En la cuerda floja (y bendito sea por ello) por arspr

Portada de ALGUIEN VOLÓ SOBRE EL NIDO DEL CUCO

Bueno, esta va a ser una reseña un tanto rara. Digamos que, porque me da la gana, más que del libro voy a hablar de ciertas reflexiones que me ha generado el libro y además acentuadas por el salto temporal entre cuando se escribió en 1962 y, nada más y nada menos que 60 años después.

Empezaré por la reseña literaria hiperbreve: sí, para mí, el libro es francamente bueno. Al menos, (y sobre todo en este aspecto puramente literario), en la primera mitad. Me ha encantado la forma en que el "Jefe" Bromden narra su particular paranoia de control a mano de los "Combine", (no sé cómo lo han traducido en castellano). Es simplemente apabullante y directamente visual esa "mecanización" del control (o supuesto control) que nuestro narrador vive en primera persona. Simplemente por esta maravillosa invención y todos los matices en que se describe, ya merece su lectura.

Luego ya quizá es más discutible la sucesión de aventuras y desventuras, incluyendo su "despertar", pero entonces entramos de lleno en mi reseña propiamente dicha.

Antes de leer el libro, conocía muy poquito de él más allá de "tío que no está loco se mete en un manicomio y allí vive un infierno". Y resulta que no, que no es exactamente esto de lo que trata el libro. Sino más bien de una alegoría entre el individuo (Randle McMurphy) en lucha contra el sistema alienador, y además alienador de forma sutil, con la tan manidamente denominada actualmente actitud "pasivo-agresiva", actitud maternal personificada en la enfermera Ratched. Y hasta aquí perfecto, Ratched es presentada como "mala", como la cabeza de punta de los Combine, como la perfecta tirana que aplasta y mantiene a raya a los débiles no ya hombres, sino, como en la propia novela explícitamente indican, conejos. Hasta que llega el "bueno", el valiente, el que no se doma y lo pone todo patas arriba.

Ya, el problema, (o no problema, la bendita reflexión y contradicción), es que esto es así porque es tal cual me lo han contado. Porque Ratched es mala porque sí, porque ya se cuida el libro de describirla casi como a Darth Vader (y sin casi). Y el cafre de Randle McMurphy, (porque es un cafre, no nos engañemos), es el bueno porque no tiene otra maldita forma de actuar.

Pero ¿y si no fuera así? ¿Y si realmente ella fuese la "buena"? Es decir, ¿dónde está el límite entre que te cuiden y velen por ti o que te sojuzguen y seas una mera marioneta? Porque, a poco que te descuides, todo este libro, y su exaltación del individuo (incluso un poco trasnochada, recordemos que han pasado 60 años, con su exaltación del "macho", del "hombre alfa"), a la que te descuides se convierte exactamente en el libro de cabecera de todos esos cafres de partidos verdes (aquí en España) o rojo sangre (en su país de origen) que están tan contentos con llevar pistolas y pegar tiros porque es su inalienable derecho individual que nadie puede pisotear, y mucho menos ese papá Estado maligno (que además que dice que la Tierra es redonda cuando está clarísimo que es es plana, y siembra dudas sobre Dios, -mi Dios, por supuesto, no el de esos oscuros de otros lados que es más falso que los duros de madera-).

Pero claro, es que en su lucha contra las injusticias, (y es verdad que siguen existiendo a patadas), no disto mucho de ver enfermeras Ratchets, con sus perennes sonrisas, en muchas politicuchas del montón, especialmente de color morado (en este país) aunque también una muy prominente de color azul intenso.

Joder, a ver si me voy a estar volviendo verde a mi pesar, que es lo que más odio.

Joder, odiar es el comienzo de todo.

Joder, por odiar casi, casi odio al libro porque al final no hace más que justificar lo cafre que es Randle McMurphy porque es lo único que le queda.

Joder, pero es que eso, (ni más ni menos), es justo la justificación de cualquier terrorista.

Joder, pero es que es verdad, es que no le queda otra que romper cristales a puñetazos y ahogar a la enfermera Ratched, así salga el sol por Antequera.

Joder, ya no sé ni qué pensar. Al final lo de los Combine y su manipulación va a ser más real de lo que pienso.

Qué complicado es esto de vivir en sociedad, pero cuánto mucho peor es vivir en anarquía...

Escrita hace 2 meses · 0 votos · @arspr le ha puesto un 8 ·

Comentarios