INABARCABLE por arspr

Portada de TITUS GROAN

¡Vaya tochaco! Para todo. Para bien o para mal.

En mi caso ha sido para bien, (para fenomenal de hecho), pero puedo comprender perfectamente a todos aquellos que dicen (y dirán) que es para mal.

Titus Groan es un libro que se lee con la piel y las sensaciones. Es una monstruosa descripción y poco más (y poco menos). No hay casi historia, (y la que hay es extremadamente simple y parcial como la vida misma), pero cada palabra, cada rostro, cada piedra, cada sombra del castillo rezuma una intensidad brutal.

Así pues comprendo que más de uno, y más de dos, cierren el libro en la página veinte. Es más, si en la página veinte no os encontráis a gusto, os recomiendo que lo cerréis sin más porque el resto es más de lo mismo.

Pero si conseguís conectar con él libro, (o si el libro lo hace con vosotros, que nunca se sabe cómo va esta curiosa simbiosis en cada caso), es una auténtica delicia. Yo no soy precisamente el prototipo de lector "propenso" a estas lecturas principalmente descriptivas (por ejemplo me estoy acordando de Jonathan Strange y el señor Norrell...), pero Titus Groan tiene algo que para mi gusto ha rozado la genialidad divina.

Supongo que gran parte de su encanto es esa colección de personajes tan británicos, tan extremos y tan flemáticos, que más que leerlos, los visualizas, hueles y tocas directamente. O quizá es esa tensión que oprime a todos los que desean vivir y las circunstancias obligan (excelso gigante metafórico, Gormenghast, de tantas cosas y vidas reales), cada cual saliendo como puede del abismo. Quizá es ese Swelter montañoso y sudoroso, quizá es ese Flay largirucho y oxidado, quizá Steerpike ambicioso y enjuto pero "vivo", quizá el pobre Sepulchrave sepultado en sí mismo con sus libros como alas a esa razón que se le escapa, quizá la indómita Keda,...

Tan bueno, tan triste, tan melancólico. Ojalá nadie tuviéramos que vivir nunca en Gormenghast, pero si nos toca hacerlo, ojalá que quien lo describiera lo hiciera siempre con el estilo de Mervyn Peake.

(Así pues tras mi próxima vuelta al Brujo por excelencia, no puedo por menos que continuar mi vagabundeo por los interminables pasillos de Gormenghast).

PD. ¿Por qué se le califica a este libro de Fantástico? (Curiosidades de la vida...)

Escrita hace 5 años · 4.8 puntos con 6 votos · @arspr le ha puesto un 9 ·

Comentarios

@nikkus2008 hace 5 años

Cada vez le tengo más ganas a este libro. Respecto a lo de que está catalogado como "Fantástico" es creo y sin haberlo leído desde luego por el ambiente gótico que intuyo (leí las primera página y esas construcciones pegadas y como adheridas dan esa sensación... eso ya es literatura fantástica) tiene toda la novela... Faulkneriano lo leyó, que opine él por favor!

@Faulkneriano hace 5 años

Hombre, arspr, pues muy realista no es... Lo que pasa es que da un poco de grima mezclar este pedazo de novela (del que me siento incapaz de decir nada, más allá de recomendar muy calurosamente su lectura) con otras supuestamente del género fantástico que circulan por ahí. No doy nombres, por eso de no herir susceptibilidades.

¿Has leído la novela en inglés? Porque yo ando con Sepulcravo y Pirañavelo y demás nombrecitos y no sé si sería capaz de acostumbrarme a los nombres ingleses. Además, mi inglés me da para pedir una cerveza (sin especificar mucho)

@arspr hace 5 años

Hombre, ni Pedro Páramo tampoco es realista (es más, es MÁS "fantástico" que esta novela), ni El Tercer Policía, ni El Obsceno Pájaro de la Noche, ni millones más... Y a nadie en su sano juicio se le ocurre calificarlas de Fantásticas... Si cualquier novela "alegórica" se califica de fantástica, apañados vamos. Y sin entrar a analizar la calidad de la literatura fantástica, que como en todos los lados la hay desde obra maestra a truño oloroso pinchado en un palo.

Sí, en inglés. Siempre que puedo al inglés. Salvo que sea una locura, y esta novela no lo es, siempre es mejor quitarse al traductor del medio, por muy loable y acertado que sea su trabajo. Además así aprendo algo... quieras que no siempre vas aprendiendo más vocabulario sin darte cuenta. Eso sí, NUNCA JAMÁS hay que pretender entender cada palabra con el diccionario al lado. Si no, la lectura, (cualquier lectura), se vuelve insufrible.

