LA LÓGICA DE LA LOCURA por Guille

Portada de LA GRAVEDAD DE LAS CIRCUNSTANCIAS

"La gravedad de las circunstancias" es una novela diferente, incómoda, turbadora y brutal.

Berta, el gran personaje de la novela, es una mujer cuya respuesta más común a cualquier situación o pregunta que se le haga es "Bueno, bueno", aunque "las palabras que no pronunciaba solían proliferar en su cabeza con una intensidad tremenda." Rudolf, que en una sola ocasión, días antes de marchar a la guerra, la sedujo, define a Berta como una mujer cándida, más que un niño pequeño. ¡Me lo hice con un bebé! le explica a su compañero de armas Wilhelm al que hace prometer que cuidará de ella si a él le pasara algo. Rudolf no vuelve vivo. De esa única relación nace un hijo.

Wilhelm, dotado de una asombrosa capacidad para amoldar la sonrisa a lo que su interlocutor precisa, que “se lo creía todo y no se creía nada”, que era “el soñador por naturaleza que no soñaba”, que, “en pocas palabras: era un digno representante de su nación”, cumplió su promesa y se casó con la cándida Berta, se hizo cargo del hijo y juntos tuvieron otra hija. La gran amiga de Berta, curiosamente llamada Wilhelmine, mezquina, egoísta, rencorosa, vengativa y protagonista de los no pocos toques de humor corrosivo que tiene la novela, estaba convencida de que debería haber sido ella la elegida y no Berta.

Con estos mimbres se teje el drama terrible que se va construyendo en la vida de Berta, esposa complaciente y madre preocupada hasta la locura por el futuro de sus hijos.

"Tú crees que la locura no tiene su lógica. Y te equivocas de medio a medio. Todo tiene su lógica. Todo."

Fritz, en esta su primera novela, ganadora del Premio Robert Walser en 1978, penetra en esa lógica a cuchillo de forma algo desconcertante; el discurso es no lineal, exigente con el lector, en el que los continuos cambios temporales y de voces aparecen sin previo aviso, pero ¿cuándo la lógica de una locura ha sido algo sencillo de explicar? Su tono es enérgico, su ritmo ágil, su lenguaje austero y sutil, su desarrollo fragmentario y esquemático. El resultado es una novela desoladora, donde se alternan escenas conmovedoras con otras humorísticas, aunque no por ello menos estremecedoras, que reflejan de una forma despiadada las enfermizas relaciones que se establecen entre los personajes. Y es que la vida real, la gravedad de las circunstancias, puede ser un peso insoportable.

“Las zarpas de la vida que modelan y dejan marcas; la garra que aplasta, aprieta y presiona; la gravedad de las circunstancias, la vida real, nada de eso puede afectarla cuando duerme. Así de simple. El sueño lo ahuyenta todo. Todas las personas y todas las cosas“.

Escrita hace 3 años · 5 puntos con 3 votos · @Guille le ha puesto un 8 ·

Comentarios

@Faulkneriano hace 3 años

Y esta escritora austríaca, de la que nada sabía (y que contemplo con estupor que escribió una saga novelesca de diez mil páginas de la que ésta es su primera entrega) ¿habla tan bien de su país como Thomas Bernhard? Porque los austríacos son un poco especiales en este sentido.

@Guille hace 3 años

Especialita es, desde luego, pero yo creo que es un especialita que te puede gustar.