LA INEXORABLE MUERTE DE UN ANGEL por Hamlet

Portada de BENITO CERENO; BILLY BUDD, MARINERO
El autor de esta reseña ha idicado que contiene spoiler, mostrar contenido.

"A Billy Budd le agradaba la vida de gaviero" dice Melville en la obra del mismo título. Y como no iba a ser así, si Billy Budd es definido y reconocido pràcticamente como un ser angelical, de alturas, casi divino. Un ser puro, inocente, bello y bondadoso, con un don innato para generar estimación entre sus congeneres. Pero, como no, también capaz de despertar la más abyecta envidia en los espíritus mezquinos. Interesante, emotiva, poética y, aparentemente, sencilla novela del gran Melville, donde la doblez de lo humano, su congénita escisión, queda descarnada y cruelmente expuesta. ¿Cómo si no, el capitán Vere iba a tener la entereza para ordenar la ejecución del marino Budd, aún cuando éste al pie de la horca lo bendice? ¿cómo, si no apelando a la incuestionabilidad e implacabilidad del código de conducta marino, de la ley sobre el hombre? Un libro, que entre otras cosas, ilustra las irreparables injusticias que esa inexorable máquina, que es la ley, puede cometer cuando los hombres se confian a ella ciegamente, sacralizandola, aún a costa de desatender a su moral más intima y certera, a su humanidad y consciencia, en definitiva. No me extraña que está pequeña novela inspirará una opera y que el narcisista Morrissey le dedicara una sentida canción.

Escrita hace 11 años · 0 votos · @Hamlet le ha puesto un 7 ·

Comentarios