AVENTURAS EN LOS MARES DEL SUR por Hamlet

Portada de LOS MERCENARIOS

Magnífica edición a cargo de EDT, en un solo volumen, de uno de los clásicos aventureros del cómic nacional. El integral de "Los mercenarios" reúne en un cuidado blanco y negro todas las aventuras que Antonio Pérez, más conocido como Carrillo, dedicó al aventurero Tom Rowe y sus mercenarios, y que suma un total de doce episodios, si es que no he contado mal. El tomo viene además introducido por una elogiosa y emotiva reseña de Enrique S. Abulí que ánima, aún más si cabe, a aventurarse en sus copiosas páginas.

Conocida es la predilección de Carillo por los relatos ambientados en los lejanos y exóticos mares del Sur. Una predilección que data de los lejanos veranos juveniles en los que pasaba ociosas horas enfrascado en la lectura de algunas de las novelas de Salgari, Jack London, Joseph Conrad y otros. Novelas que reunían un denominador cómún, la aventura, y una localización también común, los mares del Sur.

No es de extrañar entonces, que a partir de ese momento, Carillo dejará navegar sin rumbo su creativa imaginación por las cálidas aguas de esas latitudes, soñando con sus paradisiacos parajes y con sus mujeres de abrumadora belleza. Desafortunadamente para él no ha llegado a conocer directamente esos lugares por vicisitudes de la vida, como por ejemplo su confeso miedo a los aviones. Pero afortunadamente, para nosotros, si que los ha visitado en numerosas ocasiones en sus cómics. Y los ha visitado de la forma que más puede agradecer un lector de obras de ficción: sin complejos, sin restricciones, con pasión y talento, pero sobretodo con ese espíritu y hálito vital con el que se tejen las mejores historias y se animan las mejores fantasías, y sin el cual es difícil arrastrar a otros: el espíritu del propio disfrute con lo creado.

Pero centrándonos en el tema. ¿ De qué trata "Los mercenarios"? Pues bien, "Los mercenarios" narra las trepidantes vicisitudes del decidido Tom Rowe y su equipo de hombres en su objetivo de eliminar la pujante piratería que azota los mares del Sur. La historia da comienzo con el asalto, por parte de un grupo de sanguinarios piratas, de uno de los barcos de la Liga Ruysdaal, una compañía naviera de origen holandés, que lleva un preciado cargamento en copra. Los miembros de la Liga se reúnen en urgente consejo para debatir como afrontar este problema que de no ser resuelto puede llevarles a la ruina. Parece que las estrategias habituales y oficiales no surten ningún efecto, hasta que una atractiva chica, hija del presidente de la Liga, propone su inesperada propuesta: contratar un grupo de mercenarios que les de cobertura y protección. Como ella bien dice: "La Liga necesita acción, no promesas..." y aquí es donde entran Rowe y sus hombres. Esa chica bella y resuelta es Guillermina Ruysdaal, la que a partir de ese momento se convertirá en la coprotagonista y heroína de la serie.

Se inicia así un conjunto de aventuras autoconclusivas de similar calidad y que se resuelven en unas veinte páginas aproximadamente. Pese a poder ser leídas de forma independiente guardan continuidad entre ellas, de forma que se puede apreciar una evolución en la relación entre los personajes, y más concretamente entre Tom Rowe y Guillermina.

El hecho de que sean episodios conclusivos redunda en cierta concentración de la acción que normalmente favorece el ritmo pero que algunos casos, los menos, transmite una incomoda sensación para el lector que se traduce en una resolución demasiado atropellada de según que situación. Como digo, no es un problema mayor pero si que he tenido, en alguna ocasión, cierta sensación de brusquedad en la transición de una viñeta a otra que ha afectado a la fluidez narrativa del episodio.

Pero si hay algo que si hay algo que caracteriza a "Los Mercenarios", a mi humilde parecer, es la sencillez y transparencia en sus aspiraciones. Carillo desde el primer momento no oculta sus intenciones de ofrecernos un puro divertimento, un conjunto de historias que se presentan desnudas, sin dobleces, simbolismos mal llevados, ni distintos niveles de lectura. "Los mercenarios" es, en este sentido, la aventura por la aventura. O sea, la mejor manera de entender ese maravilloso género que tantas y tantas horas de diversión de calidad, maravilla y evasión de la rutina a proporcionado a millones de personas y niños, y sin el cual estoy convencido que la vida de muchos hubiera sido diferente. Y lo digo por experiencia propia.

