OTRA DISTOPÍA... por Tharl

Portada de EL TALÓN DE HIERRO

Otra distopía más, ahora de Jack London. No es tan conocida como “1984”, “Un mundo feliz” o “Farenheit 451”, pero tiene tan poco que ver con ellas como estas entre si -sí, por mucho que cueste aceptarlo no forman una trilogía- y desde luego tiene mucho que aportar.

La estructura es original. Se presenta como un "libro" con notas de un editor de una futura sociedad socialista que ha dejado atrás la barbarie del capitalismo. Estas notas son una maravilla que abren una ventana a opiniones, idealismos y esperanzas de London.

La trama se enmarca tan bien en el contexto -El capitalismo salvaje yanky de los lobbys y trust de finales del XIX- y parte tan acertadamente de la Historia que es difícil distinguir realidad de ficción. Todo lo que narra pudo pasar, podría haber pasado y puede pasar todavía. Y lo que es peor, en muchos aspectos pasó durante los fascismos e incluso el comunismo -aunque no lo esperará London el puño comunista aplastó tanto o más que el talón de hierro capitalista- y sigue pasando, solo que el talón de hierro ha sido sustituido por una cómoda almohada en la cara y la presión apenas perceptible pero inamovible de las grandes empresas.
La crítica al capitalismo en voz del protagonista es desde luego destacable, tanto como la conversión de una niña acomodada al movimiento obrero. La fuerza, la lucha y los ideales de estos personajes son desde luego tan admirables como probablemente ilusos. Y los otros personajes, como el cura, sumamente interesantes. Desde mi punto de vista es esta primera parte (el planteamiento y parte de desarrollo) lo mejor de la obra. La otra mitad bastante buena pero sin más.

Personalmente quiero destacar el papel del "terrorismo" -o llamenló como quieran- en la novela. Pues hace pensar cómo es posible una revolución en el estado del talón de hierro y/o la asfixiante almohada, si cuentan con métodos infalibles y ultradesarrollados de opresión, de sofocación de masas y sofisticadas formas de censura -si prefieren llamenló manipulación y selección de la información-. O cómo vencer a los tramposos siguiendo sus reglas. Tal vez sea cierto -aunque social y democraticamente (actualmente confundo estos términos) inadmisible- que solo rompiendo las normas y con el desgaste de un "terrorismo" idealizado sea posible luchar contra el talón que nos oprime el pecho y la almohada que nos roba el oxígeno y silencia la voz. Por suerte, Egipto y Tunez, internet, anonymous (¿terrorismo virtual?) y Wikileaks han demostrado que hay otras formas.

Por decir alguna pega, tal vez algún cínico pueda decir que a pesar de su pesimismo London peca de demasiado idealista, o que no engancha como debería. Aunque en parte puede que sea cierto, hay que recordar aquella cita “El cinismo es arma de pasivos y cobardes para sentirse superiores”. Y bueno, quien solo quiera engancharse y entretenerse o sea fronemofóbico (miedo a pensar) tiene a Dan Brown y otros best sellers.

Escrita hace 10 años · 5 puntos con 4 votos · @Tharl no lo ha votado ·

Comentarios

@sedacala hace 10 años

Desconocía esta novela y le existencia de la palabra "distopía", a la vista de tu reseña he leído algo al repecto y me he quedado estupefacto, ¡Que cosas se le ocurrieron a este hombre aparte de sus novelas de aventuras! Lo que pasa es que yo me conozco y se que estos temas no me gustan. Pero tu reseña Tharl me ha aportado una información que para mí, es absolutamente insólita.

