La casa infernal por Shorby

Portada de LA CASA INFERNAL

Esta fue relectura de una novela que leí hace mil años, cuando descubrí al autor con Soy Leyenda, y que me dio bastante mal rollo. Y sigue cumpliendo.

Si buscáis críticas, vais a ver de todo un poco, desde los que la ponen como una de las novelas más terroríficas, hasta los del “no es para tanto”; vamos a ver, el terror, como el humor, es algo muy relativo y súper personal, pero lo que está claro es que es un clasicazo del género y es más que merecido.

Tengamos en cuenta que es una novela de principios de los setenta (1971), donde estaba súper en auge la temática y sucesos referentes a espíritus, demonios, posesiones y exorcismos.

Así, nos vamos alegremente a la Casa Belasco, en Maine, con un grupo de estudiosos y no-estudiosos de estos temas. Es una casa en la que nadie sabe qué ocurrió con exactitud, más allá de actos blasfemos de lo más variopinto, aparentemente orquestados por el anfitrión Belasco… y nadie ha conseguido sobrevivir más de unos pocos días dentro.

Están, por un lado, un físico que estudia la parapsicología, la mujer del mismo, que se emperra en ir porque “¿por qué no?”, una médium mental y un médium físico, este último es el superviviente de la investigación ocurrida en la casa treinta años atrás, que causó gran revuelo por entonces.

Esta gente va ahí debido a que un millonario moribundo tiene el capricho de saber si hay vida después de la muerte –también muy típico-, así que allá que se lanzan, aún a sabiendas que se considera la “casa más embrujada del mundo”.

Poco a poco, con una tensión brutal y realmente bien llevada, vamos siendo partícipes de lo que los titulares de prensa prometen: que la casa tiene el poder de corromper a todo el que está ahí, aprovechándose de sus debilidades y llevándolas hasta el extremo.

La ambientación es simplemente genial, súper conseguida y prácticamente a tiempo real, pues el autor nos va marcando días y horas cada ciertas páginas.

Es un autor que me gusta mucho y que merece mucho la pena conocer, aunque no se sea amante del género, y la de las casas encantadas es una temática que siempre me ha llamado la atención, generándome mucha curiosidad… así que era evidente que este libro iba a caer sí o sí.

Tenía miedo que con la relectura perdiera, ya que tenía muy buen recuerdo de él, pero en absoluto, las sensaciones han sido tal y como las recordaba: angustiosas y positivas a partes iguales. Porque Matheson era un crack y desde luego sabía crear ambientaciones opresivas y malrolleras.

Un imprescindible si os gusta el terror.


Finalizo comentando que tiene adaptación cinematográfica, bastante apañada, dirigida por John Hough en 1973.

Escrita hace 11 meses · 5 puntos con 1 voto · @Shorby le ha puesto un 8 ·

Comentarios