TÚ ME RECUERDAS EL MUNDO DE UN ADOLESCENTE por jjsj

Portada de SILVIO: QUE LEVANTE LA MANO LA GUITARRA
El autor de esta reseña ha idicado que contiene spoiler, mostrar contenido.

Múltiples cosas hacen que una lectura valga la pena, y, de hecho, existe la injusta posibilidad de que nosotros como lectores puntuemos nuestra lectura, no al libro. Una de esas cosas es que el libro te lleve por caminos vividos -de una forma nueva o cotidiana pero hermosa-, y la otra es que que te muestre un mundo relativamente desconocido, y que te guste haber sido conducido hasta él.

Este libro "me recuerda el mundo de" mi adolescencia, habiéndolo leído durante mi adolescencia. Sus símbolos cubanos, el reflejo ínfimo (pero quizás el más parecido) de la obra de Martí, y el sentir de Silvio, de un Silvio joven, de otro Silvio.

El Silvio joven solía escribir, y dejar en entre dicho si era sobre la Patria o sobre un ser humano, para mí eso es un logro.
"Te doy una canción y digo Patria y sigo hablando para ti."

Canciones/poemas como "Unicornio", "Rabo de nube", "Qué distracción", "Días y flores" y "Que ya viví, que te vas" (entre otras muchas) resultan de una exquisitez juguetona, llena de picardía y doble sentido:
"Creo que la luna ya es muy alta y en la caricia falta un viaje a la humedad."

o de una amargura terrible:

"y poderte decir lo que aquí no he podido decirte:
hablar como un árbol con mi sombra hacia ti,
como un libro salvado del mar,
como un muerto que aprende a besar"

...dejan de ser de Silvio para ser completamente mías

Escrita hace 3 años · 4.5 puntos con 2 votos · @jjsj le ha puesto un 9 ·

Comentarios

@Faulkneriano hace 3 años

Hombre, no creo que cometas spoiler transcribiendo algunos versos de Silvio...

Bienvenido.

@jjsj hace 3 años

Jaja, tampoco yo, pero tuve mis dudas.
Gracias, esperaba una aclaración así.

@Poverello hace 3 años

Pues a mí me ha destripado el final, ji. Ya no lo leo.

@jjsj hace 3 años

Te mentiría si dijera que la mayoría de los poemas de este libro me dejan con sabor dulce en la boca. De hecho, los que más me gustaron fueron así, destripándome, estremeciéndome.