SANGRE, VÍSCERAS Y BELLEZA por Kash

Portada de LA ESPADA DEL INMORTAL Nº 1

Samura no es el único, pero sí uno de los pocos capaz de aunar extrema violencia con elegancia y preciosismo en un dibujo alucinante, dinámico, con un estilo totalmente personal e identificable. Ver sus detalles anatómicos, pies, manos, posturas, enorme variedad de expresiones corporales... es una maravilla. Emplea mucho el estilo abocetado (a veces dejando viñetas a lápiz). Gráficamente es una gozada; pero eso es sólo el principio.

La sinopsis de la ficha (la que proporciona la editorial) me parece algo engañosa en cuanto al auténtico argumento de la obra; sí, Manji es (más o menos) inmortal. No obstante, su inhumana capacidad de curación es casi, casi un Mcguffin a lo largo de la mayoría de la serie, poco más que una excusa para que Samura pueda torturarlo, rajarlo, sajarlo y desmembrarlo una y otra vez. El auténtico motor conductor es una venganza, la venganza de Rin.

Partiendo de unos comienzos a priori poco interesantes, los personajes pronto cobran vida y profundidad; Rin no es sólo una chiquilla terca: comienza a comprender las consecuencias que le va a acarrear aquello que se ha propuesto. Los objetivos de su vendetta tampoco se quedan atrás. En la serie no hay buenos ni malvados definidos, sólo personajes; todos tienen motivos comprensibles, incluso empatizables para actuar como lo hacen, y por supuesto su forma de pensar evoluciona a lo largo de la historia.

Eso sí, debo destacar que hay una notable excepción. Un auténtico villano de 10, sin grises, un sádico cabrón hijo de puta que logra volcarte el estómago cada vez que aparece porque SABES que va a hacer algo horrendo. Quien lo haya leído me entenderá. No obstante, este tipo -que me parece un personaje bestial- no deja de ser uno entre tantos, una pieza más sujeta a los tejemajenes de quienes ostentan el poder.

La ambientación es la típica de Edo, katanas y kimonos por doquier, pero no hay que esperarse fidelidad histórica -tampoco lo pretende- porque hay bastantes anacronismos. El autor emplea los elementos que le interesan y ya está.

En definitiva, una manga que lo tiene todo, dibujo magnífico y violencia a raudales junto con personajes interesantes y bien desarrollados. Me parece que ha ganado varios premios y con razón. No le doy un 10 porque me falta ver cómo termina.

Escrita hace 10 años · 0 votos · @Kash le ha puesto un 9 ·

Comentarios