UNO DE LOS MEJORES LIBROS DE LA HISTORIA; ASÍ DE SIMPLE. por nikkus2008

Portada de ASÍ HABLÓ ZARATUSTRA

Hace unos quince años, un amigo me prestó un libro de nombre extraño. No se trataba de un libro de versos, ni de relatos, ni de una novela. Las primeras palabras me llamaron la atención, pero más allá de esta incipiente curiosidad, nada pude, en aquel momento y bajo la atenta mirada, expectante de mi amigo, decir al respecto. Me llevé el libro a mi casa, y lo leí hasta donde pude; luego de un par de semanas, me lo pidió o se lo devolví, ya no recuerdo. La cosa es que no había llegado ni a la mitad. Dentro de esa mitad leída, un poco a las apuradas, sólo pude comprender o descifrar algunos párrafos, que me habían impresionado de una manera inusitada. Pero todo llega y todo tiene su tiempo y su hora justa. Tres años después, trabajando en un puesto de flores plantado en plena vereda, sobre la avenida Cabildo (una de las avenidas más ruidosas y transitadas de la Capital de Buenos Aires) compré, con la mísera suma que cobraba por día, un ejemplar usado de la editorial Rueda de "Así habló Zaratustra" de Friedrich Nietzsche.
Por cuestiones personales, o tal vez debiera decir, en un momento de debilidad emocional, este libro "cayó" en mis manos en el momento en que más precisaba de sus palabras mágicas y tremendamente corrosivas, que actuaron como un tónico furioso y cuyas palabras y cuya música aun resuenan en mi alma y en mi corazón. Desde el principio, hasta el final, espléndido y sabio, este libro me ha deparado los momentos más emotivos de mi vida. ¿Y como, se preguntarán, podría ocurrir esto con un escritor como Nietzsche, cuyos mensajes ardientes queman el cerebro y el veneno que destilan por momentos sus ideas podrían contaminar la mente más sana?; pues porque es lo que necesitaba en ese momento y nada más. Sí, algo más en verdad, y fundamental además: pude apreciar también la dulzura de su poesía, la prosa exquisita, intensa, profunda, que se pega como miel en nuestra memoria. Aparte de ser este libro el mejor exponente de un genial analista de la psiquis humana, con todo sus laberintos infernales, sus patéticas y abyectas miserias, y sus estúpidas contradicciones, es un libro poético; ¿y donde más se puede conseguir algo semejante? ¿que obra contiene todo el orbe inmensurable del pensamiento vivo y puro? ¿en que otra obra, me pregunto, la filosofía, la psicología y la poesía pueden convivir tan armoniosamente como en el Zaratustra de Nietzsche?; yo respondo: en ninguna.
Las palabras de Zaratustra son como una patada en el estómago, como un brutal golpe en la mandíbula, son un despertar, un tónico, un veneno, un éxtasis, son como un grupo de rosas perfumadas sobre un cuenco de agua cristalina, frescas y tiernas como una manzana jugosa, duras como el hueso de una fruta; hiere y cura a la vez, aterra y emociona a un tiempo.
¡¡Que hable en mi lugar el mismo Zaratustra y levante el ánimo de los caídos, de los tristes, de los vencidos!!:

"¿Tenéis valor hermanos? ¿Sois intrépidos? ¿No el valor de vivir ante testigos, sino un valor de lobo solitario y águila al que ni aún un dios mira ya? Yo no llamo intrépidos a las almas frías, las mulas, los ciegos ni a los ebrios. Sólo puede ser intrépido quien conoce el miedo, pero lo supera; quien ve el abismo, pero con orgullo. Quien ve el abismo, pero con ojos de águila; quien con garras de águila agarra el abismo – ése tiene valor".

"¡Si aspiráis a las alturas, usad vuestras propias piernas!¡No os dejéis llevar arriba; no os encaraméis en hombros y cabezas ajenos!
¿Has montado a caballo? ¿Subes a caballo briosamente a tu meta? ¡Muy bien amigo mío! ¡Pero ha montado también tu pie cojo!
Cuando hayas llegado a tu meta y desmontes, justamente en tu altura, hombre superior, - ¡darás traspiés!"

