ENTRETENIMIENTO SIMPÁTICO por Tharl

Portada de LA HOZ DE ORO

Don Quijote, Spiderman, Tintín, Jean Valjean, Mafalda, Dante, Asterix, Aquiles, Ulises, Batman… hay personajes e historias que todos conocemos, a veces sin saber ni su origen, autor, o de dónde demonios han salido. Estos personajes están afianzados hasta el tuétano en la cultura, aunque sea la llamada “cultura popular”, especie de cultura de segunda fila a la que pertenece por excelencia el cómic. Está por ver si perduran o la trascienden tanto como los otros cinco que les acompañan… Sí, hay personajes e historias menos conocidos pero igual de buenps, si no mejores, pero se da por hecho que si todo el mundo conoce a estos -y en el caso de Asterix hay traducciones en todos los idiomas incluido latín y griego clásico- es porque deben ser buenos. ¡Por Tutatis! Y voy yo y pongo un 6 a mis dos lecturas de Asterix.


Hace casi un mes desde que leí mi primer Asterix - “Asterix el Galo”, soy tan original que empiezo por el principio- y si os soy sincero, ya ni me acuerdo y todo indica que va a suceder otra vez lo mismo con mi segunda lectura. También leí el cómic en una tarde, también me ha entretenido, sacado alguna sonrisa y dejado con ganas de más. No de leer más, sino de haber encontrado algo más.

Astérix y Obélix, grandes viajeros por lo que veo, viajan en su segunda aventura a Lutecia, París en tiempos romanos. Lo que da juego a un humor fácil e “infantil” aderezado por comentarios y referencias más elaboradas y adultas. No hace falta que Pixar nos diga que es la fórmula del éxito. El humor fácil hace simpáticos a los personajes -y cansa en algún momento-, el humor elaborado saca alguna sonrisa. Goscinny maneja el anacronismo como nadie, con desenfado, astucia y alegría. Es capaz de, basándose en una sociedad de hombres rectos y extraños que hablaban mu rarus y se relacionaban con homos melenudus, hacer apología de la resistencia francesa en un cómic para niños y no tan niños. En “Astérix el Galo” los anacronismos jugaban con la cultura latina, a la que ahora se suman referencias del Paris moderno. La burla desenfadada a la tradición romana y las referencias al presente y culturas modernas (hispanos, godos, germanos, etc.), creo, son los dos pilares del humor de la serie.

Así, me hace sonreír el comentario anacrónico sobre Lutetia -“es una bella ciudad pero peligrosa”-, el abarrotamiento de sus calles y calzadas -en obras por esclavos, claro-, los días de mercado, y seguro que me dejo algo; pero se le podía haber sacado muuuuucho más partido. Me sonrío como un niño al ver al pequeño primo de Obélix -un Obelix sin caída en marmita-, ante pinceladas de ingenio como la cena de un par de jabalíes en el albergue, o la pregunta por el milurión; pero me irrita cosas que estén durante toda la página prolongándose algunos chistes, como aquel entre decurión-centurión-milurión.

Y para colmo estoy seguro que si en unos aspectos señalan demasiado el chiste, en otro, los juegos de palabras se me escapan -en parte por culpa de la traducción y no solo con los nombres- así como inmensos guiños a la cultura francesa y al presente del momento de publicación (1960). Me enteré por casualidad de una referencia a las 24 horas de Le Mans, y hasta la mitad del cómic -cuando hablan del bosque de Bolonia- no recordé que Lutetia (= Lutecia) era París en épocas romanas.

Tampoco entiendo -y aquí probablemente el problema sea mio- qué aporta Uderzo con su dibujo, desde luego no será ritmo, ni soberbias tiras de acción -Hergè sí me sorprendió en este aspecto, por lo que no pueden ser cosas de la época-. Por otro lado, también responsable del ritmo, la intriga que mueve la historia me importa un comino. Lo mismo me pasa con el color, me parece que se lo toman como un detalle sin importancia a añadir para que atraiga a los niños.