@nikkus2008 hace 5 años

arspr, en este caso no coincido. Pedro Páramo es pura literatura "Fantástica", lo mismo "El tercer policía"... el tema es que me parece que no hay que confundir "Fantasía" con "Fantástica"... no es lo mismo. El género de Fantasía comprende mundos inventados, animales mitológicos, etc. La literatura fantástica, en cambio, introduce un hecho (o varios) que salgan de lo ordinario, dentro de un ámbito real y conocido. Entonces, Pedro Páramo, con los fantasmas de Comala deambulando por ahí y El tercer policía con su infierno y castigo circular, eterno, es considerado (y bien considerado) literatura fantástica. Por poner un ejemplo: "La noche boca arriba" de Cortázar, es literatura fantástica; "La serpiente de Uroboros" de Eddison, es Fantasía, lo mismo que los cuentos de Dunsany (insuperables). Ahí viene la confusión.

@arspr hace 5 años

Quizás tengas razón, pero me juego el cuello que el 99% de nosotros entendemos por "Fantástica" lo que tú defines por "Fantasía".

Quizá es un error por imprecisión, pero incluso aquí en SdL, tenemos etiqueta de "Fantástica" y no especialmente de "Fantasía". Y por extensión en casi todos los lados en que aplicamos "Fantástica", según tu definición tendríamos que aplicar "Fantasía".

(Y El Tercer Policía está de hecho como "Narrativa" y a Pedro Páramo como "Literatura contemporánea". Y en todo caso le llamaríamos "realismo mágico", pero pocos, muy pocos lo identificarían como "literatura fantástica" de manera natural).

Insisto, quizá es un tecnicismo mal aplicado, pero dudo mucho de que tu interpretación sea muy extendida, (aunque fuere la correcta en sentido estricto).

@nikkus2008 hace 5 años

Arspr, te escribo desde el trabajo (vaya trabajo! jaja) así que perdón por las faltas de ortografía o cualquier otro tipo de aberración que pudieras encontrar. Es cierto lo que decís, acerca del uso común de la denominación de la palabra "Fantástico/a" aplicada a la literatura. En el caso de Pedro Páramo es ambas cosas. Literatura contemporánea es pero también es una novela fantástica, sin dudas. El realismo mágico sería una parte de esa rama; una extensión o variante. Es literatura contemporánea por la época y es fantástica por lo referido anteriormente y es Realismo mágico por el "tipo" de inserciones fabulosas dentro de un marco razonablemente "real". El tercer policía, ese libro genial, es puramente fantástico. El viaje alucinado del protagonista a ese mundo bizarro, y ese infierno ingenioso, es algo que sale fuera de lo corriente, de lo normal; es un elemebto fantástico dentro de una narración que empieza de forma, si bien personal, más bien tradicional. Luego todo se desdobla, se ve como a través de un cristal lleno de agua... las formas y los acontecimientos, son realmente "fantásticos" hasta llegar a la resolución terrible del castigo...

El tema de las etiquetas es tan débil como el tema del puntaje. Sóllo es para dar alguna vaga idea del contenido del libro.

Saludos amigos.

@Guille hace 5 años

Hasta yo me lo estoy pensando.

@Tharl hace 5 años

La distinción que hace Nikkus de literatura fantástica y literatura de fantasía está genialmente explicada. Es la empleada en teoría literaria, aunque yo la conozco por otros términos. En teoría literaria está extendido el término “literatura fantástica” para aquella que en un marco de normalidad introduce fenómenos “fantásticos” que producen extrañeza y el término “literatura maravillosa” para cuando el lector se encuentra directamente inmerso en un mundo extraño. Es una distinción muy útil que permite matizar la categoría general de “fantasía” empleada por el mercado y por nosotros cotidianamente.
El realismo mágico es más complicado. En él, como es común en la literatura posmoderna, lo fantástico y lo real se confunden, así que no se ajusta a ninguno de estos dos géneros. Al contrario que la literatura fantástica, en el realismo mágico se trata de enfocar lo mágico como parte cotidiana del mundo. Lo extraño no desafía la realidad, sino que está integrado en ella. Lo que se cuestiona en este caso es la realidad misma. “Cien años de soledad” es paradigmático en este sentido.