"Haced como el viento cuando se precipita desde sus cavernas de la montaña: quiere bailar al son de su propio silbar, los mares tiemblan y dan saltos bajo sus pasos.
El que proporciona alas a los asnos, el que ordeña a las leonas, ¡bendito sea ese buen espíritu indómito, que viene cual viento tempestuoso para todo hoy y toda plebe, -
- que es enemigo de las cabezas espinosas y cavilosas, y de todas las mustias hojas y yerbajos: alabado sea ese salvaje, bueno, libre espíritu de tempestad, que baila sobre las ciénagas y las tribulaciones como si fueran prados!
El que odia los tísicos perros plebeyos y toda cría sombría y malograda: ¡bendito sea
ese espíritu de todos los espíritus libres, la tormenta que ríe, que sopla polvo a los ojos de todos los pesimistas, purulentos!
Vosotros hombres superiores, esto es lo peor de vosotros: ninguno habéis aprendido a bailar como hay que bailar - ¡a bailar por encima de vosotros mismos! ¡Qué importa que os hayáis malogrado!
¡Cuántas cosas son posibles aún! ¡Aprended, pues, a reíros de vosotros sin preocuparos de vosotros! Levantad vuestros corazones, vosotros buenos bailarines, ¡arriba!, ¡más arriba! ¡Y no me olvidéis tampoco el buen reír!
Esta corona del que ríe, esta corona de rosas: ¡a vosotros, hermanos míos, os arrojo esta corona! Yo he santificado el reír; vosotros hombres superiores, aprend - ¡a reír!"

En aquellas tórridas noches de verano, con el corazón retorcido por un amor equivocado, entre el perfume mareante de nardos, jazmines, azucenas y liliums de hojas encendidas como flamas anaranjadas, Nietzsche puso, en esos días de desesperación, un bálsamo en mi alma, creó un oasis donde proyectar mi alegría y olvidar el dolor; a él, a él y a Moliere, pero más que nada a él entonces le debo los momentos de luz y tranquilidad. Lloré en plena avenida, repleta de gente, con SU CORONA DE ROSAS Y SU BENDICIÓN DE LA RISA; lloré y no me importó; y luego reí...

Escrita hace 10 años · 4.4 puntos con 8 votos · @nikkus2008 le ha puesto un 10 ·

Comentarios

@_567_ hace 10 años

Sí en el hipotético caso de que me apuntaran con una pistola en el pecho y me conminaran a anotar los diez mejores libros que he leído en mi vida este estaría entre ellos, además sin ninguna duda.
Recuerdo que hace muchos años le presté mi ejemplar a una chica con la que iniciaba una relación, quizás para que el propio Zaratustra bendijera la aventura vital, el affaire de juventud terminó como suelen acabar las cosas precipitadas (el abismo que tu mencionas...), y aquel ejemplar manoseado y subrayado por mí en multitud de pasajes que me atravesaron el alma jamás volvió a mis manos o a reposar en la sección de inmortales de mi biblioteca particular. Se lo quedó en propiedad, algo que me confirmó en su momento que aquella persona no era la mujer de mi vida, tampoco se lo reclamé. Me gustaría pensar que aquel libro aún sigue dando tumbos por alguna estantería anónima, yo desde luego no lo olvidaré nunca: la obra maestra leída quiero decir, porque las personas pasan, pasamos, pero queda la eternidad de lo vivido, de lo sentido.

Ah, esas coronas de rosas CON ESPINAS!!! Muy buena reseña.

Ah, aquella corona de rosas... con espinas

@FAUSTO hace 10 años

Excelente exposición de sentimientos, nikkus. Es una de las lecturas que marcan sin lugar a dudas. También percibí, o algo muy parecido, las sensaciones que detallas de esta filosofía poética: la “quemazón” del cerebro o el veneno de sus ideas.

En mi caso, me enseño a tener espíritu crítico, a no dar nada por sentado, la fuerza de la voluntad y a luchar por las convicciones propias. Además, como a ti, la lectura ocurrió en un momento importante. Y tuve la fortuna de leer otros 3 libros más, en un espacio de tiempo corto y seguido (no recuerdo el orden y los intervalos), que me influyeron literariamente y personalmente. Para mí son, y hablando metafóricamente, los 4 pilares. Aparte de este libro, serían: “Fausto” de Goethe, “Las flores del mal” de Baudelaire y “La divina comedia” de Dante (incluido el decepcionante “El paraíso”).

Volviendo a Nietzsche, fue el que me hizo interesarme por la filosofía con sus diferentes corrientes y autores. Y eso que es la única obra que he leído de él, algo paradójico o por lo menos chocante.
Es curioso como se le ha tergiversado sacando sus axiomas fuera de contexto, e incluso se le ha utilizado para “apoyar” ideologías a todas luces contrarias a su filosofía, como hizo el nazismo. Cortaron y manipularon su pensamiento para que se ajustara a las ideas del nacionalsocialismo, soslayando pasajes donde rechaza el concepto de el Estado, niega que la “verdad” esté al lado de los dogmaticos, desacredita las doctrinas que se imponen a fuerza de sangre o su convencimiento del individualismo. Ver para creer.

