EL PLACER por Volsung

Portada de LA BROMA INFINITA

Os recomiendo de corazón que no leáis éste libro (ni, claro, esta reseña).

Para los que os vaya ese rollo de los argumentos racionales y demás, ahí va.

He tardado mes y medio en leer este libro porque de haber querido ir más rápido lo hubiera dejado. Lo he leído entero, respetando y siguiendo el sistema de notas. Lo he leído con la mayor predisposición del mundo, esperando que este libro fuera la perfección o, si más no, actualización de la novela post moderna con la que ya había estado calentando los últimos meses (con Gaddis y una lectura de Pynchon). Esperaba un libro complicado y lo he encontrado, pero os diré lo que a mí me parece la verdad:

La gente no deja éste libro porque sea jodido de leer, lo dejan porque es muy, muy aburrido.

Los que sepan algo de este libro pensaréis que menuda tontería, si es graciosísimo, irónico, satírico, agudo, etc. Que yo no digo que los Gags que se saca DFW no estén bien, que los testimonios de los Alcohólicos Anónimos no sean impactantes. Digo que la trama es insípida.

A saber, Hal, el chico de casa bien, tenista júnior de élite y aspirante a cualquiera de las mejores universidades del Norteamérica. La angustia por no triunfar como atleta o a nivel a académico antes de los 19 como que no me angustia demasiado. Además, las 20 primeras páginas del libro son el desenlace de la trama de Hal. ¿Dónde está la gracia, pues? Su relación con la maría.
Este es un libro sobre la adicción a substancias, fundamentalmente a substancias. Intenta hacerlo más transversal, reflexionar sobre la búsqueda del placer en general y las dependencias a los que nos sometemos voluntariamente (débil-voluntariamente, podría decirse), pero básicamente se habla de substancias. Hay mucha jerga farmacéutica. Si sois de un campo sanitario no os vendrá gran cosa de nuevo.

Otra subtrama, la del exyonqui de manual rehabilitado, con paso criminal, entorno sociocultural bajo en la infancia y en el fondo un gran corazón, Don Gately. Es al personaje al que se le dedican más páginas y eso hace que se le coja cariño, que se aprecie el esfuerzo de DFW por crear un personaje real, que cambia, vivo. Desgraciadamente, todas esas páginas dedicadas a Don hacen que el final sea… Bueno, dejémoslo en “anticatártico total”, por si alguien aún quiere aventurarse.

Las otras dos subtramas serían la más filosófica, primero, que básicamente es una metáfora de hasta qué punto estamos dispuestos a renunciar a la dignidad en aras del placer puro y duro; segundo la trama circunstancial o sociopolítica, que convierte la broma infinita en una pseudo obra de sci fi. Aparece la cuestión nacionalista quebequesa, que tiene su interés por lo que pueda recordar a lo que estamos viendo en Cataluña, así como diversos capítulos (prescindibles a mi gusto, pues aparecen en ellos personajes que no influyen en nada, son una burbuja dentro del libro) de geopolítica internacional.

En 1996 DFW imaginó un futuro muy distinto al que tenemos ahora, con una red de telecomunicacions monopolizada por una gran empresa, InterLace, totalmente distinto a lo que ha pasado luego con Internet. Eso le hace mucho daño al libro, volviendo el intento de realismo en algo desagradable.

Positivo, Don Gately y lo que se explica en sus capítulos, también la cuestión de hasta qué punto vamos a anteponer el placer orgánico, visceral, individual y absolutamente ajeno a ser compartido o vivido en grupo. Negativo todo lo demás, sobretodo que sea un libro tan largo, que sea tan innecesariamente largo. Como se dice en el propio libro, quien se dedica a la sátira poco tiene que decir.

PS: Felices Fiestas :)

Escrita hace 5 años · 5 puntos con 4 votos · @Volsung le ha puesto un 4 ·

Comentarios

@Tharl hace 5 años

Vaya, Volsung, pues son 1208 páginas para leerlas sin placer...

Creo que ya lo comentamos en otra ocasión: prueba con sus cuentos o sus ensayos. Gente que conoce a Foster Wallace mejor que yo dice, y con mis pocas lecturas doy fe de ello, que es un escritor extremadamente analítico y eso funciona bien en ensayos y distancias cortas pero resulta agotador y se desmorona en las más largas. Personalmente, "El neón de siempre" está entre los mejores cuentos que he leído y casi cualquiera de los ensayos de DFW es un prodigio. Tiene uno dedicado a la TV y a la ironía que me mata.

@Volsung hace 5 años

Me propuse leerla de cabo a rabo sí o sí. Ves, yo justamente he leido sus dos novelas (cogiendo con pinzas el rey palido). Creo que pasara bastante tiempo antes de que vuelva a leer algo suyo. Si es que ami me gustan los libros largos... De todos modos ya caeran si eso mas adelante alguno de los cuentos que comentas. La curiosidad mato al gato jeje. Gracias por las recomendaciones que nunca sobran.

@Guille hace 5 años

Esta es una novela de esas que a menudo he cogido en la librería para terminar soltándola con mala conciencia de perezoso. Agradezco enormemente vuestros comentarios al libro que creo que han agotado la curiosidad que tenía por el libro al mismo tiempo que han aliviado mi conciencia.