¡Por Tutatis y Belenos!, me esperaba mucho más de Asterix. Tampoco soy muy docto en esto del cómic, y probablemente sean cosas mías, pero aunque todo el mundo conozca Asterix, me da en la nariz que el Mortadelo que yo leía en mi niñez, que suele categorizarse para niños y que dudo que se conozca allende los pirineos, no tiene nada que envidiarle. Amén.

Escrita hace 8 años · 4.5 puntos con 2 votos · @Tharl le ha puesto un 6 ·

Comentarios

@sedacala hace 8 años

Yo tampoco leí nunca Asterix, y sigo sin leerlo, pero si leí Mortadelo y Filemón que me gustaban en aquel lejano momento. Es difícil saber hasta que punto, el gusto que tenemos de pequeños se debe, a la comprensible admiración de un niño por cualquier cosa de dibujos que se le presente, o a unas cualidades intrínsecas del producto que puedan llegar al mundo de los adultos. Sin embargo las personas que lo leían, y me lo recomendaban machacónamente cada dos por tres, eran adultos, jóvenes pero adultos. Pero a mí nunca me atrajo; yo me quedé, en esto de los tebeos, en el Pulgarcito y sus personajes clásicos.

@Poverello hace 8 años

Yo soy de los que leí poco a Astérix o a Tintín, como sedacala, aunque he ojeado de manera constante cómic, sobre todo de Goscinny (también Lucky Luke). El motivo es que cuando yo era nene eran tebeos para pijos. Del extranjero y en pasta dura. Un dineral, vamos, y apenas se encontraban en las librerías. Quiero retomar alguna lectura en breve y sólo comentar que estamos hablando de 1959, y yo pocas veces he visto (ni ahora) viñetas tan completas como las de Uderzo. Tanto Hergé como Morris, por poner ejemplos de los que estamos hablando y dibujo humorístico, son infinitamente más básicos en los fondos (como le pasaba a nuestros queridos Ibáñez y sobre todo Escobar).
En este tipo de cómics, lo que interesaba era la tirada, además de que muchos de sus autores compaginaban varias obras a la vez, y el cuidado que Uderzo tiene con las imágenes me parece exquisito.

Me encanta Mortadelo, a todo esto, cosas de la infancia.

Saludos a ambos dos.

@Mayte hace 8 años

Yo me he leído todos los Tintín y Astérix en los últimos tres meses, sin haber leído o saber nada de ellos en mi infancia, quizás he perdido con ello la perspectiva de un niño, porque así como Tintín me ha encantado y observo una gran evolución de los primeros a los últimos años y considero que puedo ser un cómic totalmente para adultos, no me ha pasado igual con Astérix, en este caso me han parecido simplones y tan similares que no sabría distinguir más allá de un par de ellos de todos los demás. Quizá se me ha muerto ya el niño que todos llevamos dentro, snif...

@Mayte hace 8 años

Me acabo de leer un par historietas de Mortadelo de una y dos caras respectivamente, y… SON MALÍSIMAS! Imagino que con lo prolífico que era Ibáñez las tendrá mucho mejores, es cuestión de saber dónde mirar, pero puede ser bastante cierto lo que tú dices, Sedacala, y mi juicio se deba a la admiración infantil. Si comparamos LA HOZ DE ORO con lo que acabo de leer de Mortadelo, Astérix se dirige a catedráticos de literatura y Mortadelo a recién nacidos.

¿Poverello, a qué te refieres por viñetas completas? A mí no me lo parecen en absoluto, pero vamos que ya digo que en esto del cómic estoy aprendiendo a leer. De todas formas por dibujo estaba pensando sobretodo en el “montaje” no sé cuál será el término de comics, es decir, la planificación de las viñetas en cada plana. Y también al “encuadre”. En Astérix me parecen bastante aleatorios. Tintín es otra cosa, ya lo comentaba en la reseña.

