ÉPICA SUDAMERICANA por Adieu_Philippine

Portada de NOSTROMO

Conrad esboza un arquetipo.
El muestrario es una Latinoamérica del siglo XIX, frondosa, virgen y gestante. Los rasgos que se exponen - política, tierra, indígenas, capitalistas, inmigrantes, revoluciones, divisiones, dictadores – no serán meros constitutivos de un retrato exótico, sino de una disección.
De la lógica interna de lo ficticio eclosiona el diagnóstico de lo inmutable en la realidad descrita. Se podría hablar de una filosofía de la historia. También de un conflicto dialéctico encarnado, expuesto en unos personajes autónomos y pletóricos, enmarcados a la vez en el sustrato discursivo, pero sin refutar la ilusión literaria: delicado equilibrio que demuestra el genio absoluto del autor.
La prosa es caudalosa, de imágenes suficientes y ritmos cinematográficos. Admirables son las descripciones del primer transporte del mineral, entre el viento, el polvo y las viejas casas con mujeres en los balcones; de la noche líquida que envuelve a la embarcación furtiva; del fulgor de la batalla vista por los exiliados en la isla; del viejo que sabe que va a morir y se aferra con la mirada al retrato de Garibaldi.
Novela épica, de aventuras, pero sobre todo “política”, cuyas resonancias y agudas observaciones se mantienen en pasmosa vigencia, en especial para nosotros, los latinoamericanos.

Escrita hace 11 años · 4 puntos con 3 votos · @Adieu_Philippine le ha puesto un 9 ·

Comentarios