LA DICOTOMÍA DEL INTERIOR por LaChata

Portada de POEMAS

Disculpar si esta mi primera reseña no cumple con las espectactivas.

Qué resultaría más negativo, pensar que existe una unidad del "yo" y desde ese pensamiento la persona desempeñara un fijo papel con una mala representación.
O que, humildemente, la persona reconociera que es pura diversidad y desde ahí representara una buena obra por ser real según su “yo” y sus circunstancias.

Pessoa, con desmesurada brillantez nos deja impresa en esta obra su entrega de vida a un papel dinámico casi al margen de una cordura. Se puede disfrutar de esa diversidad, que describe en su libro del Desasosiego: “No hay nada real en la vida que no lo sea porque se ha descrito bien” Ahora la multiplicidad de poetas que albergan en su interior quedan impresos en las 180 páginas, que me llevan a un pensamiento conclusorio y particular. En la unidad previamente existe la multiplicidad porque nunca llegamos a ser “YO UNO” estamos en constante cambio. “La cuestión está en elegir bien hacia dónde quiero seguir caminando o por dónde no quiero caminar”.

Escrita hace 7 años · 4.3 puntos con 4 votos · @LaChata le ha puesto un 8 ·

Comentarios

@Poverello hace 7 años

Muy bien dicho en pocas palabras. Pessoa es todos y ninguno de sus heterónimos. Tan ambiguo y auténtico como cada uno de los seres que poblamos este planeta, pero que no contamos con el don inmenso de saber expresarlo.

Por mi parte, no tengo demasiadas expectativas. Ni en Sopa ni en otras cosas. Mejor disfrutar lo que te llega, o sufrirlo sin hacer ya antes uñas. De sufrir sabe mucho el portugués...

@LaChata hace 7 años

Si, de sufrir-vivir, sabe mucho este portugués... ese inseparable binomio al que nos enfrentamos "amor-dolor" al vivir la vida...
Bueno las "expectativas" ante la vida solo entre comillados podrían ser las ilusiones o esperanzas necesarias también para vivir en cambio permanente, ya que la posiblidad de cambio que impregna a todo ser nos brinda la oportunidad de conquistar la "vida verdadera" y misteriosa porque no llegamos a entender

Gracias Poverello

@Tharl hace 7 años

Pues apuntados quedan los poemas de Pessoa. Al lado de Whitman, otro gran poeta de la identidad.

Me resulta imposible considerar la existencia de un “yo” transcendental, por mucho que se naturalice en los genes, la forma del cráneo o las líneas de la mano. Solo puedo admitir que el “yo mismo” (el self) es ficticio: un relato que escribimos para darnos la necesaria unidad y sentido a partir de la multiplicidad de “mies” (me) que nos conforman en continuo crecimiento y cambio, alternándose como “yo-posición” y audiencia. Y ese mismo relato presente, restructura el recuerdo del pasado y las elecciones del futuro. Es duro, porque si esto es así, no solo no hay esperanza en comprender al otro, sino que jamás, ni aunque fuéramos estáticos, abarcaremos toda la multiplicidad que llevamos dentro, ni nos comprenderemos a nosotros mismos. Solo podemos crear espacios de comprensión, con otros y con nosotros. Espacios que en realidad lo son de co-construcción.
Tengo grandísimo interés por ver cómo puede expresar el portugués todo esto en su poesía. Creo que es el único autor, tal vez junto a Oscar Wilde pero de forma más penetrante y menos burlona, con el que, de momento y sin haber leído ninguna obra completa suya, coincido con todas las citas que he leído.

Gracias por la reseña, LaChata.

@LaChata hace 7 años

Estoy contigo, en que jamás llegaremos a alcanzar toda esa multiplicidad que nos embarga y que supone el vestido de nuestra materia traducido en la debilidad y finitud del ser.
Me alegro que coincidas con ideas de Pessoa, creo que si es así sus poemas te gustarán.
Gracias Tarl