AXEL VON FERSEN, ALGO MÁS QUE "EL AMANTE DE LA REINA" por LegiaSantOx

Portada de EL AMANTE DE LA REINA

Abrir un libro y que poco a poco te traiga a la memoria recuerdos de historias ya leídas, de sabores y olores sentidos o , tal vez, de sensaciones vividas es un privilegio que no todos son capaces de otorgar a quienes los sostienen entre sus dedos.

“El amante de la Reina”, de Sixto Sánchez Lorenzo, publicado en Roca Editorial el pasado 17 de Septiembre, pertenece a ese género de pequeños tesoros paginados. El protagonista: el Conde Axel Von Fersen; el escenario: la misma historia de finales del siglo XVIII y principios del XIX , un período marcado por el cambio ideológico, político y social fruto de la Revolución francesa – antes, durante y después de la misma- , donde se reinventan las convenciones y se alumbran, por ejemplo, textos y acontecimientos que son piedra de toque de la humanidad, como la Declaración de Derechos Humanos o la Constitución de los Estados Unidos de América o la Guerra de la Independencia norteamericana; el resto del reparto: desde Luís XVI y María Antonieta, sus vástagos y la corte, hasta Goethe, Voltaire, Madame Staël, Marat, Haydn, Bonaparte… Todo ello relatado en primera persona, como si en un arrebato de “in Media Res” el Gran Mariscal de Suecia, que está a punto de morir a los pies de la masa envilecida, se dirigiese a nosotros para confesarnos cómo vivió el esa parte de la historia, para dejar constancia, hacer “justicia”, si es que el término no resulta demasiado trasnochado. Una vida que dura un momento, el momento antes de expirar, conformado de otros más pequeños a modo de teselas: “Son los pequeños momentos, a veces insignificantes y olvidados en vida, los que nuestra memoria descarga a velocidad de vértigo para que los revivamos por última vez. Y en ese fogonazo que antecede al fin, se me alumbran instantes que se reproducen con lentitud y eternidad, con idéntica cadencia, como si volviera a vivirlos o, por ser más exactos, a contemplarlos como un espectador ante el teatro en que se representa su propia existencia…”.

En estas condiciones lo único que le queda a uno es sentarse y disfrutar mientras revive, recuerda, concuerda y sobre todo, aprende, pues no olvidemos que para poder realizar una filigrana narrativa de ese calibre con un personaje histórico, recreando con verosimilitud el lenguaje de la época, es imprescindible el recurso a la fuente directa, la recopilación de testimonios, monografías … y en definitiva, sin desvirtuar la parte de ficción, un escrupuloso respeto por los hechos históricos que son el telón de fondo de toda la novela . Y eso sucede en este caso. Creo que el autor nos muestra un retrato psicológico de personajes reales que escuchamos como convertidos en actores que interpretan un diálogo. Es una narración eminentemente visual y colorida.

El comienzo de “El amante de la Reina” nos trae un leve perfume a Stendhal mientras recorremos con el joven Fersen sus primeras “estocadas” vitales, sus primeros aprendizajes. Nos lleva de viaje por Italia – Turín, Roma, Florencia- y es imposible no trasladarse a “Le Rouge et le Noir” o “La Chartreuse de Parme”. Nos transporta a la guerra de independencia norteamericana mientras en el espíritu del personaje se libra otra batalla: “Ignoro si la distancia fue sustancia suficiente para conformar y endurecer ese vínculo por mí esculpido en la desesperanza, y si dicha materia era el falso espejismo de mi propio deseo, pero solo el amor me interesa, y no su arquitectura. No me pareció sustancial cómo llegar a él, sino el hecho de haber llegado. Dejo a los químicos y nigromantes la satisfacción de descubrir su esencia original. Ensimismados en sus propias preguntas, ellos nunca habrán de obtener las auténticas respuestas, pues los sentimientos ni se estudian ni se miden; basta con tenerlos y alimentarlos, cada cual a su guisa, para experimentarlos con determinación y disciplina, tan rigurosamente como laboramos y oramos. Y así hice yo, con la dedicación del alquimista, mezclando en el crisol de mi pasado las imágenes, aromas y tactos que mis sentidos ávidamente absorbieron, mi mente con celo retuvo, y hubieron todos de acibarar mis días de acuartelamiento en Newport”.
Destaca la facilidad con la que el libro se deja leer o más bien la facilidad con la que uno se deja llevar por el propio libro sin darse apenas cuenta. Los cambios de ritmo, la descripción cuidada que activa el resto de sentidos acompañando a la vista —la reseña de las especialidades culinarias de la época, la referencia a la música hecha casi de forma tan exquisita como la anterior, los paisajes dibujados y los sonidos que los habitan… el discurrir del agua—, encajan a la perfección y actúan como los elementos que componen una sinfonía de Haydn.

