EL FINAL DE UNA SAGA por Hamlet

Portada de CONAN Y BÊLIT 3: SANGRE, DOLOR Y MUERTE

Recomendable edición, en tres volumenes
fantásticamente editados, de una excelente saga de Conan el Bárbaro.
En ella, aparece una faceta del cimmerio diferente a la acostumbrada, pero al tiempo fiel a muchas de las señas de identidad que lo hicieron famoso. Conan, sigue siendo un ser noble y primitivo, que no sale mal parado en comparación con las decadentes civilizaciones que encuentra a su paso. No obstante, por primera vez y de manera extensa, se nos aparece un Conan enamorado, con un fuerte sentimiento de pertenencia a alguien. Ese alguien es Bêlit, la fascinante e indómita Reina de la Costa Negra. Una compañera controvertida pero idónea para el musculoso barbaro.
Sus aventuras son muchas y generalmente entretenidas, aunque no muy originales en su mayoría.
El dibujo, en blanco y negro, también es notable. Y es que pocos han ilustrado a Conan como John Buscema.
Por otro lado, el hecho de que sea una saga extensa hace que te encariñes con los personajes, sobretodo con la bella Bêlit...y sin duda, eso hace que el último de los episodios cobre una fuerza y emotividad destacada. Salve por siempre Bêlit, Reina de la Costa Negra!!

Escrita hace 11 años · 4 puntos con 1 voto · @Hamlet le ha puesto un 7 ·

Comentarios

@Poverello hace 7 años

No sé cómo de maja es la edición en tres volúmenes de Fórum, pero la que he tenido la suerte de leer, una integral de PlanetadeAgostini de 800 paginillas de nada es pulcrísima. Aparte de la serie regular del 76 al 79 incluye tres historias de Conan y Bêlit que ideó Thomas en la década de los 90 con un tal Mike Docherty a los lápices al que no tengo el gusto de conocer en otros menesteres, y que están insertadas de manera cronológica en la época en la que, supuestamente, suceden los episodios.

En 800 páginas, obviamente, cabe mucho y no es nada fácil mantener un nivel impoluto de manera tan dilatada en el tiempo, pero creo que por norma general, y salvando unas 4 o 5 historias de la última parte de la saga -digamos que unas 80 páginas- el resultado es más que notable y el último episodio, casi del doble de planchas que el resto de la saga, vuelve a ser espectacular. Estamos hablando de un cómic de finales de los 70, cuando no existían muchas de las obras clave de este noveno arte que tuvo se auge creativo y de reformulación de género en los 80. Conan supuso una ruptura con los clásicos iconos del mundo de los superhéroes hasta el punto de que en sus inicios el riesgo que adquirió Marvel al crear historias de este bárbaro (que curiosamente nunca llamó así Howard) tardó en dar sus frutos en un público más acostumbrado a otro tipo de protas y al que la cierta villanía del cimmerio le costó asumir.
Para mí Conan sigue siendo una referencia en la novela gráfica, y no sólo en el género de espada y brujería, con un concepto más amplio y generoso, más pendiente de la narración y de los cuadros de texto... a pesar de las evidentes limitaciones a nivel de originalidad. Puedo asegurar que he vuelto a disfrutar como un enano y he redescubierto gracias a tan abundantes páginas que, como digo dan para mucho, que Buscema -aparte de uno de los más grandes dibujantes que ha dado (y dará) la Marvel y cuya sombra es muy alargada- era un entintador triste y sobrio en el peor de los sentidos (gracias a Crom sólo entinta un episodio), que Ernie Chan es tan genial en la tinta como modelo Marvel (lo que siempre le gusta a las editoriales) y resta particularidad y creatividad al dibujo siempre curioso de Howard Chaykin, que ilustra unas 100 planchas, por lo que a veces, aunque sean menos bueno prefiero el entintado de cuando formaba parte de La Tribu, por menos marcado por el estudio...

Como dices, Hamlet, larga vida a la Reina de la Costa Negra, la única mujer que le hizo tilín de verdad y a largo plazo a Conan con el permiso de Valeria.