DE ASOMBROSA ACTUALIDAD por Sueiro

Portada de LA REBELIÓN DE LAS MASAS
El autor de esta reseña ha idicado que contiene spoiler, mostrar contenido.

Los principios que entona Ortega en todo el ensayo, me han resultado fascinantes en cuanto a la época en que se escribió (1930), ya que parece estar describiendo unas características de la sociedad que bien podríamos aplicar a la de ahora, con un apunte que añadiré al final.

Todo el libro gira en torno a qué es la masa y por qué se considera que estamos presenciando su particular revolución. Para Ortega, Europa padece de una crisis en cuestión, la de la rebelión de las masas. “Las masas no deben ni pueden dirigir su propia existencia. Europa sufre la crisis de la rebelión de las masas.”

A lo largo de su ensayo, Ortega irá hilando sus tesis bajo el abrigo de tres pilares por los cuales se transformó la sociedad que critica. “Tres principios han hecho posible este nuevo mundo: la democracia liberal, la experimentación científica y el industrialismo”.

Divide por un lado a la sociedad en dos colectividades: las masas y las minorías. “La sociedad es siempre una unidad dinámica de dos factores: minorías y masas. Las minorías son individuos especialmente cualificados. Su función es guiar a la masa y la de la masa es acatar los rumbos que fija esta minoría. (…) La masa es el conjunto de personas no especialmente cualificadas”. Acentúa por tanto que dejarse llevar por lo que dice la mayoría provoca una pérdida de originalidad. “Masa es todo aquel que se siente ‘como todo el mundo’ ”. Según Ortega, quien no sea y piense como todo el mundo, corre el riesgo de ser eliminado. “La masa arrolla todo lo diferente, individual, calificado y selecto”. Antes todo era una unidad compleja de masa y minorías discrepantes. “Ahora ‘todo el mundo’ es la masa”.

Otro asunto ligado a esto es el actual fenómeno de mundialización que ya trata Ortega en su obra. El perpetuo intercambio de información, objetos y personas (migración) están construyendo una sociedad inmersa en una idea de nación mundial, dirigida a una cultura cada vez más uniforme.

Y aquí introduzco una de las tesis a las que se adelanta Ortega en su tiempo. El proyecto de unificación de Europa, tanto política como territorialmente, tiene ya cabida entre las ideas de su obra, aún a pesar de la hostilidad política que padecía el continente. “¿No será esta aparente decadencia la crisis bienhechora que permita a Europa ser literalmente Europa? La evidente decadencia de las naciones europeas, ¿no era a priori necesaria si algún día habían de ser posibles los Estados Unidos de Europa, la pluralidad europea sustituida por su formal unidad?”

Por su parte, la época del “ señorito satisfecho” que nos describe se atestigua hoy con la pereza y costumbrismo que caracteriza a una sociedad atada a las tecnologías. La época del “niño mimado de la historia”. Un sujeto que confunde libertad con libertinaje.

El hombre masa o niño mimado exige la intervención de su padre o Estado ante cualquier dificultad.? Debido a ello la vida se estratifica y la originalidad es absorbida por la burocratización del Estado. El hombre del mundo actual concibe así un mundo fácil, sin trágicas limitaciones. Es una época donde la opinión toma un papel relevante, al nivel que cualquiera impone su veredicto aunque ignore el tema que trata. (A día de hoy es sabida la ignorancia que padecen muchos "expertos", empezando por políticos y acabando por críticos de múltiples ramas del saber, cuya verborrea roza la insolencia).



Cabe destacar que la convulsa política que protagonizó las primeras décadas del siglo XX tiene papel central en sus nociones. “Las innovaciones políticas de los más recientes años no significan otra cosa que el imperio político de las masas”. Para apoyar esta tesis, Ortega fija el término de hiperdemocracia. Supone un estado evolutivo de la democracia liberal donde el hombre masa actúa ilegalmente a sus anchas e imponiendo sus aspiraciones vulgares, en detrimento de la dirección de la minoría. “Hoy asistimos al triunfo de una hiperdemocracia en que la masa actúa directamente sin ley”.

Acusa también a la ignorancia que se posee sobre nuestro propio pasado. Las gentes más ‘cultas’ de hoy padecen una ignorancia histórica increíble”. El autor señala muy bien que el saber histórico es sumamente importante para conservar y continuar una civilización, ya que evita cometer errores pasados. (Aquí brilla su vena filosófica, me encanta).


Bajo mi punto de vista, "La rebelión de las masas" es una obra que disecciona su tiempo, y lo hace de tal manera que nos permite entender el nuestro, muy acorde con las predicciones del autor en todo el ensayo. Fue publicada en una Europa que ya advertía de dos amenazas: la del auge del fascismo y la instalación de una mediocridad y vulgaridad colectiva, además del imperio del hombre-masa.

Su primera premonición se cumpliría una década después con los totalitarismos que protagonizarían la II Guerra Mundial. Pero la continuidad del siglo XX verá cómo sucederá la otra parte de su vaticinio, con la sociedad de consumo y la aplicación de sus teorías sobre la masa al devenir de la sociedad en general.


Y he aquí el apunte que comenté en la entradilla. No iban a ser perennes las predicciones de Ortega, pues hoy vivimos en una sociedad cada vez más fragmentada y libre, ya que podemos acceder a una información personalizada y acorde a nuestros gustos, olvidando el consumo autoritario e impuesto de los medios tradicionales que estaban a punto de florecer en el contexto de Ortega.

Y la "ignorancia" expuesta por el autor remite a unos medios "dirigidos", bajo un modelo broadcasting que no posibilitaba forma alguna de retorno o respuesta por parte de la población. Hoy el consumo de medios es cada vez más personal, y fomenta la participación entre millones de personas que forman una inteligencia colectiva nada parecida a la ignorancia que describe Ortega.

Es decir, seguimos siendo "masa", pero de una forma fragmentada e individualizada, que combate el industrialismo y la pérdida de originalidad descrita por el autor.

Nos falta hoy un visionario que, como Ortega, se adelante a su tiempo y describa al hombre que pisará nuestro Mundo en las próximas décadas.

Recomiendo la lectura y estudio de este gran filósofo español, empezando por la obra aquí descrita.

Escrita hace 11 años · 0 votos · @Sueiro le ha puesto un 8 ·

Comentarios