No he leído suficiente para comparar Tintín con Astérix -uno y dos de cada-, Mayte, pero por lo que he visto, creo que Herge es mejor dibujante pero Goscinny mejor guionista. Tanto por los diálogos -en Tintín un poco mediocres-, como por cómo se ajustan al dibujo: en Tintín me parecen en muchos casos innecesarios y desfavorables, como comenté en la reseña de EL TEMPLO DEL SOL, con Astérix no tengo tanto esa sensación. También creo que Goscinny es un humorista mucho más hábil e inteligente que Hergé. Si lo que juzgamos son las historias en sí, no me convencen demasiado ninguna. ¡¡Ojo, que hablo con una-dos lecturas de cada!! No sé hasta qué punto estás impresiones están en lo cierto ni si las sostendré en dos meses. Por cierto Mayte, menuda zampá’ que te has dado, ¿no? No sé si mi niño interior está muerto, espero que no, pero estoy seguro que no tiene tanto estómago como para zamparse en tres meses todo Astérix y Tintín.

Un abrazo a los tres y gracias por los comentarios :D

@Tharl hace 8 años

¡Cómo no! Ese era yo... :@

@Mayte hace 8 años

No sé qué Tintines habrás leído Tharl, pero a mí en general, el humor de Tintín me parece más maduro que el de Astérix, el capitán Hadock es un personaje sin parangón, Castafiore, Milú, lo que me he reído con ellos, y te podían salir por cualquier lado (con el que no podía era con Tornasol, ni pizca de gracia); Astérix era quizá un poco más repetitivo para mí en ese sentido, siempre era la gracia de pegar mamporros a los romanos, aunque tiene toques muy inteligentes no me compensó. Ojo, que los primeros Tintines (menudo sustantivo plural me estoy inventando) son terribles para mí, ya en su momento fueron muy criticados por sus toques racistas y misóginos, pero aparte de eso, y vuelvo a recalcar que yo no entiendo mucho de cómic, la evolución del dibujo es exponencial, al igual que las tramas; el mejor para mí sin duda, Viaje a la luna, totalmente visionario pues se dibujó antes de que el hombre pisase realmente el satélite. En este sentido me llena más un Tintín que un Astérix, pero desde mi experiencia de tragármelos todos (que no es para tanto que se leen muy rápido) podría asegurar que leyendo un par de ellos te llena y te entretienen más Astérix, pero cuando llevas varios se vuelve cansino, con Tintín pasa al contrario, no te dicen nada los primeros números, pero acabas devorando los últimos.

@sedacala hace 8 años

Tharl, quizá el éxito que tuvo Asterix en los años sesenta y setenta sea una consecuencia de los chistecitos de romanos apoyados en hechos de la actualidad. Mucha gente disfrutaba de su lectura para así presumir de captar las sutilezas de aquellos guiños a la modernidad. Pero, hay que decir que era una modernidad de los años sesenta o setenta y además dirigidos a un público francés. Por es mismo a ti te ha costado coger algunos de los chistes que estaban de actualidad en el “Mayo francés del 68”, por decir algo. Lo que si os puedo asegurar, es que entonces Asterix era el producto estrella de la gente que presumía de estar al día.
Pero repito que yo no lo leí, hablo de oídas. Pero tampoco os creáis que Mortadela y Filemón era ninguna maravilla; adquirió muchísimo éxito, pero era un éxito de muchos menos quilates que el de los demás productos del Pulgarcito de donde salió. Para mi, eran infinitamente mejores; Carpanta, Las hermanas Gilda, Zipi y Zape, Don Pío, Gordito relleno, El repórter Tribulete, Doña Urraca, Petra criada para todo,…..

@Tharl hace 8 años

Mayte, de Tintín solo leí EL TEMPLO DEL SOL. La verdad es que ni recuerdo el humor de esa aventura, para que te hagas una idea de cuanta gracia me hizo, jaja. El humor de Astérix por lo mismo que señala Sedacala es más sofisticado, y de pasó, en algunos aspectos espacio temporales, ha caducado peor. Me fijaré más en el humor de Tintín en el próximo cómic que será -lo saqué ayer de la biblioteca- “El Loto Azul”.