Krust, si hubiera tenido tu experiencia con el libro, no me lo hubiera tomado tan bien. Está lleno de subrayados y anotaciones en los márgenes, y para mí es como si me quitaran algo intimo y valioso.

@nikkus2008 hace 10 años

Hola Krust, coincido con Fausto en cuanto a que no me habría tomado tan bien lo del libro, jaja, yo también lo tengo "estropeado"; no, en realidad, literalmente estropeado. Le faltan la tapa y contratapa; es el libro más marcado y subrayado de todos los que tengo. El hilo se está desprendiendo y todo pareciera que se está por soltar; pero resiste...
Hola Fausto, el libro enseña muchas cosas, pero la más importante es que NO DEBE SEGUIRSE ninguna enseñanza, precisamente, ¿recordás?. A mi también, contradiciendo lo anteriror, me ha enseñado cosas.
Respecto al tema del nazismo, es complicado. Nietzsche empieza su peor libro (para mi) diciendo que "Los débiles y malogrados deben perecer; tal es el axioma capital de nuestro amor al hombre. Y hasta se les debe ayudar a perecer". Zaratustra contiene algo de esto, sólo que suavizado y endulzado por poesía. Pero así, encrduo, como aquí, para nada. Además, en Zaratustra se advierte mucho amor, entre tanto odio. En cambio, en este libro, que en teoría fue el que más motivó a Hitler, solo encontramos odio, demasiada violencia verbal. Zaratustra contiene la filosofía dura e implacable de Nietzsche, pero tiene también, como en "Aurora", o en "La gaya ciencia" o en "Humano, demasiado humano" muchas bellísmas e inolvidables líneas. Creo que todos los libros de "autoayuda" modernos, se desprenden de esta maravilla. Claro que sin la pulpa, el jugo de esta obra.

@Faulkneriano hace 10 años

Hablando de la violencia verbal, tan común en nuestros días, nuestro Federico no se quedaba atrás... Tengo un recuerdo muy lejano de Nietzsche: sé que nunca me gustó del todo, quizá porque era eso, demasiado violento, mucho más destructivo que constructivo. O, como él mismo formulaba, porque entre lo apolíneo y lo dionisíaco, me quedo con lo primero. He recordado todo esto porque mi hijo adolescente lo ha leído hace poco y le ha entusiasmado (¿será a estas alturas una "lectura de juventud", un rito de pasaje?) aunque, al final, se mostró un poco desconcertado y me preguntó: de sobra sé lo que no le gusta pero ¿qué propone a cambio? No es mala reflexión, la verdad.

@Hamlet hace 10 años

Has dado en el clavo, Faulkneriano. Muy interesante lo que comentas. En la facultad tuve la suerte de tener de profesor a Andrés Sánchez Pascual, Doctor en filosofía y Premio Nacional de Traducción, que es posiblemente una de las personas en España que sepa más de Nietzsche. De hecho, sus traducciones al castellano de las obras de Nietzsche (que se encuentran en Alianza Editorial) se consideran las mejores para leer al filósofo alemán. Él siempre decía que Nietzsche era más potente destruyendo que construyendo, vamos, lo mismo que tu comentas. Es más, en su tarea de acabar con la metafísica se acaba convirtiendo él en el último de los grandes metafísicos, algo parecido a lo que le ocurre a su maravilloso Zaratustra.
También me parece muy agudo tu comentario sobre Nietzsche como "lectura de juventud" o rito de pasaje. El mismo Pascual advertía que Nietzsche era un seductor de lenguaje, que encontraba sobretodo una gran acogida entre el impresionable público joven y universitario. Muestra de ello es que, en la facultad, Nietzsche es el filósofo que más agrada a los alumnos por una mayoría aplastante mientras que no goza del mismo favor o aprecio por parte de los doctores en filosofía, que aún así reconocen su importancia y que en algún momento de su vida fueron admiradores de Nietzsche. Es decir, que Nietzsche parece jugar un papel de punto de inflexión necesario, ya no sólo en la maduración de la historia de la filosofía, si no de la maduración personal. Eso sí, posteriormente hay que aplicar ese espíritu fronterizo, transgresor, de violación de lo establecido, más allá del mismo Nietzsche. Si él hablaba y se situaba "Más allá del bien y del mal", también conviene hablar y llegar más allá de Nietzsche.

