En sopadelibros.com utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu navegación.
Si continúas navegado por la web, consideramos que aceptas su uso.
Para cambiar la configuración del navegador y/o obtener más información del uso de cookies en sopadelibros haz click aquí.
loading Enviando datos...

PRIMER AMOR

Autor: SAMUEL BECKETT
ISBN: 8472230295
Género: Ficción literaria
Editorial:TUSQUETS EDITORES
Edición: 1984
Número de páginas: 47


Ficha creada por Nastenka

EL INERTE ENAMORADO
4.71 con 7 votos

"El olor de los cadáveres, claramente perceptible bajo los del pasto y del humus mezclados, no me resulta desagradable, es demasiado dulce tal vez, un poco impetuoso, pero infinitamente mejor que el que emiten los vivos, sus pies, sus dientes, sus sobacos, sus frentes pegajosas y sus óvulos frustrados. Y cuando los restos de mi padre son parte, aunque humilde, de estos dulces olores, casi podría derramar lágrimas. Los vivos se lavan en vano, en vano se perfuman, apestan. No cabe duda, si de elegir un lugar se trata, digo, si he de salir de todos modos, denme mis panteones y ustedes quédense —sí— con sus parques públicos y bellos panoramas."

Un monólogo...
El monólogo de un ser sin nombre, deshauciado(en todos los aspectos), huesped asiduo y gustoso de los panteones.. Al que muchos llamarían, sin duda "deshecho humano"..
Este ser sin nombre, sabe lo que significa la palabra amor, porque "recuerda haber leído, en novelas de diferentes idiomas en prosa y en verso donde se hablaba del tema".
Y así deduce(desconcertado) que se ha enamorado, de una mujer que sí tiene nombre, aunque éste poco importe.. Su desconcierto, pues..no proviene de la ignorancia, sino del absurdo que a veces supone el saber...sin conocer, sin haber vivido..
Y es que a veces es necesario des-aprender para aproximarse a la sabiduria del conocimiento, que no se trata de poner en práctica lo aprendido, no...sino que la práctica de lo desconocido...te enseñe..
Este ser errante, en su olvido y desconocimiento, a veces nos arrastra, con su socarronería, al humor, pero aquí..en ese humor reside la(su) tragedia. Y ahí reside también la aparente crueldad de una inocencia que no es sino el único espacio posible para la lucidez.
Una lucidez que asusta, que abruma, y que posiblemete sea la causa que le lleve a mostrarse tal cual es, sin tapujos. Total, no es más que un \"desecho humano\".. que ya tiene su epitafio pensado;
"Aquí yace el interfecto que allá arriba falleció .
Tan puntualmente que hasta hoy sobrevivió."

Y al leer la última palabra de este monólogo, pese a sus dudas, no me cabe duda, de que, a su manera, "el sin nombre", pese al final de esta historia de amor "antirromántico", se enamoró..

Me falta decir que durante su corta lectura, pasaron por mi cabeza Bartleby(el escribiente) y hasta Mersault(de El Extranjero).
Y que en algún sitio leí, alguna vez, que el rostro de Beckett, con su piel surcada de líneas y esos ojos marcianos, es un rostro al que dedicar todo un libro. A mi también me impresiona ese rostro, parece estar siempre esperando(¿a su Godot?). Yo leería ese libro...dedicado a su rostro..

Lo reconozco, a pesar de no haber leído demasiado de Becket, cada vez que me acerco a algo suyo, más y más me sorprende, más y más me agrada..

Un relato...¿extraño? ¿absurdo?
Tragicómico..

Escrito por Nastenka hace mas de un año, Su votacion: 9

nikkus2008 hace mas de un año

Me dan ganas de acercarme a Beckett, cada vez más. Comentarios como este ayudan y mucho. Muy buena reseña, Nastenka, se agradece. No se si intentar con "Esperando a Godot" o con "Molloy" (creo que es el primero de tres). En fin, lo primero que consiga o a quemarme los ojos leyendo por la computadora los libros en PDF...

