REY DE LOS SUEÑOS por salakov

Portada de THE SANDMAN. SUEÑO

“El rey de los sueños aprende que uno debe cambiar o morir; y luego toma su decisión”. De esta somera forma resumió Neil Gaiman, el autor de “The Sandman”, los 75 números precedentes de su obra más un buen número de especiales. Pero “The Sandman” es más que esa sucinta frase, mucho más…

“The Sandman”, para empezar, es la colección de cómics más unánimemente aclamada por crítica y público en los últimos años y considerada la más importante contribución de la década de los 90 al noveno arte. En ella, su guionista Neil Gaiman nos presenta a Sueño, un ser más allá de un Dios, conocido por los griegos como Morfeo y cuyo mito de poner arena en tus ojos cuando duermes viene a dar título a la colección. Así entendido, Sueño es la representación humana de esa parte oculta de la existencia que discurre paralela a la vigilia y que no es sino el sueño propiamente dicho, la fantasía si lo preferís.

Sin embargo, Sueño no es único en su especie y pertenece a una antigua familia anterior aun al Universo, los Eternos, compuesta por 7 hermanos, por orden de edad los siguientes: Destino, Muerte, Sueño, Destrucción, Deseo, Desespero y Delirio (Destiny, Death, Dream, Destruction, Desire, Despair y Delirium, en inglés). Cada uno de esos hermanos, por ende, tiene poder sobre el concepto que representa, siendo también cada personaje de esa familia muy diferentes entre sí (tan criticada como ensalzada fue la representación juvenil y desenfadada de la hermana mayor del protagonista, Muerte) y con las consiguientes discrepancias y envidias, amores y desamores, inherentes a toda familia.

Pero “The Sandman” sigue siendo mucho más que eso. Si bien la colección empezó prácticamente como un cómic de terror dentro de la serie “Vértigo” editada por “DC Comics”, según fue avanzando fue ganando en profundidad decantándose más hacia la fantasía propiamente dicha y tocando un montón de temas más humanos, más emotivos, más intensos y más inteligentes, jugueteando con conceptos religiosos y mitológicos mil, desde referentes cristianos como los ángeles, el Infierno y Lucifer hasta mitología griega, por ejemplo ese hijo de Sueño llamado Orfeo, mitología egipcia, nórdica, personajes de Faerie como hadas y duendes, etecé, etecé. ¿Parece lioso, no? En absoluto…

Aunque así resumido pudiera parecer una sinrazón, en “The Sandman” todo encaja con milimétrica perfección, teniendo cada personaje su momento en la colección y su relevancia al finalizar ésta. No puedo resumir aquí, ni ganas que tengo, los 75 números que componen la colección, pero os aseguro que en “The Sandman” su autor Neil Gaiman llevó al cómic a terrenos de genialidad anteriormente solo transitados por Alan Moore (un momento de recogimiento ante la mención del más grande) y acariciados por Frank Miller o Grant Morrison. Y bueno, del apartado gráfico qué decir, siendo cada portada de Dave McKean una auténtica obra maestra.

Si os gusta la fantasía, la mitología, la religión, la imaginación desbordante, las historias alucinantes, los desenlaces increíbles, los diálogos inteligentes y, en definitiva, la buena lectura, no podéis dejar pasar la ocasión de conocer “The Sandman” y perderos por sus historias. Yo casi os recomendaría sin dudar que empezarais por la saga “Estación de nieblas”, en las que se conjugan y comparten lugar la mayor y más ecléctica reunión de deidades conocida hasta la fecha, pero lo mismo os iba a sorprender si la empezarais cronológicamente desde el principio. En vuestra mano está.

Eso sí, no esperéis más a descubrir esta joya y corred raudos a hojear un libro prestado de la biblioteca infinita de libros imposibles de Lucién. Tomaros un café con Caín y Abel en la Casa de los Misterios y los Secretos, al lado del cuervo Matthew y la gárgola Goldie. Huid de las más aterradoras pesadillas, nunca miréis a los ojos al Corintio, o descansad un rato placenteramente bajo el cálido arrullo de El Campo del Violín. Tal vez incluso haya parajes inexplorados aún en ese mundo onírico que Sueño esbozara en su día y proteja con recelo a la espera de que soñadores perdidos las descubran en otros relatos.

Leed y soñad junto al Rey de los Sueños. Dejad que “The Sandman” ponga arena en vuestros ojos y, simplemente, dejaros llevar por sus páginas, vencidos por el sueño…

Escrita hace 9 años · 4.7 puntos con 3 votos · @salakov le ha puesto un 10 ·

Comentarios

@Poverello hace 9 años

Ciertamente muy muy bueno. Comparto no obstante algo dicho en la reseña de @Hamlet en lo referente a los ilustradores. A excepción de algunas páginas extraordinarias de Dringenberg (los tres últimos episodios de este volumen son perfectos) no mantiene una continuidad y lastra el conjunto de la inmensa originalidad de la obra, lo que hace que no la corone con un 10. Los guiones de Gaiman... sin palabras. De un redondo, especialmente a nivel metaargumental, que es imposible de apreciar en su totalidad.

Una joya, salakov, una joya, a pesar de sus defectos.