@nikkus2008 hace 10 años

Faulkneriano y Hamlet, es cierto que Nietzsche destruye, que es un destructor nato y furioso, pero sobre esos despojos es imposible construir algo sin que resulte mal dicha edificación: lo que propone en principio es "limpiar" ese terreno, desterrar viejas ideas, viejas creencias, aborrecer la moral común, el espíritu gregario, a cambio de una moral personal; cierto es que esto puede ser peligroso. El imbécil de Hitler sólo vió el mal en la filosofía de Nietzsche, porque él mismo estaba podrido. De haber leído e intentado comprender todo su gigantesco arsenal de ideas, muchas veces contradictorias, hubiera sido distinta la cosa. Por culpa de ciertos estúpidos prejuicios y modas, una vez retrocedieron epantados al ver un libro de Nietzsche en mis manos, y LO PRIMERO QUE ME DIJERON ES QUE "EL" HABIA SIDO EL INSTIGADOR DEL NAZISMO. Semejante estupidez me asombró, o tal vez no. Una vez una conocida progre (tenía más dinero y era más burguesa que los propios burgueses) fustigó al gran Edgar Allan Poe por SER YANQUI (cuando jamás lo había leído).
Volviendo a Nietzsche, creo yo que sí propone cosas, no todo es destrucción. Además, según su idea, es necesaria ese rompimiento, esa demolición de conceptos morales, de ideas y sentimientos antinguos, para poder lograr "mejorar al hombre". ¿Y que es mejorar al hombre? ¿Quién es el hombre mejor? ¿Un Ario?, no hay que simplificar toda una vasta obra en dos o tres conceptos extremos; YO ME QUEDO CON LO MEJOR DE ÉL; LO DEMÁS LO PASO POR UNA CRIBA, LO DESCARTO y punto. No me gusta cuando dice que los débiles deben perecer; es por esto que me gusta tanto Hesse; él ha sabido tomar de Nietzsche lo más puro, la escencia, lo sano; ha tomado de Goethe o Novalis, otras cosas, de su madre el fervor religioso, que Nietzsche deploraba (por el servilismo y el temor a que son sometidos sus fanáticos, y como dice en algún lado "TODA CONVICCION ES UNA CARCEL"). Ha sido además, y aunque los profesores de filosofía renieguen
(ESTO ME MOLESTA; QUIENES SON EN DEFINITIVA LOS PROFESORES, SINO OPINADORES: ELLOS TAMBIEN OFICIAN DE DESTRUCTORES DE ALGUN MODO. NO ESCRIBIERON UNA MIE... Y HABLAN Y HABLAN...ME HACE ACORDAR A LOS PERIODISTAS QUE CRITICAN A MESSI O RONALDO O A QUIEN SEA, Y SI QUISIERA PATEAR UNA PELOTA SE CAERIAN DE CULO).
En fin, que hay varios párrafos donde se puede ubicar a un Nietzsche de mejor humor; y cuando se lo encuentra, se le agradece...

@nikkus2008 hace 10 años

Decía después de RENIEGUEN: el más grande psicólogo de la historia; nada de Freud, ni Lacan, ni nada. Nadie bajó a las asquerosas y pestilentes profundidades dl ser humano como él. Nadie me hizo reir tanto con SU VENENO, como él. Cada miserable actitud fue desenmascarada por Nietzsche. Cada patético intento de sacar ventajas, fue descubierto por él.
No ha sido sólo un lamentable Antisemita, Aniticristiano. Ha sido mucho más, aunque les pese a los "profes" de Filosofía (cualquiera puede tener ese título, hay miles de profesores de filosofía en el mundo; pero no cualquiera ES NIETZSCHE)

