APARTA DE MÍ ESE CÁLIZ por Guille

Portada de EL CANTANTE DE GOSPEL

Con un ritmo algo lento en sus principios, muy de sol de justicia, los acontecimientos se van sucediendo a continuación de forma cada vez más angustiosa envueltos en una fina e incesante lluvia. Según avanzamos en la narración vamos conociendo la vida y los personajes que rodean dramática y literalmente a este cantante de góspel, a este mesías irreconciliable con su causa, atormentado por su farsa ante la multitud de impedidos o deformes, física o espiritualmente, que van tras sus pasos. Un mesías que quiere huir de sus orígenes, de esa gente que gusta de refocilarse en su barbarie, que renuncia a cualquier clase de ayuda como si ello significara reconocer su fracaso, exponer sus taras al mundo. Un mesías que quiere huir de su María Magdalena a base de profanar su capilla una y otra vez en una viciosa escalada sin salida.

**************************************Momento spoiler on****************************************

Joder, si hasta hay un final con crucifixión a petición popular... adaptada a las tradiciones del terruño, claro.

**************************************Momento spoiler off**************************************

Y frente a este mesías de alma atormentada que encarna ese ser sobresaliente de voz divina, tenemos al otro, que, procedente de lo más selecto de la ciudadanía americana y con una deformidad ridícula, posee unas enormes ganas de disfrutar de la vida y la sabiduría más que suficiente para conseguirlo, por muy grotesco que sea el camino.

"Todo hombre es inventor del mundo y justifica todo lo que hay en él mediante el milagro de sí mismo, de la misma forma que todo hombre está convencido de que su nombre aparece el primero en la lista para entrar en el cielo... Todo católico sabe que podría haber sido Papa si se hubieran dado las circunstancias, y todo criminal, hasta el más insignificante, cree en su fuero interno que en realidad es Pretty Boy Floyd o John Dillinger. Todo hombre sabe que su don lo liberará si es lo suficientemente afortunado."

Puede que no sea un libro perfecto (no hay que olvidar que es una primera novela) pero suena a verdad este sencillo relato que Crews nos regala sobre la culpa, pero también sobre la necesidad de esperanza o de justificación del fracaso.

Escrita hace 7 años · 3.7 puntos con 3 votos · @Guille le ha puesto un 8 ·

Comentarios

@_567_ hace 7 años

¡Buah, Crews en Sopadelibros!, pedazo sorpresa. Una gran novela, sin duda, de un autor a reivindicar. Me llamó la atención ese ritmo sumamente contenido en la narración (teniendo en cuenta lo excesivo de su trama argumental); sin embargo, ese estilo que se gasta el autor destila una extraña sensibilidad capaz de ablandar las psiques de los tipos lectores más extravagantes del lugar: Enigma (Georgia), sureño doble sin hielo… para afinar la garganta del cantaor.
Muy recomendable también el prólogo de Kiko Amat, que titula “Mentiras verdaderas- Harry Crews y su escritura: hermosa, limpia, dura.” Y en cuyo primer párrafo ya avisa de: “…ustedes se leen primero el libro, y luego –hagan el favor de no joderme- regresan a este prólogo”… vaya, que como ya he recomendado yo mismo otras veces, si los prólogos deberían leerse siempre como epílogos, aquí todavía más…
“Cuerpo” no la he leído todavía pero le tengo ganas, ese sentido del humor hacia lo material de su argumento (aunque intuyo que además del cuerpo se trabaja la mente leyéndolo, ¿no?) aderezado de generosas dosis de sexo y violencia (bien podría haberlo firmado Palahniuk, ¿no?), me hace pensar que Crews utiliza un estilo bien distinto al de este cantante de góspel cuyo principal característica podría ser esa amarga bohemia totalmente EXENTA de HUMOR con que retrata a esa troupe de freaks que, en principio, son gentes que deberían inspirar risa idiota por parte del lector… pero no, esto es otra gran cosa.-

@Guille hace 7 años

Hay que esperar que Acuarela y Machado sigan con el proceso de traducir toda su obra.

Cuerpo es distinta al cantante y no. Es distinta porque tiene el humor que no tiene la otra, pero el tratamiento de los personajes es muy parecido; el amor odio que el autor siente por ellos es el mismo.