DIOS APAGÓ EL SOL por _567_

Portada de LA OSCURIDAD EXTERIOR

Y McCarthy perpetró la oscuridad exterior, que fue el ajustadísimo título que escogió para titular esta, su 2ª novela. Dicen, quienes parecen conocer alguna pincelada del cuadro vital de este autor, que es un tipo tan celoso de su intimidad que sería capaz de protegerla hasta límites insospechables tanto en aquellos tiempos pasados como en estos modernos; el caso es que por aquel entonces agarró la bolsa que le concedieron en forma de beca –antes incluso de esperar las reacciones a la publicación de “El guardián del vergel”, su carta de presentación en esa sociedad literaria que tan injustamente le está negando ahora el puto Nobel- y se embarcó desde un puerto cualquiera de los EEUU con destino a Irlanda. Aquí diremos que en alta mar conoció a Anne deLisle -una cantante inglesa que amenizaba la travesía del charco desde las tripas del barco- y que acabaría convirtiéndose en su primera esposa; la aventura es la aventura, amigo. Por lo visto, consiguieron localizarlo en Inglaterra y le soltaron otra buena morterada becada con el sello de una tal Fundación Rockefeller, poca broma y mucha pasta: aquellos infalibles editores acababan de publicar su primera novela y la respuesta de crítica y público fue si no entusiasta, prometedora. Mientras tanto, Anne y Cormac, tortolitos encantados ambos, recorrieron media Europa con el botín rebosando dólares por los tobillos antes de regresar a casa con los bolsillos agujereados de nuevo: Francia, Inglaterra, Suiza, Italia... y España. Y es que, como dato curioso, digamos que “La oscuridad exterior” sino en su integridad -parece que confeccionada durante dos años in itinere- sí que fue finalizada -¡ah! ese impresionante tercio final- en la luminosidad paradisiaca de la isla de Ibiza. ¿Les importa un bledo este nimio detalle?, no sean impacientes ya lo entenderán si deciden leerla…

Rinthy Holme y Culla Holme son hermanos, ella tiene diecinueve él puede que alguno más, viven en una destartalada cabaña en mitad de ninguna parte. Un acontecimiento de vital importancia ejerce de desencadenante para que cierto día ambos emprendan, por separado, un viaje iniciático hacia donde el destino, tan caprichoso él, sea capaz de llevarles. En el trayecto conocerán a toda una serie de inolvidables personajes secundarios (les recomendaría que prestaran especial atención a esos tres misteriosos jinetes metafísicos aparecidos en determinado momento estelar) que les cargarán la mochila de esas pesadas experiencias capaces de marcar cualquier vida para siempre. No necesitan ustedes saber nada más al respecto de la trama argumental, ya que les garantizo que van a destrozar sus propias botas durante el camino de lectura. Recorrerán algo más de 200 millas paginadas a un ritmo endiablado, transitaran por parajes naturales de impresionante belleza plástica y estilística (violenta prosa poética marca de la casa McCarthy), alternarán capítulos entre Rinthy y Culla, hasta que, irremisiblemente, acaben llegando hasta un nuevo cierre crepuscular, rebosante de claroscuros como la atmósfera que cubre toda la narración de una obra maestra, otra más, en la trayectoria de este soberbio e imprescindible escritor. Buen viaje.-

Escrita hace 7 años · 5 puntos con 4 votos · @_567_ no lo ha votado ·

Comentarios

@Poverello hace 7 años

McCarthy y sus viajes iniciáticos. En pendientes la tengo junto con El guardián del Vergel.

No sé si curiosa o causalmente, cada vez que he ido a sacar algún libro de Corman de la biblioteca estaba missing. Tendré que empezar a pensar que alguien audaz se está regalando una colección con sus obras y nadie lo pilla.

