CAFÉ PARA MUY CAFETEROS por salakov

Portada de 2666

.
Abrumadora. Excesiva. La prosa —¿la verborrea?— de Bolaño es tan apasionante como incontinente. A ratos genial. A ratos subyugante. A ratos aburrida.

“2666” son cinco libros en uno. Y reconozco que “la parte de los crímenes” se me hizo bola. La distancia elegida para narrarlos, lo esquemático de la estructura, lo desapasionado de la prosa, ¡uf!, dejaban pocas ganas de seguir leyendo. Trescientas cincuenta páginas que se me hicieron muy cuesta arriba. Es necesario un propósito lector para continuar.

No obstante, en conjunto, reconozco que me ha gustado. Quizá menos que “Los detectives salvajes”, que también tenía sus altibajos, pero me ha gustado.

Café para muy cafeteros.

Escrita hace 2 años · 4.5 puntos con 2 votos · @salakov le ha puesto un 8 ·

Comentarios

@Poverello hace 2 años

Mira que le tengo yo respeto (queda mejor que miedo) a Bolaño. Llevo con Los detectives salvajes en pendientes desde hace lustros. Sin exagerar mucho. Y el símil del café no me viene bien, que a mí me gusta con azúcar.