EL CASTIGO SIN VENGANZA por Shorby

Portada de EL CASTIGO SIN VENGANZA

Lope deVega es un autor que siempre me ha gustado mucho, tanto en teatro como en poesía, y hasta el punto de indagar sobre su vida, así que siempre mola leerle.

Tenemos una obra de 1631, ambientada en la Italia del Cuatrocientos, donde la trama principal gira alrededor del conde Federico y Cassandra, Duquesa de Ferrara y su joven madrastra.
Por un lado somos partícipes del amor creciente entre ambos y por otro del deseo de venganza del Duque de Ferrara y padre de Federico… aunque quizá no sea tanto como aparenta. O sí.
Un dramón con todas las letras, vamos.

Acompañan a los tres personajes, los diferentes criados y doncellas de los mismos, entre los que se encuentran Batín o Lucrecia, ambos más graciosetes sin salirse de tono; además de Aurora, la cuarta en discordia… la sobrina del Duque y que a su vez ronda a Federico, queriendo casarse con él.
Como decía antes, un drama.

Una obra escrita en verso, no por ello difícil de seguir o entender, sin embargo a mí se me hace más dinámica por eso mismo a la hora de leerla.
Como he dicho otras veces, entiendo que el teatro sea preferible ir a verlo y vivirlo en directo, y estoy completamente de acuerdo, pero es un género que suele caer por mis manos de vez en cuando, entre lecturas más densas o como “lectura descanso”, aunque no significa que sean obras fáciles de entender, si no que personalmente me gustan para desconectar.

Lope de Vega nos deja unos versos preciosos a la par que desgarradores y que en ocasiones me han puesto los pelos de punta, siendo un autor que no puedo dejar de recomendar.


Yo me muero sin remedio,
mi vida se va acabando,
como vela, poco a poco,
y ruego a la muerte en vano
que no aguarde a que la cera
llegue al último desmayo,
sino que con breve soplo
cubra de noche mis años.

Escrita hace 2 años · 5 puntos con 1 voto · @Shorby le ha puesto un 7 ·

Comentarios