NO SÉ QUIÉN SOY por Nastenka

Portada de NO SOY STILLER

"Sturzenegger se limita a replicar: Somos una democracia.
Yo no le comprendo.
¿En qué consiste pues la libertad de una constitución democrática si no en dar constantemente el derecho al pueblo para que modifique sus leyes dentro del sentido democrático, cuando siente la necesidad de afirmarse en una época moderna?
Lo único que cabe preguntarse es si desean realmente esta modificación.
Yo protesto contra la peligrosa opinión de que la democracia sea algo que no pueda transformarse y contra su convicción de que uno pueda ser tan libre como sus antepasados sin atreverse a ir más allá que ellos.
¿Qué significa ser realista?
Sturzenegger dice siempre:" ¡Las ideas están bien, son algo muy hermoso, pero tenemos que ser realistas!"
¿Qué querrá decir con esto?"

"-¡Yo no soy Stiller!" Es la primera frase que nos suelta el protagonista en su empeño por rehusar una identidad que sólo él niega como suya...

¿Y qué ocurre cuando uno se da cuenta que su vida ha decidido -sin contar con él- la dirección que tomar?
¿En qué radica nuestra identidad? ¿En el nombre que nos dieron al nacer, que ni siquiera nosotros decidimos? ¿En el lugar dónde nacimos, cuando podríamos haber nacido, quizá, en la parte más contradictoria del mundo a nuestro país? ¿Tenemos la libertad, llegado el momento de darnos cuenta que no somos "ese nombre", "esa patria", de ser una persona distinta de la que hemos sido hasta ese momento? ¿Nos lo permitiría el resto del mundo? ¿Nos lo permitirían conocidos, amigos... familia?
Todas estas dudas me asaltaron leyendo a Stiller(o Mr. White), porque lo que leemos son sus cuadernos, cuadernos en los que él se pregunta para qué escribe, "escribir no es comunicación con los lectores ni comunicación consigo mismo, sino comunicación con lo inexpresable. Y cuanta más precisión se logra al expresarse, más cerca se llega de lo inexpresable, o sea, de la verdad que oprime y mueve al escritor. El lenguaje nos ha sido dado para que podamos callarnos. Quien calla no es mudo. Quien calla ni siquiera sospecha lo que no es."
(Incontestable)..
Y así, las preguntas sobre la propia identidad acaban siendo el dilema sobre qué cadenas elegir..

Dice la contraportada que Frisch satiriza a fondo la sociedad y el mundo moral de la pequeña burguesía, esa sociedad de la que su Suiza natal es el perfecto, impecable y para él insoportable dechado.
Y no le falta razón(una pequeña muestra el párrafo que escogí).
Pero "No soy Stiller" es mucho más que eso, es una historia confusa, compleja, en la que Frisch ejecuta un análisis exhaustivo y demoledor del ser humano y de la construcción y deconstrucción de la identidad de una persona, en este caso, el sujeto a anlizar sería Stiller(o Mr. White), quien concentra en su ser todas las contradicciones y conflictos inherentes en el ser humano para con la vida en sociedad...

Y es, además, la historia de un amor que pretende ser tan protector que acaba siendo destructor...
La relación de Stiller con Julika, narrada de manera excepcional, genera en el propio Stiller más dudas que su propia identidad...

Y es que para Frisch, todo gira en torno al individuo, a su idea de sí mismo, a su continua y azarosa búsqueda de la propia identidad. En ese extenso y agotador proceso deberá alcanzar como meta final ese sentimiento amoroso hacia sí mismo, el único capaz de ayudarle a superar los múltiples obstáculos que se encuentre en el camino del conocimiento de sí mismo. Si desapareciera ese sentimiento, se desvanecería también toda posible esperanza de salir de su grave crisis de identidad, encontrar su lugar en este mundo; se alejaría inevitablemente de esa vida auténtica a la que todo ser humano aspira..
Si uno no consigue aceptarse tal y como es en la realidad, tampoco podrá aceptar a los
demás a su alrededor..

Stiller(o Mr. White) se ha juzgado a sí mismo y se ha declarado culpable...

Conclusión; Qué triste se queda una después de leer los cuadernos de Stiller(o Mr. White), una tristeza que aumenta al leer el epílogo del fiscal..

Escrita hace 9 años · 5 puntos con 6 votos · @Nastenka le ha puesto un 9 ·

Comentarios

@_567_ hace 9 años

"¿En qué consiste pues la libertad de una constitución democrática si no en dar constantemente el derecho al pueblo para que modifique sus leyes dentro del sentido democrático, cuando siente la necesidad de afirmarse en una época moderna? "

Justo eso nos preguntamos estos días en mi pequeño país: Catalunya. Espero que seamos capaces de no prostituir esa Libertad, que la separación de España sea cordial (de otra manera a mí personalmente no me vale), y hacer las cosas bien para entre todos construir una Europa moderna, un mundo mejor; es decir sin violencia de ningún tipo y con mucho seny *...

