Tomates verdes fritos por Shorby

Portada de TOMATES VERDES FRITOS

Hoy, uno de mis libros favoritos, que he releído hace poco y he disfrutado de nuevo como una enana.

En esta maravillosa historia de mujeres (que no “para mujeres”, como se vendió en su día), llena de personajes con carisma y fuerza arrolladoras, tenemos un libro que toca muchos temas controvertidos y lo hace con una elegancia pasmosa.

Es una historia muy especial, tanto por cómo está contada, como por cada uno de sus personajes… y son unos cuántos.

Da comienzo en una residencia, donde Rose va a visitar a su suegra y sin embargo acaba entablando una bonita amistad con la encantadora anciana Ninny Threadgoode, que poco a poco va contándonos su vida y la de los habitantes de un pueblecito llamado Whistle Stop. A su vez, en este mismo, tenemos a dos personitas importantes: Idgie Threadgoode y Ruth Jamison.

También nos adentramos en la vida de un sinfín de personajes del pueblo, dándose además capítulos en forma de columna del semanario de Dot Weems, la cotillita por excelencia que nos deja perlas y entradas súper graciosas.

Y por supuesto, la revelación: ¡Towanda!

Tenemos así una estructura narrativa a base de capítulos cortos, contados en diferentes años y por distintas voces, dando como resultado una lectura súper dinámica y entretenida que engancha al lector desde la primera página, saltando desde la década de los 20 a la de los 80 y volviendo a una y otra sin especial orden, haciendo que no podamos parar de leer.

Además, otro punto fuerte son los temas que tratan, como el racismo, la discriminación de la mujer, el alcoholismo o el lesbianismo –ojo, que la novela está ambientada en la Gran Depresión-, contado todo ello con un humor muy fino y una ironía genial, aún en los momentos más dramáticos (que los hay), dando como resultado una historia tierna, fresca y llena de positivismo.

Una historia de mujeres, como decía, con carácteres y vivencias de todo tipo, que nos da en conjunto una novela redonda, súper potente y en absoluto pastelosa.

No dejéis de leerla, es una delicia. ¡Y viene con recetas!

Termino recomendando muy mucho la adaptación de 1991, dirigida por Joe Avent, aunque bastante vetada en cuanto a algunos temas.

Escrita hace un mes · 4 puntos con 1 voto · @Shorby le ha puesto un 9 ·

Comentarios