NO CREO EN DIOS, CREO EN "WILL EISNER" por Poverello

Portada de CONTRATO CON DIOS

Parafraseando a Trueba, y reconociendo quizá el error de considerar a Eisner como el padre e inventor del término Novela Gráfica, he de decir que nada sería igual en el mundo del Cómic si este hombre no hubiera existido o se hubiera dedicado a jugar a los bolos. Eisner es al Cómic lo que Orson Welles es al cine; sin Eisner, posiblemente, ni habríamos disfrutado del mismísimo Frank Miller.
Dibujo Cómics desde que rea un moco (como hobby, no saquemos las cosas de contexto, aunque alguja colaboración he hecho para alguna revista), y cuando llegó a mis manos por primera vez The Spirit, ya nada fue igual, y necesitaba saber más de ese autor cuyo entintado, trazo y forma de manejar los espacios desde el propio título no se parecía a nada de lo que había visto hasta entonces (y estamos hablando de un personaje creado allá por los años 30 del pasado siglo). Leí entonces Contrato con Dios, y me costó entenderlo, para que nos vamos a engañar, tuve que releerlo años después y surgió de nuevo la magia.
Simplemente hojeando esta obra, viendo su estructura narrativa y diseño de personajes, en muchas ocasiones me parece una ofensa llamar Novela Gráfica a 300 o Batman, por el simple hecho de tener ese formato o sea Cómic para adultos, en ese caso me quedaría con Maus, sin duda.

Escrita hace 9 años · 3.5 puntos con 4 votos · @Poverello le ha puesto un 9 ·

Comentarios