El cuerpo central podría dividirse en tres pequeños engranajes que nunca dejan de entrelazarse como en una ligera cadencia: crescendo y ritardando y luego viceversa para ir Da Coda al Capo y vuelta a empezar. Los tres engranajes vendrían representados por: “Les Liason dangereuses”; la guerra , el deber y el honor; y el Amor y la Lealtad .
Sí, si la primera parte tenía un leve perfume a Stendhal, avanzada la novela encontramos un leve perfume a Choderlos de Laclos, que es inevitabl,e pues no es más que retrato fiel de una época en la que hombres y mujeres decidieron vivir por encima de todo —desde sus acomodados orígenes, cierto, pero vivir—, dejando de lado las conveniencias y evidenciando ese cambio que fue el Deus ex machina de aquellos años: “Caballeros y damas
dispusimos de nuestros cuerpos con la misma liviandad con que nos recreábamos con los juegos de naipes o la conversación. Amarnos fue un modo de compartir momentos deleitosos, y a menudo una plática placentera nos llevaba con naturalidad a disfrutar de la mutua belleza de nuestras almas y de nuestros cuerpos, no necesariamente en forma conjunta. Quienes denigraron nuestra conducta presentan títulos dudosos. Es cierto que una moral pacata y religiosa jamás puso freno a nuestros deseos, pero vil sería quien nos acusara de frivolidad por el mero hecho de jugar al whist, asistir a la ópera o a refinados bailes, o compartir con poca reflexión los lechos de damas jóvenes y casadas, de alcurnia o baja condición. Los espíritus, en esta época o en cualquier otra, no debieran calibrarse por tan nimias circunstancias”. Hedonistas, o simplemente laxos de moral para algunos —seguramente quién lea ciertas reflexiones pudiera sentirse escandalizado incluso ahora más de dos siglos después —, no fueron más que seres que conjugaron el verbo “vivir” ante todo, sin por ello dejar de tener presentes e incluso dar la vida por términos como “honor”, “deber” , “amor” y “amistad”. Y a este respecto, quien lee y quizás reconozca haber tenido una visión algo sesgada de personajes como María Antonieta —simplemente situándola su Petit Trianon dedicada a sus representaciones operísticas, “bals masqués” y conquistas amorosas—, entiende cuán injusta es a veces la historia que queda para las generaciones siguientes. La devoción que sintieron Axel Von Fersen y María Antonieta traspasó aquél último día en la Bastilla y el suelo de las calles de Estocolmo. Quizás fue el único amor que la reina tuvo, a pesar de la fama que se granjeó. Es reconfortante, al menos, hallar una sensibilidad más sutil, como la de Ian McEwan, autor de la novela “Expiación”, y de su personaje Brioni Tallis —aunque con inspiraciones diametralmente opuestas— capaz de imaginar un escenario diverso y más verosímil. Ejemplos perfectos de son la escena que nos regala el autor en la méridienne , primer encuentro físico entre Axel y María Antonieta, o la referencia a los obsequios que se entregaron, con inscripciones que se hacen más que eternas, pues en verdad los portaron con ellos hasta el momento de su muerte . Y sí, por cierto: “amantes”, del latín amans amantis , literalmente “el que ama” con todo su sentido original, sin desvirtuación, sin tacha amoral o despectiva pasada por una palabra que se vacía de contenido a golpe de conveniencia . Simplemente el que ama hasta tal punto que es más el otro ser y sus circunstancias, que él mismo. Simplemente la lealtad total por una idea, un recuerdo, un sentimiento. Seres que, como humanos, con sus luces y sombras, por regla natural tienden a alejarse de la perfección en proporción a cada paso que se alejan del vientre materno, pero que se muestran originales hasta el último momento vital, donde no hay distinción de clase o de jerarquía social, donde no hay ni reyes ni vasallos, al igual que en el amor.

En definitiva, “El amante de la Reina” es un buen ejemplo de novela bien construida, con un efecto narrativo que conduce al lector rápidamente dentro de las líneas que la conforman. Es una novela que contiene el relato de un gran amor, la prueba de hasta qué punto la lealtad puede trasgredir la propia muerte, el retrato de dos seres que vivieron en un tiempo convulso y de cambio, que se amaron pese a todo y a todos. Pero es, sobre todo, un muy buen ejemplo de Novela Histórica, bien documentada y respetuosa, con descripciones cuidadas y veraces de los hechos históricos. Un buen ejemplo de que todavía puede hacerse Novela Histórica sin desvirtuar la realidad en pos de la ficción, logrando, al contrario, que ambos extremos convivan y se nos muestren armónicamente.

Un libro más que recomendable. Un buen descubrimiento…

Escrita hace 8 años · 4.5 puntos con 4 votos · @LegiaSantOx le ha puesto un 8 ·

Comentarios

@Tharl hace 8 años

Un 8 es una nota modesta cuando se hace con la única intención de promocionar una obra propia (o de un gran amigo).