@Hamlet hace 10 años

Cierto es que Nietzsche propone cosas Nikkus, algunas de ellos como tu dices contradictorias entre sí, dado su carácter asistemático, pero yo no señalaba eso. Tan sólo decía que su papel ha sido más destacado como destructor, como delator de viejas constricciones, como desenmascarador, que como artífice de un nuevas propuestas. Es decir, que su pensamiento es más fuerte, sólido y sostenido en esa faceta, lo cual no es un demérito si no todo lo contrario. La relevancia de Nietzsche es innegable, de hecho el ya advertía no desencaminadamente que iba a romper la historia en dos.
Sobre lo de los "profesores" veo que esto si que ha despertado tus iras. Lo que no entiendo es completamente el por qué. Pienso que todo se debe valorar en su justa medida a riesgo de no ser provechoso. Cierto es que lo suyo son opiniones, como las de todos, incluso las de Nietzsche. El problema está en deslizarse hacia el peligroso terreno de la doxa (opinión) y el relativismo, sin ningún tipo de restricción ni diferenciación. Es cierto, que muchos catedráticos especialistas en Nietzsche y otros, opinan como no puede ser de otra forma, pero tendrás que reconocer que el juicio de un especialista que ha consagrado miles de horas al estudio de un autor (muchas más que tu y yo seguro) no es baladí, ni debiera ser despachada con un simple carpetazo de que todo son meras opiniones. Yo, al menos, no lo considero así y sin tener porque sí tragar con la opinión de ningún "profesor" o experto en la materia está claro que su opinión cuanto menos debe ser interesante, como interesante debe ser como han llegado a esas apreciaciones. El problema está es que vivimos en una sociedad que sólo se considera especialista al técnico, ya que es patente su saber operar en su campo, mientras que al especialista en áreas humanas se le considera poco más que un charlatán anegado de conocimientos, para muchos incluso inútiles. No estoy de acuerdo con esa apreciación tan extendida, y me remito a lo que un día dijo Faulkneriano sobre a parte de defender nuestra propia opinión leer crítica literaria o análisis especializados sobre lo que sea. Es una manera de aprendizaje, ya que si sostenemos con rotundidad que todas las opiniones son iguales la progresión cognoscitiva sería en lo humano imposible, con la cual cosa no nos quedaría otra cosa que permanecer en un solipsismo autosatisfactorio. Tampoco pienso que se deba volver al respeto desmesurado por lo canónico, como sucedía en la Edad Media con Aristóteles. Nietzsche en ese sentido es valuosísimo por su arrogancia y atrevimiento, por su desafio a la tradición, pero como todo con moderación porque la desmesura suele errar el tiro.
Cuando me refería a ir más allá de Nietzsche no lo decía despreciándolo si no como algo necesario. Mal estaríamos si en tantos años no se hubiera dado algún paso en ese sentido entre la intelectualidad que se dedica a ello. Por ejemplo, autores como Habermas, Scheler, Husserl,,, y tantos otros, piensan después de Nietzsche, y piensan bien, sin por ello obviarlo, si no al contrario teniéndolo muy en cuenta. Nietzsche es como un salvaguarda que esta ahí para protegernos del retorno ingenuo a los clásicos, lo cual no quita que estos deban ser revisitados desde un punto de vista más consciente y crítico.
El argumento del futbol no me parece correcto. Una cosa es jugar al futbol y otra entender de futbol o analizar futbol. Existen grandísimos entrenadores y periodistas deportivos nefastos jugando al futbol pero con una utilidad relevante. Todo el mundo tiene cosas que enseñar y aprender. Sin duda, Messi aprendió de gente menos dotada que él pero que sin embargo le enseñaron cosas, y estoy seguro que aún sigue aprendiendo de otros si le preguntas. Yo, en ocasiones, he jugado al futbol con gente que sabía más por conocimientos y habilidad en la pelota a los que les he ganado por tener una mejor condición física, por ejemplo ¿sé más que ellos de futbol? Me parece a mí que no.
Yo antes practicaba Triatlón en un equipo participando incluso en campeonatos de España, y me he encontrado técnicos o entrenadores que no corrían ni nadaban la mitad que yo pero aún así "sabían" muchos más que yo de Triatlon, y con sus enseñanzas, metodologías de entrenamiento, etc, mejoré sustancialmente. Una cosa es la teoría y otra la práctica, y en el ámbito teórico sucede lo mismo.
Existen escritores muy intuitivos, con enorme talento narrativo, a los que críticos u "opinadores" no podrían emular en su terreno, pero que a su vez son capaces de sacarles más riqueza y contenido a su propio texto del que él pudiera sacarle. Son mejores analizándolo que el propio autor. Y esto es posible porque la lengua, los textos y tantas otras cosas, una vez desvinculados de su autor tienen una existencia propia, contienen o suscitan significados más allá de los buscados conscientemente por su autor, y eso tiene su valor. Otro ejemplo claro sería la simple habla. Todos sabemos hablar más o menos, de manera mecánica y espontánea, dado nuestro aprendizaje durante la infancia, sin embargo, hay especialistas en filosofía del lenguaje y lengua que deconstruyen y analizan lo que en un principio para todos es tan sencillo y evidente. No hay nada sencillo ni lo más común.
Bueno dejo de enrollarme, Nikkus, jeje que has suscitado mi verborrea jaja Siento el rollo, amigo!!
Por cierto, a mí también me encanta Hesse, quién por cierto tenía muy claro el valor de la individualidad pero también de la comunidad. Él, como muy bien dices, aprovecha cosas de Nietzsche y de otros, que sumado a sus vivencias, experiencias y actividad intelectiva da lugar a una personalidad interesantísima. Incluso hace reconciliable en una misma persona algo tan difícil como Nietzsche y la moral franciscana!! jeje Te recomiendo de él, así más en plan ensayo, si no los leístes ( aunque puede que sí), su libro "Obstinación", "Sobre la paz y la guerra" y "Mi credo".
Y que quede claro que yo también admiro al gran Nietzsche!! Tan sólo quería poner de relevancia el hecho de que es un autor por el que se debe pasar necesariamente pero en el que es difícil restar perpetuamente!!
Un saludo Nikkus!! Se agradecen comentarios tan interesantes y un debate así de fluido, que ya tocaba que se tocaran temas filosóficos en la página!!!