Los personajes de Carrillo, ya sean protagonistas o secundarios, siguen ese principio de sencillez y claridad que siguen las historias. Cierto es que hay personajes aparentemente dobles, esos viles y taimados traidores que han poblado siempre este tipo de historias, pero nada más. Además, estos se descubren fácilmente por el lector páginas antes de la revelación final, sin que ello reste interés a lo acontecido. Es decir, que todos los personajes pese a su carácter arquetípico cumplen perfectamente su función de personajes subordinados al único principio de entretener.

El protagonista, Tom Rowe, tiene algo de héroe romántico desengañado, con apariencia de tipo duro y aparentemente de vuelta de todo, muy seguro de si mismo, que recuerda a héroes del tipo Rick en "Casablanca" o a Corto Maltés, por poner tan sólo dos ejemplos de este tipo de personaje. Viene a ser algo así como un Bogart del cómic pero con la fachada de galanes de la época más al estilo Gregory Peck o Robert Taylor ( sin bigote ), que le dan un marcado carácter seductor aún cuando no se lo propone.

Todo el cómic posee cierta aura de cine negro, hábilmente mezclado con el ambiente exótico y marinero de Conrad o London. Es algo apreciable tanto en el dibujo, un maravilloso blanco y negro, como en el estilo.

Y como en toda película de cine negro o cine de aventuras que se precie no podían faltar las mujeres, que van desde la femme fatal que pese a su aparente odio se siente atraída por el protagonista ( pantera amarilla, en este caso) hasta la co-protagonista, una chica preciosa, pero con carácter y resuelta ( Guillermina ). Este es un elemento común de las famosas mujeres de Carrillo. Son hermosas y de sensuales formas pero nunca quedan reducidas a un mero objeto de comparsa en lo sucedido, si no que poseen un carácter autónomo y fuerte que les lleva a disputarse el protagonismo incluso con el héroe. Son esos "tiras y afloja" con estas fascinantes mujeres el ingrediente final que completa todo aquello que debe reunir un clásico del género aventurero ( inagotables malos muy malos, amigos fieles, un héroe atractivo y valiente, y mujeres bellas y de carácter).

A todo ello debemos unirle una forma lineal y clara de narrar, sin saltos temporales ni acrobacias de montaje, que hace que se pueda seguir su lectura sin apenas esfuerzo para centrarse en lo que a Carrillo realmente le importa.

Otro aspecto característico del autor de Masnou, y del que Abulí se hace eco en su prólogo, es el tratamiento visual de sus mujeres. Para empezar llevan poca ropa, justificado por el contexto en el que se desenvuelve la acción, y eso permite observar el dominio en las formas femeninas de este autor, que siempre opta por mujeres de evidentes redondeces y curvas en las antipodas del prototipo de mujer extremadamente delgada que se lleva hoy día en las pasarelas de medio mundo. Pero aunque Carrillo sea famoso por sus mujeres la realidad es que todo su dibujo es en sí destacado. En cada una de las páginas de este, sus "Mercenarios", demuestra su portentoso control de las figuras humanas, del vestuario, de los vehículos... en definitiva, de todo lo que entra en sus pobladas viñetas. Su fantástico estilo realista le llevó a ilustrar incluso algunos clásicos literarios en la memorable colección "Joyas Literarias" de la editorial Bruguera, que tanto contribuyo a acercar a los más jóvenes a un buen número de obras universales.

Si aún no habéis hecho las adquisición de cómics para las vacaciones tened en cuenta que "Los mercenarios" es una lectura veraniega perfecta, muy refrescante, que os acercará a esos clásicos que tantas veces hemos visto en el cine y degustado en novelas y cómics. ¡Y por si fuera poco se encuentra a un precio imbatible!

Tan sólo me queda esperar que EDT se decida por editar de una forma tan loable más obras de este fantástico autor, que rehuyendo la trascendencia nos acerca a lo atávico, a aquel espíritu aventurero que late en el fondo de todos los hombres, enterrado la mayoría de las veces bajo los sólidos muros de la comodidad y seguridad que otorga la rutina.