Gracias por tu ficha y reseña, espero que te guste el tablón de anuncios y participes también como lector (hay otras obras que puntuar, reseñar y valorar y comentar).

Bienvenido a la comunidad! Me encantará seguir leyendo tus comentarios.

@Poverello hace 8 años

Al igual que Tharl, confío en que tu presencia no sea tan sólo esporádica y que te incorpores con asiduidad a la web compartiendo más reseñas o comentarios.

Un saludo y bienvenid@ a SdL, LegiaSantOx.

@lucero hace 8 años

Notable reseña LegiaSantOx! espero leer otras tuyas también!! Bienvenido/a

@LegiaSantOx hace 8 años

Gracias a todos por vuestros comentarios , aunque creo que no se merecen aún a sabiendas que suene a falsa modestia .

Tharl y Poverello : yo también espero participar con asiduidad en esta comunidad ya que nunca antes lo había hecho y mis comentarios acerca de mis lecturas no iban más allá del círculo de amigos.

Tharl , no pertenezco a ninguna Editorial, no hallo más retribución que el simple placer de la lectura recomendando un buen libro ... Detesto el marketing y las campañas atroces que hacen que libros no tan brillantes se conviertan en los más vendidos . Es lo suficientemente difícil el oficio de escritor ya de partida ... y me paro en ciertos títulos además de por preferencias literarias , porque todo el mundo merece una oportunidad de ser leído máxime cuando después de tener el libro descubres que está bien escrito. No represento a nadie, reitero . Solo soy una lectora . Siempre lo fui . Solo doy mi opinión, y en mi opinión es un libro notable pues, sobresaliente, sólo son - en mi opinión siempre- los clásicos ( desde Catulo a Irène Nemiróvsky , que para mi esta última entra en esa categoría) ... y siempre con reservas porque no existe la perfección. Siempre se puede escribir mejor un libro.

Espero hacer muchas más reseñas, y espero seguir haciéndolas acerca de libros no vehiculados por el marketing o acerca de clásicos - aunque llegue siglos tarde - .

Muchas gracias a todos y nos leemos pronto

@LegiaSantOx hace 8 años

P.D.T : por supuesto, cada uno es libre de valorar a su antojo ... lo mejor es leer y después discurrir , compartir y comentar... ese es el placer que viene después de desentrañar por uno mismo un libro.

@Poverello hace 8 años

Oh, Legia, para mí sí hay perfección, sino ¿en base a qué 'juzgo'?. Pongo dieces y me quedo tan a gusto, aunque comparto al cien por cien lo que dices y se los planto a clásicos. Los unos me cuestan bastante más en la literatura (creo que no tengo ni uno, valga la redundancia), por eso que dices del oficio de escritor, supongo; en cine me hincho también a unos y me quedo aún más pancho.

Reitero mi bienvenida.

@Tharl hace 8 años

LegiaSantOx, siento si fui algo brusco o si malinterpreté tus intenciones después de ver en tu twitter todas la difusión que has hecho de esta obra (y no otra). En la web hemos tenido casos bastantes esperpénticos, desde autores que entran con mil cuentas para puntuarse con un 10, poner un 1 a los clásicos y así subir en el top, hasta escritores amateur con ínfulas que suben libros sin publicar (y sin terminar) afirmando que van a tener el premio planeta (como lo oyes :P). En todo caso, reitero mis disculpas.

Espero seguir leyendo estupendas reseñas tuyas, como esta, y lo dicho:
BIENVENIDO!

PD: Sea o no tuyo el libro, espero que al autor novel español le vaya bien con su novela.

Un saludo más cálido que mi anterior bienvenida (disculpa de nuevo)

@Tharl hace 8 años

Ah! y opino como poverello en su comentario.

Es curioso cómo llegamos a ser más duros con el cine que con la literatura. Imagino que será que por la inversión de tiempo arriesgamos más en lanzarnos a malas obras de un arte que de otro.

@BriGid hace 8 años

Yo siempre me pregunto lo mismo, porque debe ser que soy más rara de lo que pensaba, jajaja ¿tan imposible se ve que un clásico lo puntuen con un 1 y uno que no lo es con un 10?

@Faulkneriano hace 8 años

Todo un personaje este von Fersen. Cuando leía esta primavera la biografía de María Antonieta por Antonia Fraser me decía para mí: con esta historia se escribe una novela sin mucha dificultad: su participación en la guerra de independencia norteamericana, su desaforada muerte y, sobre todo, su larga relación con la reina de Francia, a la que no abandonó en la adversidad, trazando toda clase de planes para rescatarle de la Revolución. En fin, todo un carácter. Lástima que la novela histórica no sea mi género.