PASAPORTE A LA LIBERTAD por _567_

Portada de PERSÉPOLIS

Una auténtica lección de historia esta brillante autobiografía, en forma de novela gráfica, por supuesto hablo de la indispensable edición conjunta compuesta por los 4 libros concebidos, y un homenaje sin concesiones a la memoria del pueblo iraní desde la libertad que su autora otorga al derecho vital de expresarse sin miedo a la censura extrema de los radicales de la moral, desde la tolerancia y el respeto de quién conoce de primera mano el choque cultural entre oriente y occidente. Un cómic para adultos digno de un somero análisis en cada una de sus viñetas (sencillas en apariencia, sin demasiado fondo visual aunque muy expresivas en la gesticulación de los personajes, tremendamente emotivas en ciertos pasajes, pero a su vez muy bien complementadas con un guión siempre interesante en cuanto a descubrimientos asociados a conductas sociales varias, sobre todo las que acontecen en Teherán porque las de Viena ya las conocemos mejor, aún así sorprenderá a muchos “europeos de postal” este Libro 3 en concreto…); y por supuesto para gente joven con las ideas claras sobre lo que va a presenciar aquí. En todo caso, un clarísimo ejemplo (Junto, quizá, con “Maus” de Spiegelman) sobre la fuerza con que parece haber irrumpido el cómic en este siglo XXI como forma de arte con mayúsculas… y sin ensayos.

Podríamos retroceder al principio de los tiempos, algo que Marjane apunta en su excelente introducción sobre la antigua Persia, pero centrándonos en el Irán que conocemos hoy día desde, pongamos tan solo un siglo atrás, resulta admirable como cierta resistencia humana lucha por la dignidad de un país tan sometido a las adversidades a lo largo de la historia, mientras esperan sentados, ante las televisiones que vomitan basura occidental por cable, la próxima guerra que los vuelva a aniquilar. Un siglo de inestabilidad permanente: nacionalización del petróleo, el dictador de turno que se instala en el poder, la guerra de los seis días, el rollo inacabable con Afganistán, el conflicto judeo palestino. Basta ya, hombre, y dedicaros a vivir la puta vida de otra manera. ¿Y todo esto en nombre de la religión? Bah, uno no puede compartir todo este jaleo sin inmutarse porque la mierda le acaba salpicando aunque se halle a miles de kilómetros de distancia. Personalmente, esta obra me ha enseñado más sobre quién es quién, los buenos y los malos, incluidos rusos y americanos que también figuran como protagonistas de la función; en todo esta historia de Irán, muchísimo más de lo que aquellas imágenes con las que nos bombardeaban en TV de mísiles verdes sobre fondo negro, tan parecidas a un juego de marcianitos de los antiguos, en aquella bestial batalla contra Irak, un millón de muertos en nombre de siniestros intereses, por ejemplo… y con ensayos.


Desde mi ateísmo progresista, vamos a llamarlo así, he utilizado la “madrugá” del viernes santo de hoy para levantarme prontito y acabar la cuarta y última parte que me restaba de esta Persépolis, ateísmo decía, que vendría a ser mi propia concepción espiritual del asunto este de las religiones, escucho a todo el mundo pero simplemente no me dejo avasallar por el extremismo y la tontería, no sé, paso de extenderme sobre un tema… que a veces, quema. Respeto cualquier creencia ajena, de hecho nunca dejo de visitar ninguna iglesia o santuario de lo que sea que me tope en mi camino cuando visito una ciudad nueva, lo cual indica que estudio las religiones a mi manera. Exijo esa misma conducta recíproca hacia mí, en caso contrario desconecto del interlocutor que me interpela y digamos que huyo del posible intento de alienación al que pueda verme sometido.
Como anécdota curiosa, vamos a finalizar así, después de averiarse la pantalla de mi ordenador y tener que sustituirla por otra más pequeña que me prestó un amigo, y en aras de recuperar la altura adecuada para situar el monitorcillo, he utilizado el ejemplar de La Biblia que tenemos en casa como calzador. Puedo asegurar que va muy bien y que el tocho en cuestión parece ser que siempre proporciona una respuesta adecuada para todo. ¿Milagro? Uh!

Todo un descubrimiento este cómic, sin duda, algo que lo hace altamente recomendable para que no olvidemos jamás quienes son, hacia donde se dirigen, y de donde vienen todas esas gentes diferentes a nosotros. A nuestra causa y a nuestro efecto colateral. Mientras ensayamos nuestro papel como personas y… aprendemos a evolucionar como sociedad global.-

Escrita hace 9 años · 4.2 puntos con 5 votos · @_567_ no lo ha votado ·

Comentarios

@Poverello hace 9 años

Encantado de verte reseñar otra vez, Krust. Son siempre muy personales.

De Persépolis vi la peli basada en la novela gráfica, que es tal y como lo cuentas. El cómic lo tengo en standby, pero creo que en una de estas lo saco de la biblioteca, que está.

Lo de los fundamentalismos son así, por eso se llaman fundamentalismos, aunque ellos mismos nunca se refieren a sí mismos como tales... Yo la Biblia la tengo en el recibidor, sobre un atril, dándole otro uso más espiritual y menos "útil", pero reconozco abiertamente que alguna vez también he usado alguna para subir el foco de un proyector, ja ja. Espero que a "mis" fundamentalistas cristianos -que hay muchos y tan ácidos como cualesquiera otros- no les dé por excomulgarme.

Como sólo he visto el filme francés no puedo juzgar, pero Maus me parece insuperable a nivel de sentimiento y tocar la fibra. Y más que cierto, a tod@s nos salpica la desesperanza y angustia del resto de seres humanos, aunque queramos obviarlo: "la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad; por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti" (John Donne).

Un abrazo, Krust.

@_567_ hace 9 años

Hola Poverello,
Yo no he visto la peli, aunque lógicamente ahora me apetezca bastante hacerlo después de disfrutar la epopeya gráfica de Marjane. Fundamentalistas los hay en todas las religiones, de hecho aquí la autora critica tanto a unos como a otros, lógicamente los extremismos en Irán, pero también el cristiano que le aplican en el colegio de monjas a su llegada a Viena.
Bueno, me alegro que tengas fácil acceso a la edición conjunta, yo también lo cogí en la biblioteca aunque me costó bastante hacerme con él, de hecho tuve que cambiar de barrio y de biblio para "cazarlo" al vuelo en cuanto lo ví...
Maus me encantó por muchos y diversos motivos, las dos obras merecen estar a una altura similar, en mi opinión, en cuanto a la rigurosidad del momento histórico que relatan, y asimismo merecen ser distinguidas como obras de culto, por su calidad indiscutible, en este despegue general que parece haber supuesto para el mundo del cómic la aparición de estas dos grandes obras. Seguro, que tenemos muchas más por descubrir…
Ah! Esos usos de la Biblia darían para todo un estudio sobre la condición humana, mucho que temo que alguien pueda sentirse ofendido con el trato dado al libro de bulto, de culto. Nada, nada, respetando que es gerundio…

Muy interesante la cita de Donne. Saludos.

@Poverello hace 9 años

Hola otra vez, Krust. El cómic ya lo ojeé más de una vez, y casi siempre está disponible, pero muy manoseado (lo mismo la peña hace lo que yo, ojearlo y no llevárselo, ja ja), y la peli parece un calco, así que debe gustarte a ti y el cómic a mí.
La cita de Donne la retoma Hemingway en el inicio de "Por quién doblan las campanas", que toma el título del poema de Donne.

Ciaooo, hermano.