EL DÍA QUE SE PERDIÓ EL TIEMPO LEYENDO ESTO por arspr

Portada de EL DÍA QUE SE PERDIÓ LA CORDURA
El autor de esta reseña ha idicado que contiene spoiler, mostrar contenido.

Me cuesta bastante hacer una reseña negativa por, como he dicho bastantes veces, el gran respeto que tengo a quien es capaz de juntar aunque sea cinco palabras seguidas con mediano garbo (o aunque sean cuatro, o tres, o casi dos...) Y suelo dejar mis notas y peroratas de muy deficiente para cuando realmente hay cosas que me "ofenden" dentro del libro...

Pero hay algunos libros que realmente me lo ponen muy difícil.

Vale que uno coge los "best-seller" con ánimo y expectativas ajustadas. Estamos en verano y, quien más o quien menos, lo que queremos es echar un rato y punto. Pero, hombre, uno ya está mayor para meterse en estos berenjenales (es que ya me vale).

El día que se perdió la cordura es flojo y malo por todos los costados. Primero y obvio la prosa sosa, medio mal puntuada, con un punto raro de blog o (o de esta misma reseña) escrito a toda pastilla sin ni medio gramo de arte. De verdad, yo tampoco soy un genio de la palabra, pero es que realmente choca, es un poco como un cuento de un chaval de 6º de primaria. Eso sí capitulitos cortos para que hasta los analfabetos puedan leerlo y venga, una y otra vez, el intento de generar tensión con el manido recurso de "y ahora es cuando se va a poner interesante" justo al final de dichos capitulillos. Lo de los "cliffhanger", (bueno "hillhanger", que a cliff- no llega), expresos uno tras otro es mu' cansino. Y claro esa (no) calidad de la narración afecta a todo, sobre todo a los personajes que son sistemáticamente insoportables e increíbles.

Luego por los enésimos topicazos y malísima documentación. En particular no recomiendo que nadie del mundo de la psiquiatría, y muchísimo menos nadie con familiares con problemas psiquiátricos, se acerque ni con un palo al libro so riesgo de cogerse un cabreo de tres pares de narices. Porque ya se sabe que lo de fingirse esquizofrénico es lo de todos los días, y que los psiquiatras y profesionales del ramo a lo que se dedican es, por encima de todo, a desenmascarar farsantes... De verdad, incluso siendo uno del montón, con reparto estadístico medio, mediano y en moda de neuras y pajas mentales variadas, me he sentido hasta anonadado y ofendido en ciertos momentos...

Luego la historia, que aunque comienza relativamente bien, es que no tiene, si la medio analizas, ni pies ni cabeza. Marco como "Spoiler" porque me tengo que explayar un poco y reventaré el libro. Así pues no sigáis si tenéis la más mínima intención de leerlo.

Porque a la postre es la enésima historia de Illuminati. En este caso versión fanáticos religiosos que siguen las indicaciones de una tipa que "sueña" con nombres de chicas que han de morir en una determinada fecha, porque si no se acabaría el mundo o pasarían no se sabe qué cosas malo-malísimas de la muerte. (Y digo yo, si sueñas que tiene que morir Pepita Martínez, ¿cuál de las dos mil Pepitas Martínez que haya en 10 km a la redonda, no digo ya todo el país, es la "afortunada"?)

Pero vale me lo creo como punto de partida porque si no no hay libro. Entonces todo el desencadenante de la historia viene de que dicha medium suprema sueña el nombre de su futura hija, (o de cualquiera que se llame como ella, ¿no?), y "hace trampas" y cambia ese nombre por el de otra cualquiera. Ya, pero entonces, no sé por qué a esa otra no se la cargan sino que le borran la memoria por hipnosis (sí, tal cual lo oís, no hay cámara oculta de Inocente, inocente). Y a su vez el marido de la medium, (junto con la medium, porque ambos son psiquiatras full-pro, ¿qué os decía de que no os acercaseis si érais del ramo?), también se borra a sí mismo la memoria para proteger a su hija, (¿de qué concretamente si ya habéis hecho trampas y tu hija teóricamente está fuera de peligro y tú eres tan pirado como el resto y vives feliz asesinando locamente?). Y además y sin que se sepa por qué razonamiento o proceso, además acabas secuestrando a la hermana de la sustituta-hipnotizada-amnésica-que-no-obstante-mejor-así-que-fiambre para convertirla en nueva medium en prácticas y poder escribir el siguiente libro en super-giro final (de nuevo, de la super-muerte que te cagas).

Y ya puestos, ¿para qué dejas el papelito con el nombre de la futura-asesinable-pero-no-al-final-mejor-amnésica para que potencialmente lo descubra? ¿Qué te aporta en tu plan de Illuminati maligno? (Que se sepa es caso único: el manual de estilo de tu sociedad secreta malignosa no parece exigir nada al respecto, ni se repite nunca más). Y ese descubrimiento es necesario y detonante para que se desarrolle el resto de la novela.

Pues eso, que como al final he acabado leyendo en medio diagonal para no perder más tiempo del ya totalmente innecesario, pues le pongo un tres por aquello de la cortesía inicial a cualquier escritor y porque a lo mejor es que no me he acabado de enterar de lo que pasaba, y era esto o cualquier otra cosa parecida o no.

Escrita hace 2 años · 0 votos · @arspr le ha puesto un 3 ·

Comentarios