¿MUY REALISTA? por Aliomo

Portada de EL PALACIO DE LA LUNA
El autor de esta reseña ha idicado que contiene spoiler, mostrar contenido.

Pese a llevar el azar al extremo el fondo de la novela es tremendamente realista. Auster pasa del happy end y pone los pies en el suelo al protagonista. De esta forma, M.S. Fogg tiene vive un cúmulo de casualidades que rayan la incredulidad y que lo arrastran por toda la novela bajo la omnipresencia de la Luna, pero todos sus actos tienen consecuencias bastante lógicas. Encuentra a su padre perdido sí, pero el autor lo elimina acto seguido. Parece ser que los problemas económicos de M.S. desaparecerán con la herencia, pero no, aquí no hay parientes millonarios. Vive una relación idílica con Kitty Wu, pero la deja tirada y, lógicamente no la recupera. Inicia un loco viaje por el desierto él solo y como es normal algo pasa, en este caso le roban el coche -por cierto, me encanta la cruzada anti-automoción de Auster en la novela. Esto es, aunque el libro es una montaña rusa de coincidencias y de vivencias surrealistas, finalmente la historia no se aleja de la realidad. Y esto es porque es una historia de la soledad de un hombre, de su insatisfaccón con el mundo, con el no saber qué hacer en la vida; sólo que aderezada con hechos y relatos de lo más variopintos. Finalmente, no hay final feliz, no hay cuento de hadas; es la cruda realidad, como ya entrevé el protagonista cuando se despide de la Sra. Hume: Naturalmente, no nos volvimos a llamar...

Escrita hace 11 años · 2.5 puntos con 2 votos · @Aliomo le ha puesto un 9 ·

Comentarios