@nikkus2008 hace 10 años

Hola Hamlet, el tema de los profesores sí desata mi ira porque sé de su arrogancia y su cobardía; no lo serán todos, pero sí la mayoría; basta con cerrar mis ojos y recordar...toda esa fanfarronaría me repugna. Ahora bien, recuerdo hace unos años ya, que un amigo me llevó casi a los empujones a una charla en la universidad de filosofía. El resultado fue, en lugar de una conversación amena, un discurso aburridísimo, tendencioso, en el cuál como carneros el auditorio asentía y se conformaba, y yo quería huir rapidamente de ese antro; pero ¿por qué? preguntarán, pues porque siempre me asquearon esos "actores", los comediantes de la vida. Y se sienten muy a gusto en ese tipo de lugares; la discusión así, de este modo, o mucho mejor sería juntarnos en un bar, tomando una coca, o una cerveza, o agua, o lo que diablos sea, sin ningún tipo de "afán" detrás de esto, sino más bien una reunión de amigos que de pronto se encuantra "filosofando" alegremente, SIN PEDANTERÍA, sin esa lamentable actuación y afectación que sufren los "intelectuales". Un profesor debe ser amable, jamás debe sentirse superior al alumno, principalmente porque tal vez en muchos casos no lo sea. ¡Imaginen a Schopenhauer, a Nietzsche, a Hesse en la escuela!, ¡Imaginen dicha cobardía, aplicada a estos monstruos!, me da risa, realmente, porque sé que ha sido así, se que Schopenhauer fue subestimado por algún gordo profesor comedor de salchichas y chupador de cerveza, mientras que desquitaba su furia con sus alumnos, uno de ellos ya era, ya estaba a un millón de años luz, no sólo en inteligencia, sino también en lo que éste dejaría al mundo. Uno está muerto, y ni siquiera es recordado por sus familiares; quiénes lo han conocido, ya no están; el otro será leído y amado y odiado mienstras este mundo, este gran circo siga rodando.
Y vuelvo a Nietzsche. Schopenhauer tiene un estilo, más que de escritura, de pensamiento; es decir se filtra su idea, ésta permanece al final. Pero Nietzsche es algo único, irrepetible, no solo por su forma de escribir, la cuál ha influenciado a tantos escritores, sino por su mensaje, tan peligroso, tan horrible tantas veces, como luminoso y necesario otras. Lo único que digo, es que debería ser leído con, sise es adolescente, como en el caso que cuenta Faulkneriano, con una pesona madura y juiciosa, que le enseñe a separar la paja del trigo, que no le permita que la ponzoña (tan duramente enseñada, como en el patético y prescindible libro "El anticristo", tan bellamente deslizada, como en Zaratustra, como en algunos párrafos de Aurora, o Ecce Hommo, o La gaya ciencia, o Humano demasiado humano) sea insuflada en su alma, sino más bien que se permita, con sabiduría, absorber lo maravilloso, la poesía indiscutible que emanan muchas de sus páginas, y vomitar el resto, desecharlo, entonces solo quedará lo sano de su pensamiento, y lo gracioso; porque a veces da gracia.
Respecto a los del deporte, insisto, no por tozudo, porque están muy bien tus ejemplos, pero no estoy de acuerdo. Sí puedo afirmar que un entrenador que no pasó de jugar en primera tres partidos, y diez minutos en cada uno, NO puede criticar a Messi porque tal o cuál partido jugó mal, o definió mal; siempre es más fácil idear que ejecutar. Mentalmente tengo una construcción excelente; me la han dado los sueños, recuerdos vagos de imágenes de niño, Gautier y Flaubert, fotos y dibujos diferentes, etc; ahora los ejecutores serán albañiles, con algún director o maestro de obras. El punto es que no desprecio, para nada, al hombre que estudia, pero digo sólo que un título lo tiene cualquier prsona que se esfuerce y tenga cierta capacidad, pero hay cosas que nadie las puede enseñar; a la larga, un albañil es mil veces más que un arquitecto, eso seguro. La pedantería espantosa siempre vendrá del "profesional", jamás he visto a un albañil presuntuoso, en cambio.
Esto ocurre con los tontos comentadores de fútbol, que de tantos años de ver rodar una pelota DEBEN sacar colclusiones interesantes, sino deberían matarse. Ahora, eso no les debería conferir la valentía de enseñar o criticar a un jugador de talento natural, que no ha necesitado de la cháchara de los maestros para brillar. Puede aprender de ellos, SI, POR SUPUESTO, pero YO VOY A CUANDO CON ESTUPIDO ORGULLO, SE GLORÍAN de su saber y fustigan, comodamente desde sus cabinas con aire acondicionado, una coca cola con hielo a un costado, y el culo hundido en la silla, a un tipo que está corriendo con treinta y pico de grados, con otros tipos que corren a su par; si lo oyera y fuera yo ese jugador en ese mismísimo momento, iría directamnete a la cabina y lo ahorcaría, te juro...
No se si me voy a repetir, pero creo que esto es genial, y si pudiérmos encontrarnos en la puerta de un barcito, para "hablar" de fútbol, de las mujeres que pasan con falditas cortas, y después salen estos temas, eso, bueno, eso sería genial ,amigos...

