LUCKY LUKE MÁS ALLÁ DE MORRIS...¡ Y GOSCINNY! por Hamlet

Portada de LUCKY LUKE EN CANADÁ

Este es el primer "Lucky Luke" que he leído sin Morris a los lapices y he de decir algo que quizás, a voz de pronto, indigne a algunos incondicionales del creador de Lucky Luke. Pues bien, allá voy. Lejos de encontrar a faltar a Morris he echado en falta sobretodo a ¡Goscinny!. Me explico. Yo también soy un admirador confeso del arte de Morris, de su brillantez como caricaturista, del salero y gracia que rebosan todos sus personajes, y en definitiva de las formidables páginas con las que nos ha ido deleitando a lo largo de tantos años, pero también he de reconocer que el prodigioso ejercicio de mimetismo exhibido por Achdé en este album ha hecho que no lo echara en falta. Y ojo con esto, que en ningún momento quiero menospreciar el talento inigualable del creador de Lucky Luke y su categoría como maestro del cómic. Faltaría más. Por algo es el referente original. Lo que ocurre es que Achdé ha conseguido empaparse del estilo de Morris hasta el punto que ha logrado reproducirlo a cotas impensables, para fortuna de los seguidores del cowboy Luke.

Cada una de las páginas de esta nueva entrega de Lucky Luke es un respetuoso y magistral homenaje al estilo de su creador y a sus creaciones. Se nota tanto el esfuerzo invertido en ello, que Achdé incluso lleva, ese estilo Morris, a unas cotas de virtuosismo y detallismo realmente insuperables. Todo, desde la expresividad y movimiento de los personajes, hasta la composición de los encuadres, pasando por la minuciosidad de los fondos, es digno de ser destacado. Además, por si fuera poco, el color, que corre a cargo de Anne-Marie Ducasse, es una maravilla, lo que definitivamente hace que este album sea francamente intachable desde el punto de vista gráfico.

No obstante, y aquí retomo lo anteriormente dicho, si que he notado a faltar la brillantez y chispa de los diálogos de Goscinny. No es que el guión de Gerra sea malo, que no lo es en absoluto, pero es que, mientras que Achdé ha conseguido casi que no nos demos cuenta que no estamos ante una obra de Morris, Gerra no ha podido evitar que, al menos yo, piense muchísimo en Goscinny y lo eche inevitablemente a faltar.

He de decir que la historia de este Lucky Luke, que viaja al Canadá para curar a Jolly de su "mal de amores", no alcanza en la mayoría de momentos las cotas de humor y genialidad en el guión a la que nos tenía acostumbrado Goscinny, pero eso no quita que la historia se siga con suficiente interés y que haya gags y escenas muy divertidas, en algunas de las cuales además se parodia a ciertos personajes franceses famosos. Por ello hay que reconocer que el nuevo guionista apunta maneras y que, dado que Roma no se construyó en un día, seguramente, su labor mejore y gane frescura, album tras album, a medida que vaya cogiéndole "su" punto a unos personajes que ya pertenecen al imaginario colectivo de varias generaciones de lectores de cómics. Al menos yo, pienso seguir leyendo más aventuras del vaquero Luke a cargo de Achdé y Gerra.

Podéis leer esta reseña con imágenes en la siguiente dirección:

http://dentrodellaberinto-jareth.blogspot.com.es/2012/04/lucky-luke-en-canada.html

Escrita hace 9 años · 5 puntos con 2 votos · @Hamlet le ha puesto un 6 ·

Comentarios

@Faulkneriano hace 9 años

Mejor visitar tu blog, para apreciar la justeza de tus observaciones sobre el dibujo del NeoMorris. ¡Es increíble la labor de mimetización del tal Achdé!

De cualquier manera, siempre habrá quien le ponga peros... De todos modos, le has puesto un 6, señal de que todo es mejorable. ¿Qué le ponías a los primeros comics del tandem, a ver?

@Poverello hace 9 años

Vaya, Hamlet, cuando creaste la ficha y leí los autores tuve que buscar la imagen de portada porque pensaba que había un error. Es un calco de las dibujos de Morris.
Recuerdo mis andanzas con Lucky y Rantanplán y lo que me reía con este último, pero no me decido a votar porque no sé ni cuáles episodios leí... Seguramente retomaré algunos de vez en cuando por la agilidad de su lectura, pues varias veces he estado tentado de sacarlos de la Biblioteca. Creo que está toda la colección clásica de Bruguera.
Es una alegría y un lujo poder compartir también experiencias de historietas.

@Hamlet hace 9 años

Sí, Poverello, la verdad es que Lucky Luke es todo un clásico que siempre viene de gusto releer. Como dices es una lectura ágil, fresca y divertida, de esas que van bien entre lecturas más trascendentes. Además los guiones de Goscinny siempre son maravillosos, al igual que en Asterix. En sus guiones realiza una combinación magistral que juega con el humor, la crítica, la parodía, el recurso al cliché, obteniendo un resultado que ya quisieran muchos "guionistas" de Hollywood. Yo tengo alrededor de treinta de sus albums y los que aún me quedan descatalogados por conseguir. Pasiones de coleccionista, jeje.
Sobre este último, de Achdé y Gerra, la verdad es que el primero hace un trabajo brutal. Es más detallista de Morris, y aún reconociendo su enorme deuda con el maestro diría que continua la evolución de su estilo allá donde él lo dejo. Me recuerda la anécdota de Chaplin en la que se presentó a un concurso de imitadores de Charlot ( sin que nadie supiera que era él) y no ganó!! hubo uno que lo superó en la votación del jurado!! jeje
Si quieres ver más imágenes para comparar con las de Morris en la entrada a mi blog podrás ver alguna de las páginas de este album.
Un saludo, amigo!!