* Si queréis leer esta reseña con imágenes del cómic tratado para una mejor valoración de lo comentado podéis hacerlo en:
http://dentrodellaberinto-jareth.blogspot.com.es/2012/07/los-mercenarios.html

Escrita hace 9 años · 5 puntos con 2 votos · @Hamlet le ha puesto un 7 ·

Comentarios

@Poverello hace 9 años

Excelente reseña, Hamlet. Desde que comencé a leerla y ver las ilustraciones de tu blog no podía sacarme de la cabeza la excelente serie en tiras de los años 30 'Terry y los piratas', del estadounidense Milton Caniff. Mucho me lo recordaban tus palabras sobre lo que 'debería' ser una serie de aventuras de corte clásico sin darle más vueltas y que ofrece lo que dice ofrecer, lo que en estos tiempos es mucho más de lo habitual. El dibujo de Carrillo también me recuerda mucho al estilismo y clasicismo realista del norteamericano, de manera muy particular el sombreado que otorga ese entintado a plumilla tan característico de los años 30 y retomado por genios como Bernet (curioso que Abulí precisamente prologue la obra que nos ocupa).

Me ha resultado también muy peculiar que nombres correlativamente a Conrad y a London, que para mí son dos opuestos respecto al género de aventuras, y por lo que explicas, el cómic de Carrillo tiende bastante más al estilo 'juvenil' y sencillo de London que al complejo de Conrad. También muy interesante el apunte sobre la femme fatale, tan característico del cine negro (podría decirse que ahí se inventó con personajes tan duros y tortuosos como la Stanwych de 'Perdición' y la Gardner de 'Forajidos').

Para no hacerme 'pesao' no puedo olvidar a nuestro clásico de aventuras por excelencia, de personajes planos y romos, pero que también nos importaba un pimiento: 'El capitán Trueno' de Víctor Mora. Básico, si, pero siempre fue lo que esperaba.

Si puedo le echaré un ojo a la obra de Carrillo. Completísima reseña, Hamlet.

@Poverello hace 9 años

Excelente reseña, Hamlet. Desde que comencé a leerla y ver las ilustraciones de tu blog no podía sacarme de la cabeza la excelente serie en tiras de los años 30 'Terry y los piratas', del estadounidense Milton Caniff. Mucho me lo recordaban tus palabras sobre lo que 'debería' ser una serie de aventuras de corte clásico sin darle más vueltas y que ofrece lo que dice ofrecer, lo que en estos tiempos es mucho más de lo habitual. El dibujo de Carrillo también me recuerda mucho al estilismo y clasicismo realista del norteamericano, de manera muy particular el sombreado que otorga ese entintado a plumilla tan característico de los años 30 y retomado por genios como Bernet (curioso que Abulí precisamente prologue la obra que nos ocupa).

Me ha resultado también muy peculiar que nombres correlativamente a Conrad y a London, que para mí son dos opuestos respecto al género de aventuras, y por lo que explicas, el cómic de Carrillo tiende bastante más al estilo 'juvenil' y sencillo de London que al complejo de Conrad. También muy interesante el apunte sobre la femme fatale, tan característico del cine negro (podría decirse que ahí se inventó con personajes tan duros y tortuosos como la Stanwych de 'Perdición' y la Gardner de 'Forajidos').

Para no hacerme 'pesao' no puedo olvidar a nuestro clásico de aventuras por excelencia, de personajes planos y romos, pero que también nos importaba un pimiento: 'El capitán Trueno' de Víctor Mora. Básico, si, pero siempre fue lo que esperaba.

Si puedo le echaré un ojo a la obra de Carrillo. Completísima reseña, Hamlet.

@Hamlet hace 9 años

Gracias, Poverello. Me alegra que te haya gustado.

"Terry y los piratas" aunque lo conozco de oídas ( he leído algunas cosas sobre ellas ) y he podido ver algunas páginas suyas, no es una obra que haya tenido la suerte de leer. Recientemente, en "1001 cómics que hay que leer antes de morir" leí una entrada sobre este clásico del cómic norteamericano donde lo ponían francamente bien. Espero algún día poder llegar a leerlo.

Sobre lo que comentas de la curiosidad del prólogo de Abulí, resulta que Abulí conoció ya desde pequeño a Carrillo. Su padre y el dibujante eran amigos, y un día se lo presentó en Ocata (apeadero de Masnou que conozco muy bien, porque nací en el pueblo de al lado), ya que ambos estaban afincados en Masnou ( un pueblo costero del Maresme, cerca de Barcelona). Curiosamente también descubrí el pasado día que Carlos Giménez ( Paracuellos, Los Profesionales, etc ) estuvo viviendo en mi pueblo y que tuvo a uno de sus hijos allí.
Lo de citar a Conrad y London correlativamente lo he hecho porque el mismo Carrillo así lo reconoce en un escrito final realizado por él mismo que cierra el tomo de "Los mercenarios" y que ha escrito especialmente para esta publicación. Supongo que le habrá dado muchísima alegría que a su edad uno de sus cómics vuelva a estar tan de actualidad. Un premio, sin duda, merecido.

