EL CARNICERO DE MILWAUKEE por Shorby

Portada de EL CARNICERO DE MILWAUKEE

En esta ocasión, el libro está basado en un hecho real descubierto a principios de los 90 y que causó, obviamente, un repercusión tremenda… dando para libros, pelis e incluso para que otras historias se basaran en esta.
Es la historia de uno de los asesinos en serie más famosos de todos los tiempos: Jeffrey Lionel Dahmer aka El Carnicero de Milwaukee.

Responsable de la muerte de 17 personas, todos ellos hombres homosexuales asesinados entre 1978 y 1991, hechos por los que se le condenó a 957 años.
Fue un niño querido, por lo que estamos fuera del tópico de depravado con infancia destruida en una familia desestructurada, todo lo contrario, de hecho siempre se hacía ver como una persona sumisa, un chaval que en secundaria jugaba al tenis y trabajaba en el periódico. Es más, era un hombre apacible que trabajaba en una fábrica de chocolate.
La crónica se centra en los hechos, pero también nos da a conocer su vida en general, de niño, con unos padres que le querían y hacían todo lo posible por proporcionarle una educación y estudios… sin embargo sabemos que a la tierna edad de diez años empezó a torturar animales (vivía al lado de un bosque) para después coleccionar sus huesos, aunque le gustaba conservar insectos en formol.
Qué mono, ¿eh?

Sus padres se divorciaron al llegar él a la mayoría de edad, aún así, la segunda mujer de su padre y éste le animaron para seguir en la universidad… abandonando finalmente por problemas con el alcohol. Ingresó en el ejército… donde fue dado de baja por idénticos motivos.
Es en 1988 cuando se muda a Milwaukee y nace el serial-killer.

Básicamente se dedicaba a engatusar –con y sin dinero de por medio- a chavales y no tan chavales, con alcohol y drogas de por medio, dándonos escenas de todo tipo; desde posar en desnudos fotografías para después abusar de ellos (en alguno de los casos, como el de un niño de trece años, fue encarcelado durante un tiempo) a autostopistas estrangulados.
Por cierto, se me olvidaba, este tío también era conocido -¿de qué si no lo de “carnicero”?- por descuartizar y comerse a sus víctimas.

Así que tenemos de todo, asesinatos de lo más variopinto, canibalismo, necrofilia, sexo, abusos… una joya de señor, de hecho el testimonio es tela, sobretodo cuando la policía descubre todo el percal que tenía este hombre en su casa, ya no solo por los restos encontrados sino por la forma en que muchos de ellos estaban conservados.

Como dato curioso, entre el primer crimen y el segundo pasan la friolera de diez años, pues se sintió taaaaaaan culpable que se dedicó a hacer celibato y acudir a la iglesia, dejando de beber incluso el vino-sangre-de-Cristo… Claro que después cogió carrerilla.
Finalizando con otro dato, fuera de toda esta barbaridad, este hombre murió camino del hospital a causa de un altercado con un “compañero” (que falleció por lo mismo dos días después) en el centro psiquiátrico donde ambos estaban ingresados.

Sí es cierto que lo de los asesinos en serie reales es una temática a los que muy pocos se acercan y que a mí, no sé por qué, siempre me ha resultado interesante. Ya veis por aquí mis cambios de registro, de lo más peculiares.

En fin, una historia sobre un monstruo que me fascinó y me impactó muchísimo cuando la leí en su día… y que obviamente no recomiendo a cualquiera.


Tenemos adaptación, llamada Dahmer, del año 2002 y con Jeremy Renner en el papel protagonista.

Escrita hace 3 años · 5 puntos con 2 votos · @Shorby le ha puesto un 7 ·

Comentarios

@Nymphadora hace 2 meses

Jeffrey Dahmer no torturaba animales, al contrario que la mayoría de asesinos en serie. De hecho tuvo un perro llamado Frisky que era su mejor amigo y al que jamás le hizo ningún daño. Lo que sí hacía era recoger animales atropellados, experimentar con ellos y conservar sus huesos en formol.