NO ME MATES por Shorby

Portada de NO ME MATES

Esta italiana nos trae una original novela, contada en primera persona por su protagonista: la dulce Mirta convertida en zombie.
Tenemos una base romántica, pero nada exagerada, aunque quizá leyendo la sinopsis es fácil pensar que el libro pueda tener cierto tufillo a novela rosa de seres sobrenaturales enamorados, tan de moda últimamente. Bien, nada de eso.

Mirta vuelve de la tumba, pero se cansa de esperar a que su amado salga de la suya, sobretodo debido a una desmedida gula… la cual sólo se sacia con carne humana.

El libro se convierte en una carrera, con cierto toque Tarantino, en la que Mirta está en cabeza y para llegar a la meta tiene que sobrevivir comiéndose al que se ponga por delante (o bien la mosquee un poco). Todo esto contado por Palazzolo en primera persona, en boca de la chica, metiéndonos tan bien en su cabeza, que por momentos te llegas incluso a agobiar y quieres abofetearla para hacerla pensar con claridad.
Nuestra historia transcurre, por decirlo de algún modo, a tiempo real, rápido, sin rodeos ni miramientos de ningún tipo, con escrupulosas descripciones que hacen que te sientas a tí mismo comiendo carne humana. Esto hace que no tengamos respiro y necesitemos pasar página de inmediato para saber qué pasa después.

El final, claramente abierto y el cual podemos interpretar de diferentes formas, da paso a la segunda parte de la trilogía dejándonos con un sabor extraño en la boca… te puede encantar o bien dejarte una sensación insípida porque no ha quedado nada resuelto.
Lo que está claro es que tienes ganas de más y necesitas resolver dudas y atar cabos.

¿Dónde está Robin?
¿Quiénes son los bienandantes?

Sólo nos queda esperar que algún alma caritativa traduzca y edite las secuelas.

Escrita hace 10 años · 0 votos · @Shorby le ha puesto un 9 ·

Comentarios