La reseña de arspr es magnífica y el libro promete ser interesante. No me preocupa que sea poco apto para unos lectores acostumbrados a la acción y el ritmo de Juego de Tronos, pero me pregunto si tanta descripción es un “masaje verbal”, todo lo lírico que queráis, o si tiene verdadero rendimiento literario e incluso si lo tiene más allá de la alegoría. Viendo vuestras reacciones parece que sí. Habrá que leerlo.

@nikkus2008 hace 5 años

Tenés razón Tharl, ese detalle lo cambia todo. Me refiero al "Realismo mágico". Los hechos "fantásticos" precisamente son tomados como algo natural, NO hay sorpresa ante ellos... por esto mismo y como decís, la realidad y lo fantástico se entremezcla, se funde, se unifica. Y fijate vos que también la "Fantasía" podría ser algo así. En una novela de Tolkien no hay sorpresa ante un Elfo (sí la hay en realidad, pero no tanto ya que se sabe de su existencia) pero la diferencia con el "Realismo mágico" es que la ambientación, la época, las costumbres y hasta el lugar de los hechos suelen ser conocidos. No es lo mismo que la cosa ocurra en México que en La tierra media.

Y sí, hay que leer a Titus, pero primero tengo que terminar la parva de libros empezados!

Saludos.

@Poverello hace 5 años

Una duda. ¿Los programas electorales son literatura fantástica, fantasía o realismo mágico? Yo lo del realismo lo descartaría, pero no sé.

@arspr hace 5 años

Je, je, je...

A mí la verdad es que el género de los programas electorales en corte fantástico, me preocupa/sorprende poco. Al fin y al cabo, es lo que tiene la publicidad como género literario, que si no miente, es algo extremadamente parecido.

Lo que sí que me preocupa es que después el género que viene es novela negra, negra, negrísima en subcategoría de "a la saca"... Y eso me jode particularmente más.

@Tharl hace 5 años

Bueno, poverello, no seas duro con los programas electorales. Dentro de su género -la publicidad, como ha dicho arspr- incluso encontramos algunos con más inventiva que otros. Más que la contraportada y las bandas de moda que pone ahora la editorial, al optar por un libro u otro siempre me ha sido mejor guía las obras del autor en el pasado y la tradición en que se inserta. Y siempre, siempre, desconfío de los premios del Grupo Planeta o el amiguismo de Babelia.
Y hablando del género negro en España, ¿no estáis cansado de que Torrente (y sus marcas blancas tipo filmaffinity. ) siga siendo la historia del género con más éxito en nuestro país? Hay, por cierto, un personaje en las tramas valencianas que siempre me ha recordado a Torrente en mujer.

Fíjate si será cierto lo que dices, Nikkus, que uno de los fundadores del “realismo mágico”, Alejo Carpentier, lo llamaba con más conocimiento de causa que los periodistas “real maravilloso”. Si el género maravilloso se recrea en un mundo imposible a partir de ruptura escapista con el real, el género “real maravilloso” desarrolla mundos posibles donde la maravilla y la realidad se confunden.

@Poverello hace 5 años

Un momento, que yo no me he metido con los programas electorales, he preguntado a qué género pertenecían de los que hemos hablado; para estar informado. Hoy mismo -que acabo de llegar a casa como quien dice- tenía el buzón atestado de propaganda (que no mera publicidad) electoral, me he leído la del PP y ya, confirmado, es política ficción. Me ha faltado leer en uno de sus puntos de 'programa' que prometen pleno empleo.

Anda que la peli que has enlazado, je. Torrente, al lado, tiene su tilín. Y eso no es género negro, ¿no? , si acaso policíaco. Siendo generosos, claro.

Todo lo que diga Carpentier va a misa. Y lo mismo lo de los programas es re maravilloso, donde la maravilla (lo falso) y la realidad se confunden.

@arspr hace 5 años

Me encanta.. De una disquisición"técnica" sobre la terminología adecuada en ciertos géneros, hemos acabado en Torrente y en mamoneo político-corrupto, incluso en ese engendro de Gurruchaga.

Por cierto que a mí Torrente (la primera) me parece una más que buena película con una mala leche tremenda. No obstante, Tharl, no voy a cometer la imprudencia de preguntarte por esa valenciana... aunque apostaría dinero a una potencial y obvia candidata...