CRISTALINO COMO EL AGUA por arspr

Portada de COMO AGUA PARA CHOCOLATE

Pocas veces un libro cumple tan fielmente las expectativas que uno había puesto en él, en cuanto a argumento, alcance y estilo, como me ha pasado en este caso. Y es que con lo poco que sabía de él esperaba justo lo que he encontrado: una historia amena, simpática, intranscendente, más que correctamente escrita y con toneladas de tecnicismos, (vaya palabra fea en este contexto, pero esa es la palabra), culinarios y mejicanos (para más inri) que yo personalmente me he saltado en su mayoría (perdón…). Lectura rápida cuyo tono desenfadado y sin pretensiones, de cuentecillo veraniego, queda además remarcado por el uso del realismo mágico que termina de matar cualquier intento de "seriedad" del mismo.

Y esta es tanto su mayor virtud como posiblemente su punto débil. Porque al igual que he escrito en el título, en mi poco original juego de palabras, "cristalino como el agua" bien podría haber resumido como "insípido como el agua". La historia no es más que la comedia romántica sobre Tita, perfectamente llevada eso sí, pero sin que se aproveche la ocasión para narrar nada más, salvo como un meros decorados secundarios sin mayor profundidad. Ni es un relato costumbrista, ni se aprovecha para una narración histórica (o pseudohistórica), ni para un análisis psicológico de personajes, ni es especialmente ingenioso o humorístico, ...

En fin que es un libro cortito, y seguramente ameno para cualquiera, pero poco más (o poco menos, si es lo que todos buscamos en ciertos momentos). Y tanto es así que yo ya al final, casi casi he alcanzado el punto de comenzar a leer a salto de mata para darle carpetazo porque notaba que mi interés decaía por momentos. Y tanto es así que la misma Laura Esquivel debió pensar lo mismo porque de repente el último capítulo sirve de epílogo brusco al cuento en un punto medianamente lógico y argumentalmente correcto, pero que bien podía haberse trasladado hacia adelante o hacia atrás tres capítulos más o menos sin que hubiera pasado nada especialmente grave.

Lo dicho agua fresca para momentos de sed, (o como simple capricho), pero no le busquéis retrogusto ni persistencia en el paladar.

Escrita hace 8 años · 4.5 puntos con 4 votos · @arspr le ha puesto un 6 ·

Comentarios

@Faulkneriano hace 8 años

De algunas novelas mejor no hablar mucho...

El consuelo es que la película subsiguiente es casi tan mala como la novela.

@lucero hace 8 años

Imposible reseñarlo de un modo más acertado!! En cualquier caso es tan o más legible que muchos otros bodrios, y muy recomendable para lectores poco pretenciosos, o menos cultivados.

@Faulkneriano hace 8 años

Mujer, no es que quiera cebarme con ésta en concreto: es que no estoy acostumbrado a que las novelas hispanoamericanas sean malas. De hecho, quitando a Luis Sepúlveda, toda las cosas que he leído del otro lado del charco me han gustado y muchas son absolutamente fuera de serie.

@Poverello hace 8 años

Concho (por mezclar argentino y castellano), pues a mí la archiconocida que leí de Sepúlveda, 'Un viejo...' me gustó más que esta, que me pareció entretenida, como la peli. Aunque no sea una obra maestra. Cada vez te metes en más charcos, Faulkneriano, con lo prudente que eres.

@lucero hace 8 años

Ignorante yo...Luis Sepúlveda? perdón pero no lo registro...(respetuosamente)

@Poverello hace 8 años

'Un viejo que leía novelas de amor'. No te cortes las venas, lucero, que es la única más que conocida, al menos a este lado del charco.

@lucero hace 8 años

La verdad que no lo conocía, veo que lo publica Tusquets, es chileno. En fin con las ganas que me han infundido...paso!

@Faulkneriano hace 8 años

Otro charco que piso, por lo que se ve: Sepúlveda era un bluff, como demostró su siguiente novela, que era bastante peor, Mundo del fin del mundo o qué sé yo. A ver quién se acuerda ahora de él... Me parece perfectamente lógico que no lo conozcas, Lucero.

Yo, a todo esto, quería echarles unas flores a la literatura hispanoamericana, que me gusta mucho. Insisto en ello.

@arspr hace 8 años

¡Qué duro eres Faulkneriano! Hombre, está claro que no será el libro mejicano a salvar del S.XX, ni un tratado de las emociones... Pero tampoco me ha parecido un mal libro. Baja un poco el listón que en el metro también se lee. Y como libro simpático pues cumple bastante bien.

@arspr hace 8 años

¡Qué duro eres Faulkneriano! Hombre, está claro que no será el libro mejicano a salvar del S.XX, ni un tratado de las emociones... Pero tampoco me ha parecido un mal libro. Baja un poco el listón que en el metro también se lee. Y como libro simpático pues cumple bastante bien.

@Faulkneriano hace 8 años

arspr, en provincias no leemos en el metro. Y reconócelo ¿a que te saltabas las recetas?

@Poverello hace 8 años

Arspr se saltaba las recetas porque ya sabía hacerlas (como yo). A mí Sepúlveda no se me ha olvidado, pero vamos, tampoco he olvidado la primera torta que me dieron. También hay escritores o directores de una sola obra, ¿no? Fíjate en Harper Lee o Sir Charles Laughton. Sí, es un poco de demagogia, pero lo recordé ahora y que a veces sucede, aunque por motivos casi siempre ajenos al autor.

Yo leo a veces en el autobús, pero como los trayectos son más cortos alguna vez hasta me pasé de parada.

Abrazotes.