@Hamlet hace 10 años

Es evidente Nikkus que nuestras experiencias con los "profesores" son bien distintas. Aunque si que he conocido alguno de los que tu señalas, la mayoría no son tal cual los describes, no al menos en mi caso. Por fortuna.
Con el tema de los arquitectos y los albañiles me pasa lo mismo. Debo ser un afortunado. Mi padre y algún primo son albañiles y otros familiares y amigos arquitectos, y la pedantería no aparece pero por ninguno de los dos lados. La "profesionalidad" no es específica de ninguna profesión y uno puede ser un buen profesional albañil como un buen profesional arquitecto y a la inversa, malos albañiles y malos arquitectos. Eso depende de la persona, al igual que la actitud y si es pedante o no. No creo que sea una actitud ligada a ninguna profesión. En ocasiones me encontré gente con una formación y talento envidiable tremendamente humildes y otros que no lo eran presuntuosos y prepotentes aún no tener nada de que presumir. Si bien habrá "profesionales" prepotentes y pedantes, que no lo dudo, también los hay "no profesionales". Como reza el dicho la ignorancia también es muy atrevida.
Sobre lo de los estudios tienes razón. Yo siempre defendí el autodidactismo y la formación continua, pero eso no quita que los estudios tengan también su mérito y valor. En las facultades hay mucha ignorancia pero fuera de ellas también. Todo depende de la persona particular y su inquietud por el conocimiento.
Sobre el futbol seguimos sin estar de acuerdo. jeje. Además atribuyes siempre a la palabra "crítica" un connotación negativa cuando en realidad significa "análisis", pese a que se haya deformado utilizándola habitualmente para despotricar. Una crítica de cine puede ser por ejemplo positiva o negativa, al igual que otras cosas. Y ahí es donde iba antes con la diferencia entre el que "hace" y el que "analiza", sin despreciar a ninguno. Uno aún reconociendo el talento de Messi puede darse cuenta que ese día jugó no tan bien como otro, y no por ello lo está criticando en el sentido de connotación negativa si no de análisis y constatación de un hecho. Es más si lo miramos desde un punto de vista lógicista la proposición "Messi jugo un mal partido, para lo que acostumbra", p. ej. es verdadera o falsa independientemente de la persona que lo juzgue, depende exclusivamente de como jugo Messi. Una persona entendida puede apreciar si es verdadera o falsa sin necesidad de ser Messi. Argumentándola, claro está. Otra cosa es como tu dices "criticar" en el sentido destructivo, de simple desmerecimiento y no análisis.
También se puede analizar su juego (haciendo una valoración positiva o negativa) sin necesidad de ser capaz de hacerlo uno mismo, para ver que tipo de fútbol juega, cuales son sus virtudes, sus puntos más flojos (en Messi es difícil jeje), etc, El problema viene cuando como tu señalas el "profesor", "crítico", "analista" o lo que sea pierde el respeto por el otro y se envanece de si mismo. Pero entonces no sólo estamos ante un estúpido orgulloso, como los que tu señalas, si no también ante un mal profesional, "profesor", "critico", "analista"...
Por cierto, viendo tu aprecio por el "profesorado" te recomiendo "El angel Azul" de Heinrich Mann... seguramente te encantará!!
Un saludo!!

@Poverello hace 10 años

Pues ya ves, que después de leer vuestras reseñas y comentarios, me he sentido como un miserable e indigno amante de la literatura y le he subido una estrellita al libro. Me pregunto ¿cómo he sido tan cruel de no haberlo hecho antes cuando esta obra de arte la leí hace casi 25 años y después me tragué casi de corrido toda la obra de Nietzche? Y siendo "casi" católico apostólico romano (aunque no tanto) se merece un Óscar. Qué mal han tratado e interpretado algunas personas a este genio y qué escasa filosofía contemporánea existiría sin este primer "maestro de la sospecha", en palabras de Paul Ricoeur.

