betún..».?

0 comentarios, puntuación: 4.33 con 3 votos
Escrita 12 de Agosto de 2016
Añadir a mis favoritas

Portada de ea5edb1975529111910b25d20e3ab0
SOBRE LA TETRALOGÍA "LA SANGRE DE LAS PROMESAS" en BOSQUES
La tetralogía de Wajdi Mouawad, “La sangre de las promesas”, la componen las siguientes obras: “Litoral”, “Incendios”, “Bosques” y “Cielos”. Irregulares unas y otras, a mi juicio, expondré brevemente mi opinión subjetiva sobre cada una de ellas: ----------------------------------- 1. LITORAL: Comienza bien, con una escena cargada de fuerza, sexo y muerte, si bien es una obra que se va diluyendo en su desarrollo. Ese caballero artúrico imaginario me sacaba de la historia principal y, para peor, la brutalidad de cierta escena me pareció desmedida e irreal. Me impactó, claro, pero por muy terrible que fuera la guerra del Líbano, implícita en esa escena, veo innecesario recrear una escena tan grotesca, tan violenta, tan desagradable. Y no soy un fulano con la lágrima fácil, ojo, pero creo que estaba de más. Truco barato el gore, el impacto por el impacto, la bestialidad por la bestialidad. Que luego la obra en conjunto está bien, esa búsqueda de un lugar, pero la penaliza ese inhumano párrafo intercalado de mierda. Argh, rabia y asco ante esto… «Esto me hace pensar en la historia de un amigo que murió de una manera horrible. Capturado por el enemigo con su hijita de ocho años, lo pusieron en pelota, le engrasaron el agujero del culo y lo sentaron sobre una larga estaca de madera. Se la metieron por el culo lentamente, tan lentamente que, muy a pesar suyo, empezó a empalmarse, tan excitado que los cojones parecían a punto de reventársele… (Ríe) ¡Entonces izaron el cuerpo de su hijita, le separaron las piernas y la empalaron con la polla de su padre! Mientras ella pataleaba como una condenada entre chillidos, su padre resbalaba estaca abajo entre estertores. Al final, uno de los soldados, apiadado, le disparó una bala en la cabeza en el momento en que eyaculaba en el culo de su hijita.» —Litoral, Wajdi Mouawad— ----------------------------------- 2. INCENDIOS: La obra más famosa de la tetralogía y probablemente la mejor. Análoga en calidad a su adaptación cinematográfica de mano de Denis Villeneuve, una de las mejores películas de los últimos años, palabras mayores. E impacta también su terrible final, doloroso y siniestro, pese a lo conocido del mismo. Promesas que no se pueden mantener, que la vida rompe. Giros dramáticos del destino. Un padre, un hermano. Una mujer que canta. Gran literatura y gran obra. Nada más que añadir. «La muerte, eso no se prevé. La muerte no tiene palabra. Incumple todas sus promesas. Pensamos que vendrá más tarde, y luego viene cuando quiere.» —Incendios, Wajdi Mouawad— ----------------------------------- 3. BOSQUES: Sorprendente. Una epopeya a través de distintas generaciones tan ingente como difícil de llevar a cabo. Y Mouawad lo consigue con éxito, hilar todas las historias, darles coherencia, un cuerpo, pese a lo caprichoso del conjunto. ¿Excesivo quizá? ¿Rocambolesco? Puede, pero las grandes historias a veces nacen de la desmesura. Y supone “Bosques” una desmesura tal de personajes, uniones, desuniones, odios, amores, maldiciones, aberraciones, incestos… que bien merecen una reseña favorable. Me dejó alucinado ese caos de vidas, ese maelstrom de consanguinidad. Y este párrafo hermosísimo, oh, algo que atesorar… «¡Sarah Cohen! ¿Ves el horizonte allá lejos? Yo te amo más lejos todavía. Cuanto más te amo, te amo más. ¡Comprendes! Amar es amar más. Decirte mi amor por ti es imposible porque en el mismo momento en que quiero decir «te amo» te amo ya mucho más y tendría que volver a decirlo para estar a la altura de esta adición embriagadora. Quizá es en estos casos cuando decimos que las palabras no son bastante fuertes. De hecho, no es que no sean bastante fuertes, no son simplemente lo suficientemente rápidas.» —Bosques, Wajdi Mouawad— ----------------------------------- 4. CIELOS: La obra más experimental. Quizá en escena gane enteros, pero la propuesta de Mouawad en el papel es demasiado… no sé, new age, como esas performances artísticas llenas de ínfulas que solo el autor alcanza a comprender. El conjunto de espías cuesta de creer, el tecnócrata es odioso y el desenlace final con el museo parece muy forzado. De toda la tetralogía, la que menos me ha gustado, la más floja. Pretenciosa incluso, a ratos, aunque también con sus virtudes… «La desobediencia al poder es el único jabón eficaz para lavar las manchas, o al menos quitar los olores.» —Cielos, Wadji Mouawad— .

