LITERATURA ESTRÁBICA por Hamlet

Portada de QUI PRO QUO

Mi edición de Anagrama tiene en la solapa una foto de Gesualdo Bufalino. En ella aparece un envejecido hombre que oculta su estrábica mirada tras unas enormes gafas de pasta negra. Acabo de leer su libro QUI PRO QUO, y con el vivo recuerdo aún de LAS MENTIRAS DE LA NOCHE, otra de sus magistrales novelas, llegó a la conclusión de que sus obras son una clara extensión de su fisicidad, sobretodo de su mirada, dispersa, ávida y enigmática. Me es imposible imaginar a Bufalino de otra forma, no porque haya visto su foto, si no básicamente porque me es imposible imaginar a una persona más joven capaz de escribir semejantes obras. Hace falta mucha sabiduría, humana y literaria, para ofrecer lo que él ofrece, y en eso el tiempo no hace descuentos ni siquiera con autores de su talla. No por nada fue escritor "secreto" hasta los 60 años. QUI PRO QUO, la obra que me ocupa, es una inteligente, aguda y caprichosa historia, que tras la forma de una novela de policiaca, nos ofrece un formidable juego narrativo a distintos niveles, donde la probabilidad y la certeza, la ficción y la realidad, interaccionan y se confunden en un divertimento sin precedentes. No tan sólo es una novela magistralmente escrita si no magistralmente concebida hasta en el último de sus resortes. Un libro divertido, irónico y sorprendente, en el que quizás cuesta entrar un poco al principio (sí, el lenguaje culto y aristócratico del siciliano no siempre es fácil ), pero que acaba atrapando y fascinando hasta el punto de no poder dejarlo ni incluso después de haber dejado atrás la última de sus páginas. De hecho acabo de leerlo y ya estoy escribiendo sobre él, sin poder apartar de mi cabeza los enigmas a que he asistido y que aparentemente se han resuelto.. o ¿no?

Escrita hace 11 años · 5 puntos con 1 voto · @Hamlet le ha puesto un 9 ·

Comentarios