No obstante, y fuera de que él mismo lo cita, estoy de acuerdo contigo en que la influencia de London puede ser mayor que la de Conrad. Está claro que la sencillez de las historias de Carrillo y su acción trepidante se acercan más al autor de "Colmillo Blanco" que al de "El corazón de las tinieblas", aunque quizás al que más se acerque sea a Salgari, otro de sus referentes reconocidos. Supongo que básicamente Carrillo obtuvo de ellos su fascinación por la aventura, por los espacios abiertos, por ese hombre desarraigado lanzado a la deriva que debe afrontar peligros para sobrevivir, etc...y sobretodo su fijación por los Mares del Sur, un terreno abonado en aquellos tiempos para toda suerte de aventuras.

Barbara Stanwyck y Ava Gardner, menudas dos "femmes fatales" más estupendas en sendas películas estupendas. Soy un fan reconocido de "Perdición" y, sobretodo" de "Forajidos" ( más desconocida por el gran público), y aún añadiría otra de mis "femmes fatales" predilectas en una de mis películas predilectas. Me refiero a Jane Greer en "Retorno al Pasado" del maravilloso Jacques Tourneur. Pero bueno hay tantas memorables jeje como Gene Tierney por ejemplo en "Que el cielo la juzgue"...Stop vena cinefila que me desboco y ya no paro jeje

Acertadísima tu referencia al "Capitán Trueno" ( no te haces pesao ´pesado' para nada). Uno de esos clásicos que tantas y tantas horas de entretenimiento y maravilla han dado a una legión de lectores, que no es poco. Recientemente encontré en el "Corte Ingles" el tomo I y III del recopilatorio del "Cosaco Verde", otro clásico del cómic de aventuras patrio, tirado de precio pero al final no me lo compre ( ya había gastado demasiado, jeje) aunque no descarto hacerlo más adelante.

Pues nada, amigo, que tengas un perfecto domingo. Agradecerte siempre tu atención para con mis reseñas. Un abrazo.

@Poverello hace 9 años

Del 'Cosaco verde' nada sabía... Curioso. Imaginé que también sería de Mora, igual que los que sí devoré: 'El jabato' y 'El corsario de hierro', je je, y acerté.

'Regreso al pasado' la vi hace tanto que desde hace meses la tengo pendiente de ver. Una de las más dignas y emotivas películas de aventuras que he visto a lo largo de mi vida junto con el 'Robin de los bosques' de Curtiz es 'El halcón y la flecha' de Tourneur. Me gusta que en esta semana se hayan retomado de diferentes formas esas obras poco realistas históricamente, pero más que maravillosas de héroes de aventuras extraordinarias que tan felices nos hicieron en la sobremesa y en los veranos de playa ojeando tebeos de éstos. Pienso en la reseña de sedacala sobre 'Ivanhoe'.

Cuando creaste la ficha de 'Los mercenarios' y vi la portada di por hecho que era homenaje a Corto Maltés o una historia posterior a Pratt. Caniff merece la pena ser leído por su aportación a la historia del cómic, aunque hay que entender que eran los años 30, y los bocadillos de las viñetas 'aplastan' a sus protagonistas, je je. Tipo Tintín, sin ir más lejos, y aun más.

@Hamlet hace 9 años

Sí, acertaste. "El corsario de hierro" otro clásico, y no hablemos del "Jabato". Algunos de sus cómics se encuentran en mis estanterías. Y, por supuesto, toda la obra de "Corto Maltés". Ayer acabé "La casa dorada de Samarkanda" y aunque no es de mis favoritos favoritos, no veas que nivel literario el de Pratt. A nivel de dibujo en éste lo encontré más flojo ( de ahí mi nota) pero sus situaciones, personajes y frases tienen un toque inconfundible y mágico. Un talento irrepetible el Sr. Pratt.

Ah, Poverello, y gustándote tanto el cine de aventuras como a mí, dale un vistazo a "La vuelta al mundo en 80 aventuras" de José María Latorre. Está francamente bien y podrás encontrar en él cantidad de clásicos de este género que tan buenos momentos nos han dado, de pequeños y ahora. La ficha con mi reseña podrás encontrarla en Sopadelibros o en mi blog, con imágenes.

Un saludo amigo. Y buenas vacaciones.

@Poverello hace 9 años

Gracias mil, Hamlet, miraré el libro que dices, aunque no soy de comprar nada (excepto comida, je je).

Veré si lo puedo conseguir o si está en la biblioteca.