Saludines!

@Sueiro hace 8 años

Hola a todos,

Me he llevado una sorpresa al encontrar la colección de Asterix en la web. Quizás hubiera sido más acertado una sola ficha para toda la colección, como sucede con el manga y otros tebeos que pululan por Sopa de libros. Pero en el caso de los galos celebro que se puedan votar y comentar por separado. Estoy seguro de haberme leído todos en mi infancia y casi también de acordarme de lo que sucedía en cada uno de ellos. Con lo olvidadizo que soy es algo digno de destacar sobre una obra entrañable, amena y dotada de un sinfín de personajes que solo puedo comparar a títulos tan grandes como Los Simpsons o Dragon Ball. Lo digo por la capacidad de hacer de cada personaje un ser con rasgos y personalidades diferentes y de hacerlos interactuar en un pueblo tan pequeño sin caer en la repetición. Eso sin contar, claro está, las aventuras que en cada número llevaban al gordo y al flaco a lugares tan lejanos como América. Nostalgia modo ON. Aunque también he de admitir que los mantengo frescos gracias a las correctas adaptaciones al cine.

Espero que a medida que avances te vayas enganchando a los tebeos, aunque si no te han gustado los dos primeros dudo que vaya a cambiar la cosa. Quizás te recomendaría no detenerte tanto en el análisis de los diálogos e intentar disfrutar de las páginas como si de un viaje personal se tratase. La inocencia de Obelix, sus frustradas historias de amor, la astucia de Astérix, las incontables peleas contra los torpes romanos... Todavía se me pone una sonrisa al recordar cerrar la última página, en la que todos celebraban la victoria con un enorme y sabroso jabalí mientras Asurancetúrix colgaba del árbol.

Salu2!

@Sueiro hace 8 años

He de añadir que aunque me registré hace más de un año he sido ajeno a toda discusión en foros, por lo que perdonad si peco de ignorante al mencionar lo de una ficha para toda la colección.

@Tharl hace 8 años

Hola Sueiro!
Celebro tu regreso a la web! :D

Se nota el cariño que tienes a los personajes, pero como dice Sedacala, es dificil separar de los recuerdos de lecturas de infancia qué viene de la fascinación de esos años y qué de la calidad literaria. Eso no cambia que aquellas lecturas dejen un recuerdo precioso. Aunque al releérmelos años después me parecieron terriblemente mediocres, no puedo pensar en Dragonlance sin una sonrisa nostálgica. Igual que me ocurre con mi adolescencia, curioso.
Yo no leí Astérix de niño, ni de adolescente, sino ahora, con dos patitos en mi dni. No puedo hacer la misma lectura que haría entonces, o que haré después. No puedo verlos con los ojos inocentes de un niño, sino con los de… noséqué. De la misma forma, no puedo verlos con los ojos de un francés de los años 60’, lo que me exilia del disfrute más adulto del cómic. Acabó pues en el limbo de una lectura entretenida, simpática, pero ni enternecedora, ni brillante.

Un abrazo!

@Kodama hace 8 años

Yo soy de los que en su infancia leyó prácticamente todos los Astérix y Tintín, quizá porque en las bibliotecas cercanas a mi casa (la provincial y la del colegio) la sección cómic no era muy amplia; Astérix, Tintín y los personajes Made in Spain tipo Mortadelo, Zipi y Zape, Superlópez... Obviamente de todos esos personajes guardo un gran recuerdo, incluso algunos números he releído con el paso del tiempo.
@Tharl , si sólo has leído los primeros números de Tintín y Astérix a mí también me parecen los más flojos de la colección, si tienes tiempo y ganas :) dales una oportunidad a números más avanzados. Yo me quedo con los números intermedios de ambos, la calidad del dibujo mejora respecto a los primeros, el guión se hace algo más complejo y no llegan a la falta de ideas que evidencian los últimos números.

