ESTÚPIDAS MOSTRORRATAS por Faulkneriano

Portada de LEJOS DE BONEVILLE

Pocas cosas nuevas hay bajo el sol en materia de comics sobre sagas épicas, remotos valles aislados, dragones, princesas y potencias maléficas. Bone es una de ellas. Cierto que la serie se prolonga tal vez demasiado y va perdiendo fuelle en los últimos números, con discutibles precuelas y material adicional quizá algo innecesario. Pero el punto de partida de Bone es irresistible.

Se trata de combinar un sentido del humor descacharrante, irreverente y políticamente incorrecto con el respeto riguroso a las tradiciones más acendradas de las sagas épicas. Los villanos son a la vez absolutamente estúpidos y a la vez aterradores, hay chistes y sangre, acción y parodia casi en la misma página, sin perder un pulso narrativo que se mantiene a través de cientos de páginas de un dibujo fresco, de línea clara, con un color espléndido, que mezcla con acierto la espectacularidad de los paisajes en los fondos y un cierto aire de tira cómica algo retro en los personajes: ceños fruncidos, expresiones bobaliconas, algo difícil de fundir con naturalidad con un libreto lleno de espadas y magia.

Es un universo desquiciado, donde nieva de golpe un día fijo y el espacio mítico de los dragones se codea con un costumbrismo pueblerino de lo más sabroso, conversaciones de taberna y carreras de vacas incluidas; un espacio circular con algo de absurdo del que se puede entrar pero no se puede salir, donde puedes pisar una boñiga o ser devorado por un círculo fantasma de ... ¿antimateria?
Un lugar sin espacio ni tiempo, regido por extrañas normas, tan coherentes como fantasiosas.

La historia se desenvuelve de forma precisa, hacia un final verdaderamente épico, que se hace de rogar, con batallas, asedios y hechicerías, entreveradas de irresistibles piezas cómicas verdaderamente brillantes, el sello distintivo de la serie. Este primer volumen presenta a los personajes principales, especialmente a los exiliados Bone, tres versiones caricaturescas de la bondad, de la bienhumorada estupidez y del más salvaje de los capitalismos.

Pensado para un público muy amplio, con varios y sabrosos niveles de lectura (el componente paródico es una deliciosa golosina para connaisseurs)es un comic de lo más recomendable, sobre todo las primeras entregas.

Escrita hace 10 años · 5 puntos con 3 votos · @Faulkneriano le ha puesto un 9 ·

Comentarios