Garajado por Shorby

Portada de GARAJADO

En esta ocasión, estamos en Canarias, en los años 30… la Guerra Civil está en pleno apogeo y asistimos a un primer capítulo que me dejó un nudo en la garganta y una sensación de desasosiego tremenda.

Soledad, miedo, injusticia, desesperanza, expectación… son sensaciones que podemos encontrar a lo largo de la historia, que es cortita pero muy intensa, escrita de manera bastante peculiar –ya que los diálogos no se marcan como tal, pero resulta súper fácil seguirlos igualmente-, con pequeños saltos que nos hacen situarnos en diferentes sitios y momentos, pero que a su vez hacen que la narración se pueda seguir de manera fluida.

Tenemos a un protagonista que se escapa para evitar que le lleven y va a parar a una cueva al lado del mar, donde subsiste como puede y, como no podía ser de otra forma, se mantiene en estado de alerta constante, a la vez que camina por sus recuerdos de manera febril e intermitente, siendo una lectura sencilla que sin embargo cuesta leer… pues, como suele pasar en este tipo de historias ambientadas en este periodo (y en otras guerras, en general), es fácil ponerse en su piel y echar la vista atrás, a través de historias que pueden contarnos aún algunos familiares. Y es que en realidad ha pasado tan poco tiempo de todo esto, que sólo pensarlo pone los pelillos como escarpias.

No esperaba que estuviera situado en Canarias y me ha gustado, me ha parecido distinto, ya que aunque he leído muchas novelas que transcurren en la Guerra Civil Española, creo que es la primera que se sitúa en estas maravillosas islas.

Aunque no es un libro que recomendaría a todo el mundo, sobre todo en los tiempos que corren, es una temática a la que me encanta volver siempre que puedo… así que igualmente, lo recomiendo; además es breve y perfecto para leer en un par de tardes.

Escrita hace un mes · 0 votos · @Shorby le ha puesto un 7 ·

Comentarios