LA CONFIRMACIÓN DE UNA OBRA MAESTRA por Hamlet

Portada de LA VALQUIRIA

Tras leer VALQUIRIA, la segunda parte de SIEGFRIED, ya no me queda ningún tipo de duda de que me encuentro ante toda una obra maestra del cómic, que con el tiempo se convertirá en todo un clásico, ya que tiene elementos de sobras como para conseguirlo. El dibujo de Alex Alice es sencillamente magistral. Además de un dibujo detallado, que amalgama a la perfección diversidad de influencias, y con un gran sentido del ritmo y narrativo, me he encontrado con la obra de un gran paisajista. Cautivadores escenarios y panorámicas en un cómic donde la naturaleza, lejos de ser un mero trasfondo, es protagonista principal de la épica y el mito. La historia mayúscula y dramática, con concesiones a un humor que nunca se excede y encuentra su justo punto, pese a reposar en formulas de sobras conocidas (si es que del impagable Mime se pueden sacar tantas referencias!!!).
Mucho se puede decir de este formidable cómic pero como suele suceder con estas obras, mejor leedlo.
Por último añadir un detalle que me ha llamado la atención y que me parece formidable, signo inequívoco, que no nos encontramos ante un cómic cualquiera. En una de las escenas Mime hace mirar de nuevo a Siegfried, y de paso al lector, el paisaje en el que se encuentran. En un principio, Sigfried, al igual que nosotros como humanos “desencantados”, que ya no creemos en el mito y que hemos perdido esa capacidad para ver la huella divina en la naturaleza, vemos en el paisaje una simple catarata, monumental y preciosa, eso sí, pero una catarata al fin y al cabo. Tras las palabras de Mime (un nibelungo y por tanto un ser pagano y perteneciente a la esfera mítica), cuando uno vuelve a mirar la catarata la ve con nuevos ojos, los de Mime, y entonces la catarata da paso a un Gigante que sujeta el agua con los brazos. En una sola escena, Alex Alice nos muestra y “demuestra” esas dos maneras de ver y relacionarse con el mundo y la naturaleza tan diferentes. Una, la nuestra de hoy en día, y la otra la de nuestros antepasados: personas que explicaban con la imaginación y el mito el asombro que les producía el mundo.
Ahora a esperar la siguiente entrega que me parece va para largo!!
Ah!! y antes de que se me olvide. Si quereis ver el trailer de la espectacular película de animación clásica que se está haciendo sobre SIEGFRIED, echad un vistazo a esta dirección: http://www.youtube.com/watch?v=Pld6fHqHVLA

Escrita hace 11 años · 4.5 puntos con 2 votos · @Hamlet le ha puesto un 9 ·

Comentarios

@Poverello hace 9 años

No estoy contento con nada, Hamlet, me merezco ir a galeras. Antes que nada y que conste, le he puesto un 8, como al primer volumen, lo que supone que por delante de Siegfried en mis listas, si no recuerdo mal sólo están Maus, el volumen que he leído de The Sandman y Príncipe Valiente.
Tras decir que lo único menos excelso de Siegfried era la parquedad y algo insulsos diálogos, ahora resulta que en Valquiria estos están mucho mejor y más elaborados (la relación entre Mime y Siegfried alcanza algunos niveles de humor contenido magnificos) y ¡echo de menos la secuenciación silenciosa y potente de la primera parte, tanto que si me pusieran una pistola en la sien (sólo así sería capaz de decidirlo) me quedaría con esa opción.
Maravillosa la viñeta que reseñas de la cascada, Hamlet, y sin duda, Siegfried, se encuentra entre las novelas gráficas más impactantes que he leído. A ver cuándo le meto mano al tercero.

@Hamlet hace 9 años

Me alegro que te esté gustando tanto, Poverello. Seguro que también disfrutaras con el último volumen, que contiene momentos bastantes emotivos y otros tantos espectaculares. Ya me dirás!!

Un saludo, amigo.

@lucero hace 9 años

Es cierto, la escena de la cascada es inolvidable. Decía yo en otra reseña que es un cómic sonoro, y es a ese dibujo que hago referencia : hay ruido a agua!!
Y disfruté mucho del humor de Mime y Siegfried.

@Hamlet hace 9 años

Tienes razón, Lucero. Alice consigue con su talento narrativo rozar el ritmo musical, hasta el punto que el lector puede recrearlo en su mente. Me viene a la mente también el brillante prólogo y esa escena donde la espada se sumerge quebrada en las aguas. Una imagen muy cinematográfica que uno se la imagina con música, y pienso que es aquí donde radica ese secreto. La narrativa de Alice es tan cinematográfica que uno se la imagina como si tuviera una banda sonora.

La relación de Mime y Siegfried no es un dechado de originalidad, pero llega y emociona, que es de lo que se trata.

Saludos!!

@lucero hace 9 años

Creo que es un acierto darle espacio a esa relación, pone en un plano emocional una historia mítica cargada de un enorme simbolismo, cara a una cultura y de la que mucho se ha hablado, cantado y bailado.