DISCREPO - ARTIFICIAL MODERNIDAD por arspr

Portada de EL CLUB DE LA LUCHA

Primer contacto con Palahniuk y mucho me temo que último, salvo que alguien me convenza juiciosamente de lo contrario.

E igualmente me parece muy buena reseña la de Fausto pero realmente discrepo en la calidad de la novela.

Y es que como comentaba en "El diablo a todas horas" es extremadamente difícil hacer una novela así de pretendidamente dura y desagradable sin caer casi en una caricatura de sí misma. Y en mi opinión "El club de la lucha" entra de pleno en esta categoría.

Comienza por el manido argumento de "como estoy harto de la sociedad y de mí mismo, aunque tampoco sepa muy bien de qué estoy harto, pues a joderlo todo, incluido yo", que es muy efectista pero más artificial que el cartón piedra. Continúa con la estructura de baraja el argumento y entremezcla historias y párrafos en plan video clip de rapero malote que protesta contra la sociedad pero que gracias a ella está forrado (es decir continuamos siendo más falso que los duros de madera). Continuando con lo de rapero malote, (o de anuncio de colonia transgresora para los más cool, pero a 120€ el frasco), acuérdate de emplear frases cortitas, de que cada frase sea un párrafo y de que las frases empleen sustantivos contundentes y poquitos adjetivos...

Total que creo entender por qué a mucha gente le puede "gustar" este libro, pero sinceramente señor Palahniuk, a mí la torre Eiffel no me la ha conseguido vender. Y si he levantado la nota hasta un 4, ha sido por el giro argumental del trío protagonista que en cierta manera consigue devolverle cierta "cualidad" de libro convencional, (en definitiva de literatura normal y corriente, no de videoclip de diseño en papel), ahondando en el desarrollo psicológico de los personajes principales. Porque, a pesar de lo cortito que es el libro, a pesar de su pretendido frenético ritmo, a pesar de su pretendida contundencia verbal, hasta llegar a ese punto que me ha reenganchado con el libro (y que tampoco es que sea lo más original del mundo, pero algo es algo), he estado al filo del pelo de un calvo de dejarlo abandonado como tontería supina.

En resumen, y con mi cortito bagaje literario, me parece muchíiiisimo más comparable a la castaña pilonga de "American Psycho", que a la tremenda contundencia de "El diablo a todas horas". Y que me perdonen los fans de Palahniuk.

Escrita hace 8 años · 4 puntos con 7 votos · @arspr le ha puesto un 4 ·

Comentarios

@FAUSTO hace 8 años

Si bien puede entender tu parecer, me desconcierta un tanto. Es lógico que toda opinión o criterio sea algo personal que corresponda a varios factores para cada lector; por eso una de mis últimas conclusiones, y más con una obra como ésta, indicaba que “El club de la lucha” es la típica lectura que puede gustar o no pero que no deja indiferente. Pensaba que el obstáculo primordial para disfrutar del libro sería el estilo mas que el argumento en sí. Por fortuna, para mí, estas dos principales características de cualquier texto literario me impactaron y conseguí apreciarlas, en este caso me gustó la panorámica de la torre Eiffel construida sin ninguna pieza (incluidos los tornillos) de cartón piedra. Aunque no niego, pues son palpables, algunas exageraciones, sin embargo, según mi parecer, no desvirtúan la realidad ni el mensaje que quiere transmitir.

Es verdad que, como indicas, es “manido” el tema del conflicto del individuo con la sociedad y la identidad de dicho individuo dentro del grupo, pero si se amplía un poco la perspectiva será obvio que el asunto es uno de los principales argumentos de la literatura y desde los inicios de ésta; e incluso en la mayoría de los escritos filosóficos, históricos, religiosos, etc., está presente. La sociedad y la persona individual (y los problemas que generan) es una de las piedras angulares de cualquier civilización. Dejando a un lado esta evidente generalización, lo que me parece notable del enfoque de Palahniuk es su pertinente disección de la actual sociedad materialista con sus personajes reales “dando tumbos” en un mundo tan mezquino; y, por supuesto, con todas las reflexiones y sensaciones (explicadas en mi reseña y demás comentarios) que suscitan.
También es cierto que no es original la “particularidad” de uno de los personajes (hay varios precedentes literarios) pero si es singular el uso que hace el autor y las acciones que provocan.

En cuanto al estilo, volvemos al subjetivismo de cada uno y al particular “gusto” que tiene cada lector, y ahí es más difícil explicar con argumentos convincentes. Su forma concisa, contundente y visceral me pareció acertada y contada con destreza. Creo, como apunto al principio, que es un complemento “natural y necesario” a la historia. La metáfora con el rap tiene su algo de gracia.
La comparación que haces con otras dos novelas no puedo juzgar pues no he leído ninguna de ellas, y con “American Psycho” nunca (eso creo) tendré opinión ya que la película fue una autentica decepción y no tengo intención de conocer la novela. Con “El diablo a todas horas” si tengo el propósito de leerlo, me ha picado la curiosidad el “entusiasmo” que ha provocado este libro y ver si es posible esa hipotética comparación que dices. Si es así me encantará la novela de Pollock (ojalá coincida contigo) o será todo un fiasco. Quizá todo quede en un término medio entre ambos extremos.

