¿PRECEDENTE? por Aliomo

Portada de EL TAMBOR DE HOJALATA
El autor de esta reseña ha idicado que contiene spoiler, mostrar contenido.

Novela harto complicada si intentas encontrarle una lógica, pero no si te dejas llevar por la historia. Considero que Günter Grass con esta novela se convierte en precursor de aquel realismo mágico que veremos en García Márquez años más tarde. Porque al comienzo de la novela la crítica y la ironía del autor mediante el rechazo a crecer de Oscar se puede considerar una metáfora de la corrupción del adulto. Pero a medida que avanza la novela el se demuestra que Oscar no crece físicamente y acaba convirtiéndose en un ser deforme cuya realidad gira entorno a un tambor de juguete.

Escrita hace 11 años · 3.7 puntos con 3 votos · @Aliomo le ha puesto un 8 ·

Comentarios

@Faulkneriano hace 11 años

La escritura de Grass (y sobre todo su inclusión en un imaginario centroeuropeo muy distinto, plagado de referencias históricas concretas)no tiene, creo, mucho que ver, con el realismo mágico hispanoamericano, más poético y menos político. Alemania y Colombia están demasiado lejos, cultural y literariamente. Por esa regla de tres, cualquier excursión fantástica u onírica a partir de un planteamiento inicialmente realista podría ser catalogada de realismo mágico.

@Aliomo hace 10 años

No comparto tu tesis. No hay excursión fantástica, sino que el planteamiento realista se mantiene durante toda la novela, aderezado con situaciones imposibles. Estoy de acuerdo en que ambas culturas no son comparables, y también de que Grass es mucho más político. Tampoco he querido equiparar la escritura de Grass al realismo mágico, sino que ésta da pistas de lo que vendrá después. (por cierto, no sé por qué no sale mi nombre como autor de la reseña...)

@Faulkneriano hace 10 años

De acuerdo contigo en que la premisa fantástica (un niño que no crece) se concilia de principio a final con un planteamiento realista (o al revés) Ya puestos, eso también lo hace Calvino con la trilogía de Nuestros antepasados: El vizconde demediado (un hombre partido por la mitad que vive separadamente) es de 1952, varios años antes que la novela de Grass. Y podrían espigarse más ejemplos. Entiendo tu razonamiento, pero sigue sin encajarme la referencia al realismo mágico. Agradezco, eso sí, el intercambio de ideas.

@Nastenka hace 8 años

Es curioso, yo tampoco encontré referencia alguna durante su lectura que me evocara al realismo mágico de García Márquez, sí, en cambio, al principio de su lectura (cuando se nos cuenta el cómo se conocieron los abuelos de Óscar... y lo que dan de sí las faldas de la abuela Ana) me vino a la cabeza Beckett y su "Esperando a Godot"...

@Faulkneriano hace 8 años

... las famosas faldas de la abuela cachuba, como capas de cebolla, útiles para esconder fugitivos... y para otras cosas. Impagable comienzo.

Encuentro a Grass muy original: es difícil buscarle influencias. El paisaje del Báltico que se describe al comienzo es tan desnudo y austero como los escenarios de Beckett, pero no veo más semejanzas...

@sedacala hace 8 años

Hace mucho que leí “El tambor…” pero recuerdo muy bien como lo real y lo onírico se mezclaban en sus páginas hasta confundirse. Sin embargo, la exposición de los hechos me pareció más próxima a lo racional que a lo soñado. La guerra y las circunstancias urbanas en que se desarrollaba, las recuerdo como extremadamente reales. Nada que ver por tanto con G. G. M., por más que la componente mágica ande por ahí. Y menos aún, con el humor del absurdo.