@Faulkneriano hace 10 años

Para "maestro de la sospecha", me quedo con Freud. De cualquier manera, ya que lo tengo en casa, me leeré de nuevo a Zarathustra, a ver si pasa el filtro de las segundas lecturas...

@nikkus2008 hace 10 años

Hamlet, es cierto que no se puede generalizar, pero es más que común, no en los profesores solamente, sino en cualquiera que ostente algún cargo o algún título importante, el hecho de que se gloríe en exceso por creerse superior de alguna manera; y en cuanto a los obreros, lógicamnete no serán pedantes, "no tienen con qué"; un obrero trabaja al sol, con 40 grados a la sombra, con lluvia, con fríos espanosos, y por sobre todo con una paga inmunda y vil. El arquitecto es que se lleva toda la "torta"; él se puede dar el lujo de vilipendiar, no los otros. Pero dejo claro que por mi trabajo (soy Martillero, corredor inmobiliario y tasador) tengo constante contacto con abogados, escribanos (notarios en España, creo yo), arquitectos, y por supuesto, otros martilleros. Bien, NO es una regla, ¿de acuerdo?, pero te puedo asegurar que es un ambiente repulsivo muchas veces. Donde hay dinero en juego, Y EGOS por sobre todo, la cosa se convierte en un a veces irritante, a veces divertido circo humano. A mi la plata me importa casi nada, y escucho todo el tiempo a la gente diciendo lo mismo; ahora, le sacás un centavo de más, y te destripan. ¿Pero a que viene todo esto?, pues a que todo ser humano (no los divinos animales) juega al amo. En mayor o menor medida (si no somos hipócritas) todos "muestran la hilacha" alguna vez. HAY MILES DE MAESTROS maravilllosos, y yo mismo los he tenido; pero muchos otros ejercen su profesión cobardemente, humillando a los alumnos de carácter débil, a los más esmirriados, a los tomados por los fuertes por tontos.
Cuando recuerdo mi infancia, los mataría, así, directamente. Soy incapaz de matar a una cucaracha, pero a un profesor insolente, cobarde, cagón, a ese lo reventaría. Quiero dejar claro que estoy en contra de todo intento de "aplastar" al otro ya sea mediante la fuerza, ya sea mediante el poder conferido por el dinero principalmente, ya sea por medio de la superioridad del intelecto. Defiendo, contradictoriamente, mediante la violencia, a los débiles; mientras yo esté vivo, nadie va a patear a un perro, a un gato de la calle, mientras respire, nadie va a maltratar a nadie que sea "inferior". Y recuerdo cuando era chico, e iba a esa mierda de escuela, recuerdo como maltraban a un par de pobres pibes, las retardadas de las maestras se reían, y yo conocía bien su vida, conocía sus miedos y sus dolores y sus carencias, porque él vivía en el mismo edificio. Años más tarde lo ví, encorvado, tímido, y dejándose gritar por un estúpido bastardo que le pagaba como a un esclavo y lo mandoneaba como si fura basura. Carlos, se llama, y parte de su parca personalidad, además de conflictos familiares, la tuvieron esas maestras mediocres que dejaban que los demás alumnos lo maltrataran. Todo esto vi en la primaria, cuando nos estábamos formando. Por suerte yo siempre estuve en el medio, ni fui de los "populares" ni fui de los castigados; pero siempre me asqueó esa actitud por patte de quiénes debieron haber asegurado el orden. TODO ESTO LO EXPLICO PARA DEJAR EN CLARO LA RAZON DE MI BRONCA CONTRA "LOS PROFESIONALES". A mi abuelo, que era pobre, lo dejaron morir miserablemente; y todavía recuerdo como lo trataban en las salas de los hospitales públicos, todavía recuerdo el desdén. Conocí buenos médicos, buenos abogados, escribanos, arquitectos, etc, pero la mayoría te refriega su título, a la larga. Yo soy martillero, y trato a todos por igual, jamás se me ocurriría hacer diferencias.
Perdón por la "parla", pero quería dejar claro que no soy un demente, sino que RECUERDO, simplemente.
Te haré caso respecto a "El angel azul" Hamlet. Gracias amigo.

A Poverello: me alegra la "estrellita" de más que le has puesto al libro, sólo que preferiría que lo leas de nuevo y que esa estrellita se la merezca, en tu opinión.

A Faulkneriano: Amigo, VA A PASAR el filtro sin dudas. Me gusta la traducción de la editorial Rueda, ignoro quién ha sido, ya que es el libro más estropeado que tengo en casa, tan rayado y marcado está, que perdí las tapas por algún lado.