LA VIDA CON LA TÍA MAME por Maria

Portada de MI TÍA Y YO (LA TÍA MAME)

Divertidísima. Será que este tipo de humor, el del absurdo, el de comedia de enredos, el de la más deliciosa slapstick me va mucho, pero me he reído tantísimo (en una semana en la que lo necesitaba especialmente), que aunque en una segunda relectura crea que me he pasado, no he podido evitar darle un ocho.
Mame es un bombón de personaje: alocada, encantadora, despistada pero siempre brillante y con un plan en la cabeza. O siempre le salen bien las cosas, está claro, pero creo que no le fue mal para haber perdido todo su dinero en el crack del 29 y tener que criar un niño de diez años. Conocemos a Mame a través de los ojos de su sobrino, Patrick, que primero la conoce caracterizada de Carmen, después de japonesa para terminar como hindú y, finalmente, como yo misma, termina cayendo rendido a los pies de tan genial tía. La verdad es que me ha gustado mucho más la parte en que Patrick es un niño, su visión sobre su tía es mucho más divertida, pero la segunda parte del libro también tiene grandes momentos, tan hilarantes como absurdos, como la labor de Mame como comadrona (sin tener ni idea, por supuesto) o la adopción de seis huerfanitos de guerra que resultan ser unos demonios. Según se va haciendo mayor, el pequeño Patrick pierde un poco la gracia, y al final, se vuelve demasiado convencional para mi gusto (quizás sea una reacción obvia a su alocada infancia, con colegio nudista incluido), cuando él y su tía se unen, son un tándem, pues eso, divertidísimo.
Un libro divertido y fresco. Una delicia.

Escrita hace 11 años · 0 votos · @Maria le ha puesto un 8 ·

Comentarios