Faulkneriano hace mas de un año

Suscribo lo que dices, Nastenka. No es fácil reseñar a Beckett. Incomoda, angustia, da pocas seguridades. Y si, es cierto: su cara es toda una declaración de intenciones. Cuando lo leía volvía una y otra vez a mirar su foto de la contraportada. No lo conozco bien, ya te lo he comentado, y te agradecí que subieras muchas de sus obras, poco conocidas. Solo he leído algo de su teatro, con Esperando a Godot a la cabeza, y su trilogía, progresivamente despojada de argumento: la vida languideciente pero aún reconociblemente humana de Molloy, la agonía de Malone muere y esa existencia ya vegetal que se cuenta en El innombrable, en una imparable progesión hacia la nada. Beckett no es para todos los paladares. A su lado, Paul Auster, su confesado discípulo que llegó a conocerlo personalmente en su estancia en Europa, parece un monologuista cómico (dicho de pasada, Auster era mucho mejor cuando "se parecía" a Beckett: la trilogía de Nueva York y, sobre todo, La música del azar, donde parece que el mismo Godot va a aparecer de un momento a otro)

Poverello hace mas de un año

Yo tengo a Godot en esa lista interminable que ya supera con creces mi esperanza de vida . La de cosas que quería leer antes que a él... ¿Podré esperar a Godot?
Mañana, que voy a la biblio, despejaré las dudas.

Poverello hace mas de un año

Sin duda, Nastenka, el párrafo que escogiste para abrir tu reseña es cuanto más impactante tras leer el relato de Beckett de este ser "omnidolorido", según su propia autodefinición: "los que huelen mal son los vivos".

Aún aprecio más tu reseña tras leer Primer amor... Yo recordé su antítesis, las maravillosas Noches Blancas de Dostoievski, pues, desde una cercana lejanía, ambos personajes monologuistas en su última línea se rinden a lo inevitable: no hay luchas posibles "contra" el amor.
Y claro que se ha enamorado, desde la concepción que desee dársele, si él mismo lo evidencia: "¿Habría estampado su nombre en la mierda de vaca de haberse tratado de un amor puro y desinteresado? Y lo hice con el dedo". Para troncharse de decadencia que explota con la consiguiente verdad evidente: "el amor hace surgir lo peor del hombre y sin errores". Supongamos que también lo mejor, ¿cuántas veces nos hemos sumergido en la mierda por culpa, o gracias, a ese arrojo absurdo del amor? A levantar el dedo.

Gracias, Nastenka, por recordarme el relato tras mi paseo campestre con Godot. Como tú, sin haber leído casi a Beckett, cuanto más leo más me gusta, y espero que reseñas como la tuya animen a l@s amig@s de SdL a lanzarle la soga.

El protagonista sin nombre de Primer amor suelta una gracia delante de su "compañera" indecente: "Ah, eso, bueno es que casi nunca me desvisto. Era cierto, nunca fui de los que se desvisten indiscriminadamente". Recuerdo a Vladimir y a Estragon a la vez que al triste protagonista del relato. ¡Cómo si desnudarse fuera el hecho de quitarse la ropa! Todos se quedan en pelotas indiscriminadamente, porque una vez desnudada el alma en su más ingrata indefensión el resto son sólo minucias.

salakov hace mas de un año

¡Qué gran relato corto! No lo conocía y, la verdad, dí a parar con él a través de esta reseña (y su buena nota general). El tono delirante y extremo lo domina todo, incluso su prosa, dejando un personaje realmente inolvidable.
En cualquier caso, si tuviera que elegir un párrafo de esta obra para atesorar, yo elegiría este, descojonante y lúcido a partes iguales...


=================================
«El amor hace surgir lo peor del hombre y sin errores. Pero ¿qué clase de amor era éste exactamente? ¿Amor pasional? La verdad no creo. Ese es el amor priápico, ¿no es así? ¿O es que se trata de una variedad distinta? Hay miles de tipos, ¿no es cierto? Todos igualmente deliciosos o más, ¿no? El amor platónico, por ejemplo, he ahí un tipo que se me acaba de ocurrir. Es desinteresado. ¿Acaso la amaba platónicamente? La verdad no creo. ¿Habría estampado su nombre en la mierda de vaca de haberse tratado de un amor puro y desinteresado? Y lo hice con el dedo, ¿he?, y por si fuera poco, después me lo chupé con gusto. ¡Vamos, vamos! Mis pensamientos estaban llenos de Lulú y si eso no les da una idea de lo que sentía, entonces nada lo hará.»


—Primer Amor, Samuel Beckett—

salakov hace mas de un año

(y por cierto, quien lo quiera leer puede hacerlo en este link: http://www.materialdelectura.unam.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=59&Itemid=30&limit=1&limitstart=2)

Faulkneriano hace un mes

Vaya delicatessen para las tardes de lluvia... Un verdadero gozo literario.

Debes estar logueado para escribir un comentario