EL MEJOR LIBRO QUE NO ME HA GUSTADO NADA por arspr

Portada de ORDESA

En mi reciente reseña sobre Mishasho de nuestro correligionario Poverello decía en algún momento que se veía claramente que lo había escrito con el hígado como terapia a no reventar. Bien pues si eso se eleva a la décima potencia es exactamente la impresión perfecta a aplicar a Ordesa.

Ordesa no es un libro. Es una catarsis. Es un exorcismo. Es desangrar el alma en pos de intentar mantener un hilo de cordura. O de perderla, pero al menos diciendo este soy yo o lo que queda de él.

Esta característica es claramente lo mejor del libro. Transmite tal vehemencia, tal sinceridad, tal desgarro, tal verdad (aunque sea pequeñita en minúsculas, subjetiva y particular a Manuel, ¿pero acaso existen las que empiezan por mayúsculas?) que no puedo imaginar que no llegue al corazón de cualquiera que lo lea. Aunque sea una gárgola de la cornisa de cualquier catedral.

Pero salvado esto, la verdad es que el libro no me ha gustado nada. Porque es reiterativo. Porque es pesimista hasta aburrir a las marmotas (de Ordesa o de donde sea). Porque estoy cansado del "cualquier tiempo pasado fue mejor". Porque a la postre, además de echar de menos a sus padres tampoco cuenta más aunque el libro esté cuajado de frases clarividentes y reflexiones a bocajarro a la sien del lector. Porque al libro le puedes quitar cincuenta páginas o ponerle otras cincuenta y resultaría igual. Porque me cansa toda esta grisura, aunque en más de una ocasión y en más de dos me vea reflejado en sus páginas...

Pues eso que no me arrepiento de haberlo leído o quizá sí...

Escrita hace 3 años · 4.2 puntos con 5 votos · @arspr le ha puesto un 6 ·

Comentarios

@salakov hace un año

No es una novela, es un ejercicio de memoria. Un expurgo.
Y a mí me ha parecido fantástico.