* sentido común

Una reseña para reflexionar. Bona Nit.-

@salakov hace 9 años

Definitivamente, parece más fácil concluir "yo soy esa patria"... que intentar desentrañar la pregunta más profunda, lo inexpresable: QUIÉN SOY?
A mí cualquier nacionalismo (vasco, catalán, español,...) me ha parecido siempre de una simpleza pasmosa. Pero supongo que esa pertenencia a un grupo, ese patriotismo inventado, esa homogeneización simplista, debe de ofrecer algún calor en forma de aceptación social. Y además te exhime de hacerte preguntas difíciles...

@Faulkneriano hace 9 años

Celebro, Nastenka, que te hayas animado a reseñar esta novela excelente, poco conocida, de hace casi medio siglo, publicada en Suiza (de donde apenas se conocen escritores de fama) y sin embargo imprescindible. Curioso personaje este Frisch, muy preocupado por la identidad: la otra novela suya que he leído es Pongamos que llamo Gantenbein. Lo tenía claro...

En Suiza hay bancos, referendums, san bernardos y al menos dos escritores considerables: Frisch y Durrenmatt.

@Tharl hace 9 años

Muy buena reseña Nastenka, me la apunto corriendo.
La identidad (incluida la nacional, pero no solo) es siempre un tema enormemente complejo, interesante y apasionante; también polémico y peligroso al ser manipulado. Milošević sabia como hacerlo, para nuestra desgracia no era el único: actualmente se sigue haciendo. A las pruebas me remito.
Me has recordado una cita que leí de un tal Bereite: "La educación obligatoria es una ofensa terrible a la libertad individual". Da qué pensar.

@Tharl hace 9 años

Quein eso escribió, no fue Tharl. No sé quien es. :D

@salakov hace 9 años

La asunción de la identidad nacional como propia.. me parece paradigmática de una propia falta de identidad.
El Roto -¡grande!- lo clava hoy en su viñeta...
elpais.

@Poverello hace 9 años

No sé por qué derroteros me conducirá K., pero no puedo evitar recordar 'El proceso', que estoy leyendo, y el juicio sumario a un ser que ni sabe por qué se le acusa ni sabe si no lo estarán confundiendo con otro. Rememoro también a Asimov, en un relato que leí hace unos días: 'Sufragio Universal'. Reduciendo cada vez más el margen de error, una computadora a través del único voto de una persona de todos los EE.UU., señalada según inmensos cálculos probabilísticos, es capaz de saber y elegir el futuro presidente. Como si vota en blanco. No hay individuos ni propia identidad sino posibilidades de acierto. Si algo es lo más cómodo, aunque no sea lo más lógico, ofrezcámosle un brindis.

Lo apunté también a mis listas, Nastenka.

Curioso también lo del Sr. White... ¿Cogería de aquí la idea Auster para su Trilogía?

@Nastenka hace 9 años

Curioso título también ese otro de Frisch; Faulkneriano... y habrá que descubrir a ese otro suizo...

El..."¿quién soy?" es, seguramente, la pregunta más desconcertante y difícil que nos podemos hacer.. Ortega y Gasset dijo aquello de; "Yo soy yo y mis circunstancias".. Pero si te cambian las circunstancias, puedes llegar a sorprenderte a ti mismo..

Yo no me reconozco en ninguna patria, a veces me cuesta reconocerme en mi nombre, y mis circunstancias, la mayoría de las veces no son sólo mías...
Me quedo con la frase de Nietzsche; "Yo no sé qué hacer; yo soy todo eso que no sé qué hacer."

@Nastenka hace 9 años

.... Más bien dijo... "Yo no sé que hacer; yo soy todo eso que no sé hacer"...

Y ya que estoy con las correcciones, decir que quizá cuando hablé de amor protector en la reseña, debí haber hablado más bien de amor que pretende ser salvador...(más que protector) eso sí, el como acaba siendo... no lo cambio..

@salakov hace 9 años

Yo sobre el tema de la identidad -y sobre cómo esta se proyecta o se deja de proyectar hacia el exterior, hacia los "otros"- siempre recuerdo una cita de "El libro del desasosiego" de Pessoa, que no por algo es una de las lecturas más profundas y desconcertantes que uno puede leer en la vida...

"Siempre me ha preocupado, en esas horas casuales de desprendimiento en que tomamos conciencia de nosotros mismos como individuos que somos para los otros, imaginarme la figura que haré físicamente, y hasta moralmente, para aquellos que me contemplan y me hablan todos los días o de manera accidental. Estamos todos acostumbrados a considerarnos como primordialmente realidades mentales, y a considerar a los otros como directamente realidades físicas; vagamente nos consideramos como personas físicas destinadas a la mirada ajena; vagamente consideramos a los otros como realidades mentales, pero sólo en el amor o en los conflictos tomamos verdadera conciencia de que los otros tienen sobre todo alma, como nosotros la tenemos para nosotros mismos."

Solo en el amor o en los conflictos, asevera. Tremendo, ¿verdad?

@Nastenka hace 9 años

Y tan tremendo...
Apuntado queda "El libro del desasosiego"..