0 comentarios, puntuación: 5 con 2 votos
Escrita 30 de Marzo de 2016
Añadir a mis favoritas

Portada de 9d6a9648f793e002d24b
«NO ES PUES SUFICIENTE QUE EL OTRO ME RESPONDA CON UN SIMPLE SIGNIFICADO...», QUE ESCRIBÍA BARTHES en LA TRAMA NUPCIAL
A favor: su excelente construcción de personajes al inicio de la novela, personajes que respiran, que toman decisiones erróneas, que la cagan. Personas humanas, que decía Almeida. A favor, también: las continuas referencias literarias. Esas referencias constantes a novelas victorianas —ay, deberes pendientes—, la mención de Mitchell a “Confesión” de Tolstoi —próxima lectura, seguro— o la fijación de Madeleine por “Fragmentos para un discurso amoroso”, de Barthes, su libro de cabecera. Acojonante encontrarte con pasajes de dicha obra que tú mismo habías atesorado en tu memoria, como el extenso apartado dedicado al “Te amo”. Empatía a tope. Qué guay. (aquí recomiendo muy mucho leer previamente a esta novela el de Barthes, disfrutaréis mucho más si respetáis este orden) A fafor, again: la prosa de Eugenides. El tipo escribe bien, ágil, ligero. Las páginas avanzan con rapidez. Disfrutas leyendo. Gran logro. En contra, quizá: todo lo relacionado con cierto problema mental, que por repetitivo llega a cansar. Me sobra tanto litio. Pero es un mal menor. A favor, por último: la página final. ¡Gran diálogo! La pregunta de Mitchell pende inerte, a la espera de la respuesta de Madeleine. Y cuando ella responde con ese sucinto “Sí” final, el remate de la novela es perfecto. Se cierra “La trama nupcial”. Y de una forma novedosa, además. Se ha respetado el género reinventando el género. Aplausos: plas plas plas. .

1 comentarios, puntuación: 5 con 3 votos
Escrita 4 de Marzo de 2016
Añadir a mis favoritas

Portada de 4b09917dd60d2c001dfc0265f6df33
SIMPLISTA en TODOS DEBERÍAMOS SER FEMINISTAS
A ver, lo que dice este discurso está bien, pero ¿todo muy simplista, no? Ideas muy manidas, feminismo muy básico, construcción muy sencilla, parece el proyecto fin de curso de una estudiante de COU. Muy poco literario, no sé .Yo esperaba más. He leído casi a la vez "Una habitación propia", de Virgina Woolf, y no hay color; y eso que se escribió hace un siglo, casi. Al que se quiera imbuir de espíritu feminista, le recomiendo este último: más profundo, más lírico, mucho mejor escrito. Este ensayito de Chimamanda Ngozi Adichie, lo dicho... psé.

2 comentarios, puntuación: 4 con 1 votos
Escrita 29 de Febrero de 2016
Añadir a mis favoritas