@_567_ hace 7 años

Hola Poverello,
Tienes más razón que un santo, en las 4 o 5 bibliotecas públicas que frecuento lo único que tienen de McCarthy es: “La carretera” (la que menos me gustó), “Meridiano de sangre” (la que más me gustó) y alguna pieza de la trilogía, dos vi una vez aunque nunca completa (mi intención es leerla entera cuando llegue su momento…) sería interesante que alguno de los bibliotecarios que asoman por esta página nos informara al respecto; peeeeero la buena noticia es que DEBOLSILLO ha publicado prácticamente toda la obra de McCarthy en ediciones muy cuidadas y prácticas para llevar en un bolso bandolera, como los que usa un servidor, los precios oscilan entre los 7 y los 10 euricos, creo que es una inversión más que rentable por calidad-precio. Por cierto, aprovecho para comentar que la traducción de las novelas de los 60’ y 70’ a cargo de Luis Murillo Fort me parecen francamente espectaculares, conste en acta.-

@Poverello hace 7 años

Pues qué te voy a comentar, amigo Krustu, que ya no sepas de nuestra mutua relación de amor con el condenado Mr. McCarthy, del que lo mismo me niego a leer La carretera para no romper el idilio por más que el mejor maestro tenga siempre un borrón.
No voy a decir que sea la mejor novela que he leído del norteamericano, porque Meridiano de sangre sigue estando en la cúspide, aunque no por mucho, opero sin duda es con la que más he disfrutado a nivel literario. ¡Qué bien que escribe este buen señor, poniendo en cada sitio la palabra exacta!

Nuevo mal rato y necesidad de digestión. La oscuridad exterior nos rodea a todos y la peor la de dentro, la del ciego constante que a veces somos y no sabemos ni en qué dirección vamos. Con luz interior la de fuera importa menos, como Rinthy, aunque la opción elegida en su búsqueda sea más dura que un hueso.

Por cierto, no sé quién será la mente preclara que suele hacer las sinopsis de los libros. Se nota que las editoriales son más necias que el barbudo de la novela de marras, porque destripan algo fundamental del contenido de la obra. AVISO PARA NAVEGANTES. No leáis jamás una sinopsis. La cambio ipso facto.

No es país para viejos próxima parada.

@_567_ hace 7 años

Me alegro que te haya gustado, esta novela me parece uno de los tesoros ocultos en la bibliografía de McCarthy no sé exactamente si porque fue uno de sus primeros trabajos antes de que el mundo literario empezara a reconocer su obra o por lo retorcido de su argumento pero el caso es que también es de mis preferidas y además es la favorita de mi mujer de las que ha leído de McCarthy. También, podríamos decir también que es de las más ‘sencillas’ de transitar dada la complejidad de este autor, ya que tiene más diálogos de lo habitual, es relativamente corta, y a pesar de esas reflexiones metafísicas personales en cursiva de las que ya hemos hablado otras veces es una novela muy entendible de principio a fin, claro que también se da por supuesta la contundencia marca de la casa McCarthy; con todo esto sobre el estilo yo la emparentaría un poco con “Hijo de Dios” que fue la siguiente que escribió e incluso con “El guardián del vergel”, la primera, todas ellas de su primera etapa. Ah! En cuento a las sinopsis, yo soy de los que prefieren leerlas al final, nunca antes salvo excepciones en algunos géneros, pero las leo todas y me gusta analizarlas a mí manera ya que en el fondo no dejan de ser pequeñas reseñas sobre la obra en cuestión.

Ya le encontrarás un hueco a ‘La carretera’ (creo que no debería faltar en el currículum de un adorador de este autor como tú. La curiosidad, ya sabes…); por mi parte continúo esperando el momento adecuado para afrontar la Trilogía de la Frontera de una tacada y completar McCarthy. Wow!!!

Un abrazo, Poverello, cuídate y no dejes que nadie te apague la luminosidad interior.-

@Poverello hace 7 años

Por el momento la más similar a Faulkner me sigue pareciendo El guardián del vergel, aunque por trama, como bien comentaba Faulkneriano pudiera parecer esta. Pero es bastante fácil de leer, vaya, si salvas los obstáculos habituales de McCarthy en los primeros capítulos en los que suele insistir contundentemente en no decir los nombres de los protagonistas y que sea el propio lector el que se haga el plan.