Esto no es justo por Shorby

Portada de ESTO NO ES JUSTO

Hoy, un libro de estos de los que suele huir la gente sin informarse apenas porque toca un tema relativamente delicado.
¿Por qué? Porque nuestro prota es un crío de once años con leucemia.

Y ojo, si pasáis de la historia, sabed que os estáis perdiendo una novela súper interesante y distinta.

Bien, tenemos a Sam, lo comentado ya: once años y enfermo de leucemia; nos va mostrando sus sentimientos y pensamientos a base de listas que va haciendo, gracias a las cuales podemos entender la situación y acercarnos lo más posible a esa realidad.

Si hay algún “pero”, que no lo tomaría por tal, es que los personajes que le rodean son muy tópicos, está la madre que se preocupa en exceso (como Madre que es) y por otro lado el padre, que decide hacer como que no pasa nada y literalmente mirar para otro lado… y la hermana pelusona.

Comprendo que es un tema del que no mola leer, ni hablar, ni por supuesto tener nada que ver; además de ser súper fácil el hecho de caer en el melodrama y el lagrimón… lo que gana muchísimos puntos aquí es que la autora huye de todo eso y nos deja otra perspectiva diferente e incluso mucho más realista. Me explico.

Sí, la enfermedad está ahí, pero tampoco tiene protagonismo en la vida del enfermo como para no pensar en otra cosa durante todo el día (algo que por desgracia sé de primera mano), por lo tanto, se agradecen historias que no se centren sólo en la putada que es tener cáncer y a cambio nos muestren personas normales y corrientes, con pensamientos normales y corrientes.

Este detalle ya me gustó en libros como “Bajo la misma estrella” o “El mundo amarillo”, aunque este segundo me resultó más autoayuda para mi gusto.

El crío nos muestra momentos súper tiernos y a veces súper graciosos, y además nos deja ser partícipes de todas esas preguntas que le bombardean a Sam en la cabeza y que nadie parece querer contestar, ya sea por prudencia o por cobardía.

La novela ganó el premio Waterstone 2008 y además es la primera obra de su autora, con la que, creo, se ha coronado por todo lo alto.

Me ha encantado leerla, además cayó del tirón, resulta súper entretenida y ligera, me gusta mucho cómo está hilada la narración, intercalando con las listas y los pensamientos de Sam. Y sí, lloré.

He leído en muchas críticas y reseñas las palabras “conmovedora” e “inteligente” para referirse a esta historia; no podría estar más de acuerdo.

Una lectura especialmente recomendable.

Escrita hace un mes · 0 votos · @Shorby le ha puesto un 8 ·

Comentarios