MUCHO MÁS QUE UN LIBRO DE TERROR por nikkus2008

Portada de LOS TRES IMPOSTORES

Hermoso libro lleno de una delicada, sutil poesía, además por supuesto, de su dosis de terror que jamás se despega de la trama. Son historias entrelazadas, a la manera de "Las nuevas mil y una noches" de Robert L. Stevenson, aunque en este caso el horror y lo sobrenatural están presentes de un modo mucho más evidente. Vale decir que "La novela del sello negro" como también "La novela del polvo blanco" (ambas están presentes en varias antologías de relatos de terror) son las más destacadas, pero no son las únicas muestras de talento de Arthur Machen. "La novela del valle oscuro" y "Aventura del hermano desaparecido" tienen también un lugar privilegiado dentro del libro. Como es usual en Machen, el más extremo horror se esconde detrás de apariencias ordinarias.
Todas las historias están narradas de forma magistral, provocando el interés del lector en todo momento; tienen, sobre todo, una gran poderío visual y están adornadas con una prosa sobria, elegante, deliciosa. Arthur Machen es un lujo y no se limita al mero cuento de terror sino que sus ideas y forma de escribir lo convierten en un autor sublime. "Un fragmento de vida", "Cuentos" de la editorial Siruela, y "El gran Dios Pan" son otras excelentes obras de este maravilloso escritor.

Escrita hace 10 años · 4 puntos con 2 votos · @nikkus2008 le ha puesto un 10 ·

Comentarios

@Faulkneriano hace 9 años

Es éste, sin duda, un libro bien extraño. Conocía varios de sus relatos, muy antologados (los que dices tú, Nikkus) pero me había perdido el curioso engarce que encuentran en esta pequeña obra maestra de los relatos ligados. Hacia 1895 debía ser un experimento muy audaz empezar por un prólogo incomprensible, donde se dan cita los impostores del título, que acaban de torturar y asesinar a un hombre (el joven de los lentes, protagonista de varias historias concatenadas) en una casa abandonada a la que se asoman fugazmente los dos protagonistas del libro, los dos amigos que se conocieron en un estanco y que son empujados y confundidos por dichos impostores, que les cuentan falsas historias en pos de la moneda romana de oro que da título a uno de los capítulos. Tal prólogo debe leerse, nada más terminar el libro, para entenderlo en toda su magnitud (y en todo su horror) No menos audaz es que el crimen quede impune y que las historias "de horror" sean absolutamente falsas. Machen, absolutamente suelto, con el poderío que da la juventud, se mueve con gran facilidad en un territorio movedizo entre el horror, la crueldad, cierto humor soterrado (la aventura de la doncella de hierro, entre otros) y un delicioso gusto por presentar el misterio y la fascinación que despiertan las calles de una gran ciudad como Londres en el fin de siglo y los encuentros casuales (o no tan casuales) en una taberna, en un parque, en una calle cubierta por la niebla... El lector, atrapado en una red de coincidencias tan portentosas que no pueden resultar naturales, se vuelve primero desconfiado, luego subyugado y finalmente aterrado por la maldad, sin perder nunca ese espíritu juguetón que anima la ficción de Machen.

Tengo en casa El gran dios Pan en la edición de Valdemar, colección de cuentos que me pareció irregular, con grandes aciertos y relatos desangelados y algo pasados de moda; pero no puede competir con la homogenidad, el tono y la intención de esta deliciosa obra que es Los tres impostores, más decadentista que lovecraftiana, cercana, en la forma, que no en el fondo, al mismísmo Wilde. Toda una delicia, Nikkus. Gracias por la recomendación.

@nikkus2008 hace 9 años

Has logrado "ponerme los dientes largos"; tengo en mi lista a "El gran Dios Pan" de Valdemar, pero en realidad, voy a cometer una torpeza. Quiero ese libro por creo, dos relatos (la divina Nastenka me regaló para "Reyes" un relato que me faltaba por mail); "La habitación acogedora" y "El gran retorno". Por esos dos relatos yo voy a gastar, cuando tenga la plata, la suma multiplicada por seis. Claro que si lo tuviera en una biblioteca no lo haría, pero no llegan esos libros por acá.

Una cosa que sorprende en Machen, es la crueldad de algunos de sus cuentos; son bien oscuros y macabros además. Es cierto que "Los tres impostores" se acerca al decadentismo: ciertas dulces y bellas descripciones (me quedó grabado en la memoria aquel hermoso sitio - al que se llega por un estrecho corredor sombreado y bordeado de macetas - ubicado en una plaza "interior" con una fuente escondida y el aire perfumado de reseda -un pedazo de Francia en el corazón de Londres - donde el ruido del tráfico llegaba vagamente), muy prolijas avalan tal afirmación. Me alegra que te haya gustado y gracias a vos por tu comentario-reseña excelente.
En cuanto a "Los tres impostores": creo que ya es la segunda vez que tu comentario es tan superior, por lo extenso y explicativo, a la reseña-en este caso la mía- por lo que espero jamás borren los comentarios, porque nos perderíamos muchas veces de (en las discusiones por ejemplo) análisis más profundos que los puestos en las reseñas.
Me legra mucho que te haya gustado; yo los disfruté mucho, y casi recuerdo "donde me encontraba" en cada cuento que leí.

@Poverello hace 9 años

Faulk, acabo de terminar el libro de cuentos de Machehn y no es que tu comentario sea spoiler, es que se carga la sorpresa final desde el principio. Menos mal que cuando te comencé a leer lo intuí y pasé página. Ruego a Dios que a nadie se le ocurra leer tus aportaciones antes de leer la obra.
Totalmente de acuerdo contigo, por cierto en que está mucho más cercana al romanticismo de finales del XIX. Me acordaba de Lovecraft mientras leía, diciéndome que lo escrito por Machen era anterior, y por tanto debía haber influido notoriamente en él y su horror viscoso. Como hago a veces, consulté posteriormente Internet y, ciertamente, parece que Lovecraft leyó a Machen.
Muchas gracias también nikkus, que me lo coloqué en las listas por tu reseña. Son las 12 de la noche; hora a la que suelo estar ya en etapa REM. Sigo en pie por el maldito Machen y su joven de las gafas, pues no podía dejar de leer.

Abrazos fraternos a ambos.

@Faulkneriano hace 9 años

Pues es verdad, Poverello... ¿Sabes qué pasa? Que, tal como digo más arriba, el prólogo es incomprensible y yo, acababa de leer la novela y que estaba todavía atando cabos, decidí recapitular por escrito lo que contaba ese tan críptico comienzo. Yo suelo ser bastante indiferente a los spoilers: ya sabía que madame Bovary se suicidaba y conozco punto por punto todo lo que le va a pasar al pobre David Copperfield, ahora que estoy leyendo sus aventuras. Pero en según qué cosas es imperdonable. Mea, mea culpa. Celebro que mi tonto comentario no haya enturbiado tu lectura.