La señora March por Shorby

Portada de LA SEÑORA MARCH

En medio de una ambientación brutal, al más puro estilo Hitchcock, tenemos a la Señora March, que es básicamente el eje central de la trama. Literalmente.

Nos adentramos poco a poco en un montón de anécdotas de la vida de esta mujer, incluyendo flashbacks de su niñez, adolescencia y juventud, sin ningún orden como tal; de manera que, llegamos a la página 200 y nos damos cuenta de que no ha ocurrido nada relevante en la historia, salvo una cosa que nos queda clara: la Señora March es una desequilibrada y una paranoica.

El aparente desencadenante es el supuesto parecido con la protagonista de la última novela de su marido –un escritor de gran fama-, que no es otra que una prostituta venida a menos y muy poco atractiva. Y, como esta mujer está como una regadera, se lo toma tan a pecho que se encuentra en un sinvivir constante.

Así, vamos avanzando esperando a que pase algo… y sin embargo engancha una barbaridad. Me ha encantado la forma de escribir de la autora y me ha mantenido pegada al libro desde el principio, llegando a un final cuyo desencadenante, al menos a mí, me ha descolocado y ya no me hacía falta, pues estaba todo el pescado vendido y tampoco me ha aportado nada más.

Me explico.

La Señora March es un libro sobre un personaje, un mogollón de anécdotas varias sin seguir ningún tipo de consenso (en apariencia), de manera que si coges los capítulos y los desordenas, las sensaciones serían al 80% las mismas, pues casi no te perderías leyendo.

Por otro lado, no entiendo el boom que ha habido con este libro, si bien esto suele pasarme siempre, ya que voy muy a contracorriente de las opiniones populares. PERO, tengo que decir que me ha entretenido muchísimo, aunque he tenido que reposar un par de días las sensaciones que me ha producido (esto ha sido muy raro porque casi nunca me ha pasado algo parecido).

Creo que es un ejercicio brutal como creación de personaje, la Señora March como tal, me ha parecido fascinante, en todos los aspectos, creo que ha tenido que ser súper divertido crearla y recrearla, tiene momentos graciosísimos –dentro de su drama mental- que casi llegan a la parodia; es absurda hasta resultar ridícula, siendo un personaje literario súper potente.

El libro lo he disfrutado, me ha gustado mucho y resultado muy interesante, teniendo en cuenta todo lo que he comentado, pero lo cierto es que no se lo recomendaría a cualquiera, salvo que sepa qué tipo de lecturas le gustan.

Comentar también, y para terminar, que no sé hasta qué punto le viene bien la forma en que están vendiendo tanto al libro como a la autora, comparándola con determinadas escritoras, ya que, primero, no se parecen en nada (esto no es ni bueno ni malo, ojo) y segundo, la gente ya va condicionada esperando algo que no se da… porque desde luego no es una novela de suspense al uso.

Finalizando, que me lo he pasado muy bien leyéndola, aún sintiéndome bastante perdida esperando que “pasase algo más”. Sin embargo, creo que si sabes más o menos qué vas a leer, lo puedes disfrutar muchísimo.

Me quedo con ganas de volver a leer a la autora.

Escrita hace un mes · 0 votos · @Shorby le ha puesto un 6 ·

Comentarios