UNA NOVELA NO ES UN GUIÓN por DeanMoriarty

Portada de NOCTURNA

No pondré en duda jamás la imaginación e inteligencia de Guillermo del Toro. Todos los que hemos visto "El espinazo del diablo" y "El laberinto del fauno" sabemos que es una de esas personas con un universo exclusivo y personal. Sin embargo, la inmersión en el mundo literario, la considero como un error de altura. Un gran fiasco. Uno no puede atacar una novela como si fuera un guión literario de una película: el guión se escribe para el equipo artístico y técnico, y no deja de ser una herramienta para lo que al final constituye la obra artística, que no es otra cosa que las imágenes en sí, por ello los guiones se escriben con una prosa escueta y parca, dejando todo claro y entendible (de hecho en algunas opiniones anteriores a esta mía, se alaba que parece escrito para que se haga una película o una serie, y eso lejos de ser una virtud, es lo peor que le puede pasar a un libro).

Esta novela está escrita así, con una de las peores prosas que me he podido llevar a los ojos, a una altura más baja de aquella saga de libros llamada "Pesadilla" que leía en mi más tierna infancia. No recuerdo una pobreza mayor de recursos literarios en todos los aspectos, incluyendo diálogos. La ambigüedad brilla con luz propia por su absoluta ausencia, por no hablar de algunas de las metáforas más sonrojantes publicadas en la historia de la literatura. Además de la realización de unos personajes carentes de cualquier interés y absolutamente planos.

En cuanto al manido tema vampiresco, pues me parece muy triste el argumento de que este libro es bueno porque los vampiros vuelven a perseguir la extinción de la humanidad, alejándose al otro extremo de la saga de "Amanecer". La autora de este último lo aborda desde una perspectiva y una clave romántica, y el primero desde el punto de vista de hacer de los vampiros seres más propios de la ciencia-ficción, cosa que me parece interesante pero que naufraga en la forma de contarlo.

El hecho de cómo se afronte esa historia no tiene que ser negativo per se. Ambos no son semejantes en nada, excepto en el hecho de que literariamente son deficientes, que no aportan nada de nada y que eso no impedirá que se sigan vendiendo como churros, y que copen las listas de los libros más vendidos. Es tan triste como cierto.

Escrita hace 11 años · 4.5 puntos con 2 votos · @DeanMoriarty le ha puesto un 1 ·

Comentarios