Portada de 065ab87b1551dd34694
VULGAR en UN HOMBRE ENAMORADO (MI LUCHA, TOMO II)
Vida vulgar. Existencia vulgar. Introspecciones pretendidamente elevadas, y sin embargo, a causa de ello, incluso más vulgares. Y esa prosa limpia y mecánica que destacan algunos medios, prosa pop, prosa ligera, también vulgar. Empieza la novela: paseo a mis tres hijos por el parque, mi mujer se ha vuelto una extraña, voy a una insoportable fiesta de guardería de mi hija mayor, soy un calzonazos: 150 páginas. Ahora cuento un poco cómo conocí a mi esposa y me enamoré de ella (quizá las mejores páginas de esta novela): 300 páginas. Entre medias, inserto introspecciones “elevadas” (nótese el entrecomillado) sobre Dostoievski o conversaciones pretendidamente existencialistas con mi amigo Geir. Para que se vea que me quejo hasta la arcada de mi vulgaridad, pero muy en el fondo soy profundo que te pasas. No os equivoquéis. Y prosigue la novela: no soporto a mi suegra (¿quién la soporta?), de vez en cuando como, de vez en cuando también bebo, tengo una vecina que me toca mucho los cojones: 500 páginas. Y pim pam, otra conversación trascendental entre amigos escritores, en ello que cambio un pañal, friego el suelo, miro árboles, cocino, otra copa con mi amigo Geir… y 600 páginas después de vida vulgar, existencia vulgar e introspecciones aún más vulgares, voy y menciono a Kiefer, —joder, ¡oh!, flipándolo ahí como lector, porque ya estaban tardando en hacer referencia a él todos los escritores del mundo, porque Kiefer es tan bueno que es raro que no lo mencione todo Dios—, y comienzas a leer con detenimiento y emoción: «¿Has visto ese cuadro de Kiefer? Un bosque, no ves más que árboles y nieve, con manchas rojas entremezcladas, y luego están nombres de algunos poetas alemanes, escritos en blanco, Hölderlin, Rilke, Fichte, Kleist. Es la mejor obra de arte realizada después de la guerra, tal vez en todo el siglo pasado. ¿Qué aparece en el cuadro? Un bosque. ¿De qué trata? Bueno, pues de Auschwitz. ¿Dónde está la relación? No trata de pensamientos, penetra en lo más profundo de la cultura, y no se puede expresar mediante pensamientos El cuadro se titula Varus.» Y arrrrrrggggh, tras este prometedor párrafo introductorio, que en mi opinión resulta explícito y suficiente, aguarda otra disertación pretenciosa, pedante y sin ningún tipo de sentido, otro tirarse el moco más del bueno de Karl Ove, quien escribe “para recuperar el mundo”, coño, joder… «Cuando leo a Lucrecio, todo trata del esplendor del mundo. Y eso, el esplendor del mundo, es un concepto barroco que seguramente se extinguió con él. Trata de las cosas. Lo físico de las cosas. Los animales. Los árboles. Los peces. Si a ti te da pena que haya desaparecido la acción, a mí me da pena que haya desaparecido el mundo. ¿Pero qué es el Apocalipsis? Los árboles que desaparecen en Sudamérica. El hielo que se derrite, el nivel de agua que sube. Si tú escribes para recuperar la seriedad, yo escribo para recuperar el mundo. Bueno, no este mundo en el que me encuentro. Precisamente no lo social. Los Gabinetes de Curiosidades del Barroco. Los Cuartos de las Maravillas. Y ese mundo que está en los árboles de Kiefer. Es arte. Nada más.» Y así todo. ¿Y sabéis lo peor de todo? Que le falta rabia. Es un llorón sin rabia, este tipo. Se queja, se lamenta, se hace cruces, alardea de ir a pecho descubierto… pero en el fondo le falta rabia. Un cagarse en Dios a tiempo, le falta, una prosa más fuerte, un exabrupto más sincero, un poco de humor sarcástico y cabrón sobre lo miserable de su existencia. Es un cronista del patetismo, un cronista sin sangre. Y en la “literatura del yo”, eso resulta imperdonable. Así las cosas, este segundo tomo de “Mi lucha” (4ª mejor novela del 2014 para Babelia, cuidado, como para volver a hacerles caso: http://cultura.elpais.com/cultura/2014/12/18/babelia/1418927732_556078.html), resulta una lectura entretenida, incluso ágil, pero bastante insatisfactoria. Su ingenuidad no da lo que promete. O al menos lo que yo busco en la gran lectura introspectiva y personal: Pessoa, Pizarnik, etc. Eso mismo que encontré en la fantástica “Una cuestión personal” de Kenzaburo Oé. O en escritores noruegos, eso que supe ver en el Thomas F. de Kjell Askildsen. Un desangrarse. Una voz que se alce. Un compendio de revelaciones. Un grito. No un diario inane del lamento, no una escenificación de la rutina. No la frialdad de esta crónica de la repetición que es “Un hombre enamorado”. Y eso. P.D.: “Varus” es un gran cuadro, como todos los de Kiefer, pero a los que habéis llegado hasta aquí recomendaros otros dos cuadros del alemán: “Las célebres órdenes de la noche” o “Flores de ceniza”. O buscad también la instalación: “Las mujeres de la revolución”. De nada.