@Hamlet hace 9 años

Faulkneriano, perdona pero no había visto tu comentario!!!!
La labor de mimetización de Achdé es francamente buena. Eso sí que es dar continuidad gráfica a un personaje, aunque seguro que habrá otros que preferirían otra "interpretación" de Lucky Luke.
La nota que le puse sería un 6'5 pero como no es posible, pues me decanté por el 6.
Respondiendo a tu pregunta sobre los primeros albums la verdad es que oscilo en la valoración según el album, entre 5 y 7, aunque posteriormente muchos de ellos para mí merezcan una nota mayor. Lo que si que es cierto es que a nivel gráfico me gusta más este de Achdé que el de los inicios de Morris, antes de definir del todo al personaje y su estilo. Pero claro, en eso Achdé juega con ventaja. Al maestro lo que es del maestro.
Y eso sin contar que Morris contaba con la ayuda del incomparable Goscinny, que tan buenos momentos nos ha dado con las historias del cowboy , pero también de los galos y algunas publicaciones más.
Me encanta comprobar que estos clásicos del cómic llaman al comentario. Un saludo, Faulkneriano!! Y gracias por visitar el blog, amigo!!

@Poverello hace 9 años

Dicen que Chaplin quedó ¡TERCERO! Ja ja ja. Lo flipas. No se esforzaría, digo yo.

De Astérix apenas he leído nada... Cuestión de oportunidad. Mi padre tenía una librería y no le daba por traer nada que no fuera español o de la Marvel, así que de Mortadelo y compañía me sé hasta los carnés de identidad (Zipi y Zape me aburrieron muchísmo), de superhéroes cada uno de sus poderes sobrenaturales... pero de Goscinny sólo lo que me dejaban o caía casualmente en mis brazos, pero habitualmente fue de más mayor.
Nunca es tarde.

@Hamlet hace 9 años

Pues ya tardas en leerte algo de Asterix jeje!!! No veas como te envidio por leerlos por primera vez!!! Te lo pasarás pipa cuando los leas ya verás. Un soplo de diversión, frescura y talento incomparable ofrecen los albums de los galos. Tengo debilidad por ellos y será porque la Roma clásica ( tanto republicana como imperial) siempre me apasionaron. Para mí en el top de tops de la historia del cómic, por encima de Lucky Luke si tuviera que elegir, aunque afortunadamente no tenemos que elegir y se pueden leer ambos jeje.

@nikkus2008 hace 9 años

Saludos mis buenos amigos!!, hace rato que no me paso por acá, salvo para contestar un par de mensajes de gente de primera, gente de buena entraña, y con la grata sorpresa de comentar no sobre Flaubert o Stevenson, Borges, ni Hesse, ni Faulkner, sino sobre "Lucky Luke", uno de mis grandes amores de adolescente, junto a Asterix. Recuerdo con ternura -como casi todos los recuerdos, siempre pincelados de un almíbar rosado e ideal- con cierta melancolía, las tardes que pasaba boca abajo, leyendo las Asterix, las Lucky Luke, las Patoruzú, con una emoción inefable, y sobre todo una convicción que seguramente no volverá - Fe poética, para darle un nombre más soberbio y más culto y pretencioso- pero aun así, el recuerdo se impone, que es lo que importa, y el recuerdo es inmejorable. "Western Circus", todas las de los Dalton, "El emperador Smith", "Billy the kid", "La escolta" y tantas más, que en este momento no recuerdo, me acompañaron incontables noches, haciéndome soñar con las polvorosas avenidas y las casas de madera con sus carteles "Salón", y los caballos y todo el ambiente del "lejano oeste", tan mágico y sugerente que hasta hoy me dura el impacto de estos comics. Ustedes saben mil veces más que yo de estos temas; pero Asterix y Luke, que son de lo poco que conozco, serán insuperables porque ¿quién puede contra el espejo de aumento que proporciona el paso de los años?

@Hamlet hace 9 años

Tienes toda la razón, Nikkus. No alcanzo a imaginar lo que hubieran sido de tantas y tantas infancias, en esas noches y tardes que comentas, sin la compañia de Luke, Rantanplan, Asterix, Obelix, Tintin, Spiderman y otros referentes del cómic. Al menos no las mías. Son de esas cosas con las que uno siempre recuerda la infancia con un nudo en la garganta, cuando nuestro sentido de la maravilla y la fascinación, si cabe, era aún más agudo.

@Poverello hace 9 años

Tras leer tu reseña, Hamlet, le eché un vistazo a las fichas subidas de Lucky Luke y recordé como ahora mismo el episodio de Indulto para los Dalton. Lo que me reí. Sin duda lo retomaré más pronto que tarde.
Y nikkus, con el poco tiempo que tienes ahora (gracias a Dios), los cómics son la mejor compañía. me alegro de verte comentar de nuevo.

Ciao, hermanos.