SUBLIME por Lorizar

Portada de LOS ASESINOS DEL EMPERADOR

Recientemente escuché a Karlos Arguiñano decir, a propósito de la publicación de uno de sus libros de cocina, que había aprendido a hacer "hijos" todos los años y que le salían muy bien, todos cuadrados y de 2 kilos y medio. Creo que lo mismo o similar lo podría decir Posteguillo que publica casi todos los años, si bien este que nos ocupa le salió un poco regordete, más tirando a 4 kilos que a los 2 y medio de Arguiñano. No es lo mismo editar un libro voluminoso de cocina, que lo ojeas ocasionalmente y sobre todo cuando te interesa ver alguna receta en particular, que una novela que durante varios días y muchas horas estás con ella encima. Para poder leer esta novela me las ingenié poniéndola encima de un cojín y éste encima de mis piernas. Es imposible aguantar mucho rato semejante peso teniendo el libro en vilo.

Después de esta crítica, tengo que decir que el volumen es lo único negativo que he encontrado. Es la segunda novela que leo de Posteguillo, tengo ya en fila de los pendientes de leer la segunda de la biología de Julia, y al igual que Yo Julia, que fue la primera que leí, me ha parecido extraordinaria. Creo que está al alcance de pocos escritores mantener el nivel de interés del lector en un libro de más de 1.200 páginas como es Los asesinos del emperador. No hay bajones, siempre estás deseando más y Posteguillo te lo da. No hay respiro, no hay tregua.

Mención especial son los personajes, cuantiosos en una novela que abarca del año 63 a. C. hasta el 99 d. C. Período muy rico y convulso en cuanto a la historia del Imperio Romano se refiere. En esos 36 años hubo nada menos que 9 emperadores. Y no solamente estos son los protagonistas, ni mucho menos, hay gladiadores, pretorianos, miembros destacados de los ejércitos, senadores, etc. Siempre he pensado y sigo pensando, que la caracterización de los personajes es una parte importantísima en una novela. Creo que a esto a Posteguillo pocos le ganan. Sus personajes son profundos, intensos, únicos. El de Domiciano merecería una reseña aparte, pero ahí lo dejo. Lean el libro y luego me dicen si el malévolo Domiciano les ha dejado indiferente. Creo que está en el podio de los emperadores malvados junto con Nerón y Calígula.

Pero no solo es destacable los personajes, la recreación de los vastos lugares del Imperio es magnífica. La labor de investigación y lo documentado que el autor está sobre Roma es evidente y resulta muy instructivo, sobre todo para los que amamos la historia.

En definitiva, la primera entrega de la trilogía de Trajano me ha resultado una novela sublime y Posteguillo me parece un fenómeno. Si fuera anglosajón a buen seguro que sería digno de admiración en todo el mundo. Nosotros tenemos la suerte inmensa de que es español.

Escrita hace un año · 0 votos · @Lorizar le ha puesto un 9 ·

Comentarios