ACASO LOS EPISODIOS GUERREROS por sedacala

Portada de SALAMBÓ

No soy un entusiasta de Flaubert, pero en su momento leí Madame Bovary y me gustó bastante. Fue un libro ambicioso, que modificó el formato de la novela, tal como se entendía en la época y cuyo éxito en parte, fue debido a las explicitas relaciones amorosas que tanto escandalizaron. Sí todo eso, que es bien sabido, coincide con la percepción al leer el libro, que es la de sentirte atrapado por la fuerza de la narración, no tienes mas que concluir que Madame Bovary es un hito de la Literatura Universal.
Salammbô, también supuso en su momento un impacto entre los lectores del siglo XIX, no se habían escrito novelas históricas utilizando este lenguaje. De manera que tuvo éxito y fue muy leída, se dice que la propia emperatriz Eugenia de Montijo, la leyó encantada. Pero yo me pregunto ¿como esta señora y tantos otros lectores coetáneos suyos, pudo gustar de un libro como este? ¿Tanto pesó ese estilo trabajado para deslumbrar a aquel público de entonces? Así debió ser, ya que aún con detractores, tuvo una gran repercusión. Pero no es mi caso, ni creo que el de otros muchos lectores actuales; hay que ser muy entusiasta de la prosa efectista y grandilocuente para disfrutar realmente con este texto. A mi desde luego me abruma y porqué no decirlo, me aburre un poco; en general, valoro mas en la escritura el fondo que la forma, aunque me gusta que convivan ambos, y ya puestos a elegir prefiero fondo sin forma que lo contrario. Aquí el fondo emociona poco, estás leyendo y te deja frío la peripecia de Mathô, de Spendius o de Amilcar Barca, las atrocidades que se cometen constantemente no te estremecen lo mas mínimo y cuesta bastante además desbrozar entre la intrincada maraña de una prosa tan elaborada, quien es quien y a que bando pertenece. Acaso los episodios guerreros aclaren y animen un poco la trama, un tanto oculta tras el exceso de palabrería. La labor documental ingente que requirió esta novela, se nos figura un trabajo bastante estéril, porqué igual nos da, conocer o no tanta religión, tanta geografía y en general tanto vocabulario cartaginés, que no aporta nada al relato. En fin que Salammbô, no deja de ser, sino una complicada pirueta en la producción de Flaubert, que donde de verdad brilló, fue en sus novelas de corte realista. Así y todo, como decía al principio, no es un autor que me emocione y por ello, Madame Bovary no es un libro que esté incluido, en mi TOP20 (lista de creación propia), mucho menos Salammbô.

Escrita hace 11 años · 4 puntos con 1 voto · @sedacala le ha puesto un 4 ·

Comentarios

@Faulkneriano hace 11 años

Buff... Tasco el freno de la impaciencia...

@nikkus2008 hace 10 años

Jajajaj, ¡¡¡me divierten mucho tus "discusiones/disgustos" con Sedacala!!!