Notas sobre 'Hijos de la medianoche' por Tharl

Portada de HIJOS DE LA MEDIANOCHE

'Cien años de soledad' en la lengua de Sterne. Me cuesta muchísimo seguir una novela escrita con tanto esfuerzo y tan poca verdad y belleza. Hay, eso sí, un inagotable repertorio de técnicas literarias, juegos narrativos y mil y una formas de contar algo narrando otra cosa.

Entiendo que gustara tanto en una época, los 80, en la que regresaba el placer de contar historias tras años de exilio modernista, cuando la academia se chiflaba por la narratología y los mundos de ficción y la narración aparecía como el medio de suturar heridas coloniales y brechas generacionales surgidas del desarrollismo y la globalización. En ese contexto un gran relato descreído de los grandes relatos y capaz de decostruirse a sí mismo debió parecer la bomba.

'Hijos de la medianoche' pertenece a una tradición que me da muchísima pereza: el producto de un tiempo donde la literatura lo impregnaba todo y no había espacio para lo micro, lo cotidiano, la observación o, simplemente, para atender a algo ajeno a las estructuras, motivos y lugares comunes de lo literario. Creo que esa forma de mirar la realidad desde lo literario y tropos, tan simples pero muy literarios, como civilización/barbarie, libertad/igualdad, etc. es lo que ha arruinado carreras y personalidades enteras como la de Vargas Llosa, pero esa es otra historia.

Me gusta en cambio Abdulrazak Gurnah porque se vuelca en lo que está contando, creyendo absolutamente en ello y sin retorcer la historia para hacer un relato total de la descolonización ni para llamar desesperadamente tu atención.

Dicho esto, y aunque no sirva para sostener una novela durante 650 páginas de mamá-mira-lo-que-hago miradme-todos-ahora-sin-manos, admiro mucho la habilidad de Rushdie; que por otro lado me cae bastante mal (mis simpatías se encuentran con Shiva; Saleem me interesa únicamente cuando muestra cierta culpa de clase y vergüenza de su arbitraria cuna o de su impulsos libidinosos, edípicos y machistas).

Me alegro de haber leído antes 'Ciudad Victoria', que es una novela liberada de todo esfuerzo y, por eso mismo, más honesta, libre, intranscendente, mejor.

Escrita hace 2 meses · 0 votos · @Tharl le ha puesto un 4 ·

Comentarios