4 comentarios, puntuación: 5 con 6 votos
Escrita 8 de Junio de 2015
Añadir a mis favoritas

Portada de ef27980b13f67b15043a0f0a34ae0f
«NO HABRÁ MUERTE ENTRE TÚ Y YO...» en CARTAS A NELSON ALGREN
Una novela que funciona a varios niveles: como novela epistolar primero, claro, pero también como novela de viajes, como testimonio político de una época o como acercamiento a la vida intelectual de una época. Lo mismo se nos cuenta un viaje por Argel, se nos critica el caso del ajusticiamiento en la silla eléctrica de los Rosenberg o se chismorrea acerca de que si ayer cené con Giacometti y anteayer conocí a Capote… Pero, sobre todo, esta novela funciona como voyeurismo emocional. Porque no contiene personajes, contiene personas. Y su intensidad y la fuerza con que lo viven y narran to es tal, que es difícil sustraerse a sus emociones: amor, frustración, añoranza, desespero,… todo ello en primera persona y desde la realidad. Las debilidades del alma. La vida. Un libro fantástico que he disfrutado como pocos, vaya. Un libro que llora, un libro que duele. También, quizá, porque es una historia que me apasiona. Lo recomiendo mucho, mucho, mucho. ==================================== P.D.: Afirmaba Ciorán que « las obsesiones expresadas quedan debilitadas y superadas a medias». Es lo que he intentado hacer en dos expurgos sobre este mismo tema. Supongo que de cierta extraña e imperfecta manera cuentan la historia entera, esto es, contienen ‘spoilers’. Así, el que no conozca nada de la relación Algren-Beauvoir-Sartre y quiera acercarse a ellos en blanco, mejor los ignora. Porque, aviso para navegantes, es subjetivismo puro, mi visión personal sobre el tema, mía y de nadie más… http://expurgoscontraelolvido.blogspot.com.es/2015/05/sympathy-for-nelson-algren_14.html http://expurgoscontraelolvido.blogspot.com.es/2014/10/el-anillo-de-plata-mexicana-de-nelson_7.html Y eso.

0 comentarios, puntuación: 5 con 3 votos
Escrita 15 de Mayo de 2015
Añadir a mis favoritas

Portada de 0896b563c84f8deb05af0bcb045d86
RISAS ASEGURADAS... QUE ES LO QUE LE DA CALIDAD A LA PELÍCULA en SINOPSIS DE CINE. EL LIBRO
Me he reído con este libro. Es más, en varias ocasiones me he reído hasta con ganas, a carcajadas. Y lo he agradecido, que a veces está bien dejarse de agonías existenciales —obras en las que «se sufre como en un tanatorio gitano», por utilizar una expresión de este autor— para oxigenar el cerebelo reptiliano. Eso, y descubrir que Conan es un humanista. Además, cuenta con bonitas fotos y pies de página 'ad hoc' que es lo que le da calidad a la película. Os lo recomiendo si os gustan los libros de tapas duras que nunca se abren del todo y los gremlins travestis. https://www.facebook.com/sinopsisdecine

0 comentarios, puntuación: 4 con 2 votos
Escrita 14 de Enero de 2015
Añadir a mis favoritas

Portada de 403cc9a8aa6d3328e364d4e1372793
¿NOVELA INACABADA? MÁS BIEN UN ESBOZO DE NOVELA... en ALABARDAS
No engaña la publicidad: esta es la novela inacabada de Saramago antes de su muerte, o más bien un esbozo de novela, ya que apenas culminó 3 capítulos de la misma y la extensión de los mismos tampoco es muy grande. No obstante, la calidad literaria de esos tres capítulos y lo bien presentada que está la idea central hacen entrever que ésta hubiera sido una gran novela, o por lo menos una que a mí me habría gustado leer en su integridad (y es a esa novela proyectada, imaginada y total a la que doy un 8 de nota). Saben a poco, a muy poco, esos 3 capítulos, no obstante, pese a su brevedad, son Saramago 100%. El texto final y complementario de Saviano tiene fuerza y tal, y reivindicando interesantes testimonios humanos, pero rompe un poco tanto con la idea central saramagiana como con su estilo. Y eso.

1 comentarios, puntuación: 4.33 con 3 votos
Escrita 13 de Enero de 2015
Añadir a mis favoritas

Primera Anterior ... 1 2 3 4 ... Siguiente Última