@Tharl hace 8 años

Palahniuk es un autor efectista, cierto; y sus libros (leí dos) por lo que me han dicho se repiten bastante. Cierto. Pero creo que en el CLUB DE LA LUCHA (mucho más posmoderno que moderno, por cierto) contenido y forma, y argumento y sentimiento, se ajustan perfectamente entre sí. El efectismo de Palahniuk está perfectamente llevado en esta novela neofascista.
Que no es una maravilla, probablemente, pero tampoco es una basura.
Yo, por el momento en que la lei (17 o 18 añitos) probablemente, la disfrute muchísimo.No es un mal libro.

@_567_ hace 8 años

Hola Arspr,
Coincido más con la opinión de Fausto que con la tuya. Desde luego no deja indiferente y eso se puede apreciar mirando los votos de Palahniuk en esta página, es decir quién prueba y le gusta suele repetir con este autor. A mí es un tío que me cae bien, digamos que lo considero como una eterna promesa del nuevo realismo sucio norteamericano (muy imaginativo, corrosivo y con un potente sentido del humor…) que ha conseguido hacerse su propio público a costa de sacar libros como churros, lo cual considero un craso error ya que en mi opinión tiene mimbres para sacar alguna novela capaz de superar ese 7 donde parece haber fijado el listón de mis gustos. Te recomendaría ‘Asfixia’ y ‘Nana’ por si te apetece seguir con él. En cuanto a la comparación con Pollock, que me suena de haber leído en algún otro sitio, en mi opinión no comparten absolutamente nada (más allá de Javier Calvo, el mismo, brillante, traductor) si el Chuck es la promesa en ciernes, el Pollock me parece toda una confirmación…

¿Rapero? Hummm, me viene este pasote de tonada a la cabeza…


youtu.

@Faulkneriano hace 8 años

Pues Palahniuk (que, por cierto, es de mi quinta) tiene ya trece novelas según mis cuentas y lleva escribiendo desde 1996, así que como promesa ya vale.

Agradezco a este hilo escribir correctamente el apellido de este hombre, del que no he leído nada. Me ha costado casi tanto como Hitchcock.

@arspr hace 8 años

Fausto, sigo discrepando en lo que indicas de "disección de la sociedad". Yo no la he visto por ningún lado, salvo un párrafo por ahí perdido de "eres infeliz con lo que tienes, y solo curras para poder tener dinero y comprar más de lo mismo" y la caricatura de los grupos de autoayuda que impregna todo el libro (los clubs de lucha no son más que otra variedad).
Y respecto a dar tumbos, es que realmente el libro no narra los tumbos del narrador (y un poquito solo de la chica). Tan solo que está "descontento", no puede dormir por ello, va a grupos de autoayuda y, de repente, se encuentra con Tyler Durden. Punto, no hay ningún tipo de desarrollo de sus tumbos ni en plano psicológico, ni en plano de evolución narrativa. Principalmente porque creo que Palahniuk realmente solo pretendía, quiso, (o a lo peor, sabía), hacer "efectista" y "super moderno" (o super post-moderno, que lo mismo da), dicho encuentro sin poder meter más chicha en la novela.

En fin que desgraciadamente no me ha gustado nada.

@FAUSTO hace 8 años

Al final todo puede reducirse al punto de vista que tomamos y el significado que damos a ciertas palabras. Para mí si hay una punzante crítica cuando describe la generación que “ha fabricado” esa sociedad. Se ha creado una juventud sin intereses propios ni autentica libertad donde solamente se realiza mediante el dinero y el éxito profesional. Como reacción ante esta situación se ha tenido que inventar una revolución (otro debate sería la validez y legitimidad de dicha rebelión) para sacar a la luz los verdaderos valores o instintos de la persona. A esto me refiero con dar tumbos, y no sólo les ocurre a los principales personajes.
Este análisis del autor, examinando los efectos o víctimas, si que encierra, según mi criterio, una crítica a las normas por las que se rige la sociedad y sus instituciones.

También pienso que hay evolución (psicológica y moral) en el personaje del narrador, exactamente cuándo conoce a Tyler. El encuentro con esta figura le hace cambiar su “personalidad”, su forma de pensar y el concepto que tiene de la realidad. Palahniuk para mostrar mejor esa transformación y desarrollo del protagonista utiliza el recurso (y cuestión clave para que la narración prospere) de escribir en 1ª persona.

Como ya han comentado Tharl y Krust, no es una novela redonda pero contiene muchos elementos interesantes. Tu reseña me ha vuelto a recordar las buenas sensaciones que tuve y será un recordatorio para seguir con este escritor, seguramente antes que después, e incluso probar primeramente con Carver que tienen un estilo similar aunque con miradas sobre la realidad diametralmente opuestas, por lo menos juzgando con las únicas obras leídas de ambos autores.