@Poverello hace 8 años

Sueiro, no eres en absoluto un ignorante por lo de las fichas. Ha sido un debate repetido en varias ocasiones y que si bien más o menos hay algunos criterios generales nos sigue costando en ocasiones ver que es lo mejor en según qué colecciones.

Perdonad que me ciña particularmente al dibujo en todos mis comentarios, pero es que no recuerdo de manera especial los guiones de los pocos cómics que leí de Tintín, Astérix o Lucky Luke, sólo que eran entretenidos. Respecto a lo de las viñetas completas me refería sobre todo como expliqué a la calidad e importancia concedida a los fondos. Están realizados con mimo y cuidado, no como solía (y suele) ser habitual en las colecciones de gran tirada, donde prima siempre la venta y la rapidez sobre la calidad y muchos de los escenarios o personajes eran sólo silueteados. En este sentido hay que destacar lo que comentas de los colores, Tharl, y que no te ha gustado. Hablando en general, lo que nunca es del todo exacto, el valor en este sentido de los cómics europeos serios de estas décadas es escalofriante, tanto en tebeos humorísticos como en los de adultos, como Blueberry. Pueden gustar más o menos un tipo de diseño de color (a mí particularmente la intensidad habitual en las colecciones de Tintín me gustaban menos), pero no se realizaban con la patética técnica de computadora de la Marvel y demás industria estadounidense, a base de puntos de tinta, con personajes secundarios y fondos en un solo tono y si eran verdes, violetas o morados era lo de menos.
De igual modo, lo de los encuadres y la aleatoriedad me parece difícil de concretar. Yo le tengo especial manía a Tintín, lo reconozco y voy a remediarlo cuando pueda, pero el diseño de dibujo me resulta bastante más plano y básico en línea y curva que Astérix y uno de los motivos probables es que Hergé parece usar un sólo grosor de plumilla, mientras que eso no sucede con Uderzo, lo que le da más profundidad a los dibujos. En planificación pues es cierto que estos, Hergé y Uderzo, no son Moore, pero tampoco lo pretendían y la influencia del cine sobre la novela gráfica no llegaría de forma clara hasta los 80, y sin embargo usan de forma habitual desde el plano general, al plano medio, primer plano, americano, picados... algo escasamente habitual en las historietas de este género, donde abundaban (y abundan) hasta la extenuación los planos enteros de los personajes sobre el borde inferior de la viñeta o los planos medios.

Evidentemente los cómics son algo más que el simple dibujo o un buen guión, sino la conjunción de infinidad de factores que hacen que algo te pueda resultar más o menos atractivo, pero considero respecto al dibujo, el color y demás vainas que estos galos (y Tintín, aunque le tenga interés, ji) no son del montón.

Abrazotes.

@EKELEDUDU hace 8 años

Las historietas de Asterix, cuando las leía de chico, en general no me hacían reír ni aunque me hicieran cosquillas. Les di otra oportunidad siendo adulto y me desternillé de risa. En gran medida el problema era que muchos chistes de Asterix no se pueden entender si uno no tiene cierto conocimiento de la Historia del período en que transcurren esas historietas, y yo, de chico, no lo tenía; no sé si es también tu caso. Como ejemplo puedo citar el caso de un borracho que aparecía encarcelado en una de esas historietas, y al que, en cierto momento, dejaban salir; pero acto seguido se ponía a vivar a Vercingétorix, el famoso galo que organizó un levantamiento contra Roma, y los soldados romanos volvían a encarcelarlo acto seguido. No entendiendo la situación, no le veía la gracia.

@EKELEDUDU hace 8 años

Aunque, releyendo tu reseña, no me parece que mi caso sea el tuyo. Puede que, simplemente, esta historieta no sea para vos.

@Tharl hace 8 años

Los chises de romano, Ekeledudu, más o menos los pillo. Los de la cultura fracnesa de la época (mayo 68), y más los retratos, ni de broma. :(

Me estoy leyendo un asterix y un tintín al mes, ya os contaré que tal el próximo :)