@Tharl hace 10 años

La verdad es que la novela no es muy conocida, al menos actualmente. A principios del XX como pone en la sinopsis era bastante famosa. Aun así me parece que es de esas joyas ocultas que merecen la pena desenterrar.
Y por lo que sé de London tiene mucho más aparte de sus novelas de aventuras y desde luego muy buenas ideas, aunque no he leído demasiado de él, eso sí, quiero hacerlo.
Pues si no te gusta el tema no te recomiendo demasiado el libro, a mí es que me parecen apasionantes estas novelas, muy enriquecedoras y desde luego sumamente interesantes y en ocasiones controvertidas. Pero si no te gusta el tema, creo que te puede desagradar el libro porque reúne todas estas características y otras del género.

De todas formas aunque no te lo vayas a leer me alegro de haberte aportado información interesante :) Solo por eso ya ha merecido la pena la reseña :).

Pero desde luego por lo que se de London tiene mucho más aparte de sus novelas de aventuras y desde luego muy buenas ideas, aunque no he leido demasiado de él, eso sí, quiero hacerlo.

@Poverello hace 5 años

Terminé la novela hace cosa de una semana y aún ando dándole vueltas a algunas cosas. Así a vuelapluma algunas ideas que quisiera compartir.

Lo primero que me parece una novela apasionante en muchos sentidos, y adelantada a su tiempo. Me cuesta reconocerla como distopía, quizá por su realismo, y porque la sociedad futura que presenta me resulta más una situación/oportunidad histórica más allá de las curiosas notas, escritas supuestamente 7 siglos después. Desde luego, el realismo de los hechos es espeluznante.

A la originalidad de la estructura de las notas, que posteriormente sí que he leído cosas similares, tampoco sé si en libros anteriores se había dado la situación de que, un escritor masculino, narrara los hechos en primera persona desde la perspectiva de una mujer, como es el caso.

Como último apunte, decir que me venían a la memoria mientras leía la novela, las recurrentes acusaciones a London de individualismo casi nietzcheiano, y esta obra contextualiza de manera perfecta la ideología del escritor, llegando a veces incluso a lo panfletario (aunque con mucho sentido y lógica dentro de la estructura de la novela), y no puede haber algo más alejado de la lucha por la supervivencia individual por encima de cualquier otro principio moral.

Lo del idealismo de London más bien parece provenir de un deseo casi utópico. En las notas, han pasado ya siete siglos, y de ellos, tres si no recuerdo mal, han sido dominados con talón de hierro (la burguesía y ahora quizá la tiranía de los mercados). Quien dice que aún no se ha cumplido lo que auspiciaba el autor es que piensa a nivel de clases sociales, y no de control social.

@Tharl hace 5 años

Varios años de olvido tras mi lectura recuerdo un libro muy militante (demasiado expositivo o pedagógico a veces, ¿no?), marxista (¿de los que lo toman como dogma?) y decimonónico (una lucha de clases muy a la antigua, ¿verdad?). También recuerdo la curiosidad de las notas (algo molesto e ingenuo, ¿cierto?); no me gusta la posición de superioridad en que situan al "autor". Mi impresión de conjunto es la de una novela poco literaria, ¿puede ser?, casi me recuerda a un ejercicio posmoderno. La novela es, de esto no me cabe duda, toda una rareza.

PD. Vaya palabrota: “fronemofóbico” (qué pedante, ¿no?)

@Poverello hace 5 años

Iba a decir que deberías entonces bajarle la nota, ja, pero no ha hecho falta. No llego a esos extremos que dices. La obra es de 1908, creo recordar, que no tengo ganas de buscarlo, por lo que decir que era marxista, de lucha de clases y decimonónica es acusar de lo mismo, por ejemplo, a Germinal de Zola, aunque su publicación estaba más inmersa en los movimientos obreros. Me parece muy original y muy recomendable más allá de esas limitaciones, en parte ciertas, de las que hablas.

Ciertamente, tal como comentaba, la novela en varias partes es más ensayística, pero el estilo de London (este hombre sabía escribir de lo lindo) no permite que, por ello, deje de ser literaria según mi opinión, aunque se deje vencer a veces por la emoción. En este sentido es bastante más machacona y excesiva Resurrección, de Tolstoi.